29 de septiembre de 2008

No hay 20

1. Yo no asesiné a la comandante Ana María en Managua, el 6 de abril de 1983. Fue un comando de las FPL dirigido por el comandante Marcelo. Yo no sé si Salvador Cayetano Carpio, Marcial, ordenó el crimen; las evidencias legales, documentales y testimoniales indican que no, aunque la dirigencia del FMLN sigue diciendo que sí. Lo que no se ha dado es una explicación acerca del caso, excepto insultos y mentiras. ¿Puedo quedarme con la duda? No. Es un asunto familiar que está pendiente y, de paso, es parte de la historia de El Salvador. He escrito e investigado sobre el tema desde 1983, desde mucho antes de que el FMLN estuviera en campaña para las elecciones de 2009. Veintiséis años antes, si se cuenta bien.
2. Yo no ordené que se asesinara a nadie en el Frente Paracentral de las FPL, ni aprobé u oculté matanzas de colaboradores y militantes. Hasta donde sé, Mayo Sibrián tampoco fue el único, sino el más... uh... representativo de cierta locura a lo Apocalypse Now que se apoderó de algunos comandantes. Me parece que el tipo era un psicópata. Me parece también que, aunque sea el responsable directo de las matanzas, hay otros responsables de mayor nivel que debieron pararlo, que durante años no hicieron caso de las denuncias de compañeros de las FPL que, con pruebas, exigían que lo sacaran de allí y que pararan las atrocidades. Había dos responsables directos: Salvador Guerra, jefe militar de Chalatenango y coordinador de los frentes de guerra, y Salvador Sánchez Cerén, Leonel, primer comandante de las FPL. ¿Me lo puedo callar? Sí, pero no quiero. ¿Por qué? Por vergüenza. Yo era parte de las FPL cuando empezaron esas muertes y en mi nombre y con mi aval se asesinó a gente. Y también es parte de la historia del país. Comencé a investigar acerca del caso de Mayo Sibrián a finales de los ochenta, y a publicar al respecto a finales de los noventa, más de diez años antes de las elecciones de 2009.
3. Yo no me inventé que entre el FMLN y Mauricio Funes existen contradicciones serias, y que eso me genera un montón de desconfianza: ¿a quién le creo? Eso se lo inventaron el FMLN y Mauricio Funes. Durante las últimas semanas un montón de... uh... analistas se han pasado tratando de convencernos de que Medardo González y Funes dicen lo mismo, pero de modo diferente, y que no hay contradicción de fondo. El que dijo que sí existe la contradicción fue Funes, en una entrevista que publica El faro en este link. ¿Lo puedo callar? Sí. No entiendo muy bien para qué, pero podría. Pero no quiero. ¿Por qué? Porque es bastante probable que el FMLN --o Funes, ya no sé-- gane las elecciones, y me gustaría saber quién me va a gobernar, y cómo, y a qué tengo que atenerme.
4. ¿Me parece deseable que gane el FMLN? No lo sé, precisamente por esa dualidad de discursos. Mis intenciones hasta ahora, como ya lo he dicho, son no presentarme a las urnas, porque me vería forzado a votar por el FMLN, y tampoco quiero. Ya expliqué por qué: en sus memorias --y en otros lugares--, Salvador Sánchez Cerén miente flagrantemente en un asunto que para mí es personal, de familia, y no pienso votar por un mentiroso. Pero eso es personal. En otro plano, me parece que la alternancia es necesaria, y de hecho existe, pero el electorado no la ha ejercido; me parece que el FMLN no se ha preparado para gobernar, y ni siquiera para ser una oposición interesante e inteligente --demasiado reactiva, sin propuestas propias, sin organización, etcétera--; me parece que el candidato Funes se ha vuelto una persona bastante taxativa, por decir lo menos, y está poniendo en riesgo no sólo su imagen, que me importa poco, sino su credibilidad: no me gustaría tenerlo en la televisión regañándome por cosas en las que quizá esté de acuerdo, ni que me trate como a un párvulo. Y en ésas anda. El plan de gobierno del FMLN me parece una plataforma muy básica, en la cual se establecen puntos buenos e importantes. La pregunta es cómo van a echar a andar todo eso. De dónde van a sacar el dinero, la gente --no tienen cuadros propios, se han deshecho feamente de los que tenían y han logrado buenas enemistades con sus mejores aliados--, la organización necesaria. Ésas son mis dudas, y en serio que les daría el voto para salir de esas dudas de no ser por el motivo que ya cité, y alguno más, que es también personal. Y yo no me inventé esa falta de preparación del FMLN: se la inventó el FMLN, y la ha cultivado durante veinticinco años, sistemáticamente.
5. ¿Me parece deseable que gane ARENA? No. Como ya dije en varios artículos y posts, en los últimos diecinueve años ha desestructurado poco a poco el país, y es necesario que se armen estructuras nuevas. Lo que hay como alternativa es el FMLN. Y lo que creo es que, si el FMLN pretende gobernar, tendrá que hacer muchas concesiones serias en materia de principios, porque sin los profesionales, técnicos y políticos de ARENA no podrá hacerlo. Y es lo que Funes ha planteado en ese discurso que se trata de hacer coincidir con el del FMLN. El FMLN maneja una serie de principios contradictorios con el pragmatismo que significa gobernar, y quizá prefiera perder a dejarlos de lado. Funes está jugando a ganar, a pesar del FMLN. ¿Quién tiene la razón? Desde mi punto de vista, los dos. El asunto es si se quiere alcanzar el poder o no, y bajo qué condiciones, y en qué papel nos dejan a los electores --o ciudadanos que nos negamos a votar, como es mi caso.
6. ¿Me parece que Hugo Chávez es un peligro para El Salvador? No. El tipo me parece un cretino, pero cada país tiene el presidente al que elige... hasta que deja de elegirlo. Es un asunto de Venezuela, no mío. Me parece penoso que alguien como él esté al frente de un proyecto tan interesante como el venezolano.
7. ¿Qué pienso de Alba Petróleos? Nada en particular. Veo que gracias a ellos ha bajado el precio del diésel. Veo que, si fuera ilegal, el propio gobierno salvadorño no lo hubiese autorizado. (Sí, se requiere de un montón de permisos para eso de importar cosas, venderlas en gasolineras y que las alcaldías se queden con ciertas ganancias, que usarán para necesidades que sin duda existen.) Mejor pregúntenle a alguien más capacitado que yo; El faro publica una buena entrevista esta semana, que puede encontrarse en este link.
8. ¿Qué pienso de Evo Morales y lo que pasa en Bolivia? Pienso que se está manejando el gobierno de una manera muy torpe y pasando por encima de un montón de premisas legales necesarias, por ejemplo las que vienen en la Constitución, la aún vigente. Cuando se apruebe la siguiente actualizaremos las opiniones. Me parece que no hay mala fe en esa torpeza, sino falta de experiencia y, de repente, la manipulación de fuerzas políticas con las que Morales debe tratar. Me parece que esa torpeza se debe también a que se está tratando de gobernar sin la participación de la elite política tradicional, que en gran proporción está enquistada en el poder y ve que sus privilegios desaparecen. Me parece que Chávez se mete en lo que no le importa, y que Evo lo tiene como aliado a falta de una fortaleza política interna (así tenga el apoyo de una gran parte de la población, la que nunca tuvo acceso al poder). No sé en qué termine eso. Me temo que, con las proporciones guardadas, pudiera haber una especie de pinochetazo. Ojalá que Evo logre centrarse y que se cuide de qué Constitución va a aprobar, o las repercusiones durarán décadas, y no todas serán buenas.
9. ¿Por qué entrevisté a Carlos Mesa, ex presidente de Bolivia? Porque, dentro de la elite que ha manejado el poder en Bolivia, me parece una de las mentes más lúcidas, y podía dar una visión contrastada de lo que ocurre en Bolivia. No sé si tenga la razón o no; me parece que explica las cosas de un modo en el que nos da chance de sacar las conclusiones que nos parezca. ¿Cómo lo contacté? Sencillo: en la Feria Internacional del Libro de La Paz él y yo participaríamos (como participamos) en una mesa acerca de literatura en tiempos autoritarios. A mí me tocaba --me tocó-- plantear el tema y algunos puntos que me parecen importantes, y a él comentarlos, como lo hizo. Bien interesante y bien bonito. No podía dejar de aprovechar la ocasión, pedí una entrevista a través de Érika Bruzonic antes de viajar a Bolivia, me la consiguió y listo. Le regalé a Mesa una copia de Tiempos de locura; es el libro que tiene en las manos en alguna de las fotos que se publicó junto con la entrevista.
10. ¿Me pagó ARENA, la OIE, CONCULTURA, el Ministerio de Gobernación, la CIA o la NBA el viaje a Bolivia? No. Lo pagó la Feria Internacional del Libro de La Paz. Pedí un permiso personal, porque recibiría --y recibí-- un pago por el taller de literatura que impartí, y también cobré por el reportaje, además de los viáticos y todo eso. En otras ocasiones he viajado con permiso oficial, porque he desarrollado labores que tienen que ver con mi cargo en CONCULTURA y no he recibido pago extra por eso; en otros, con permisos personales, y a veces yo he corrido con algunos o todos los gastos, aunque haya sido parte de mi trabajo en La Casa del Escritor. Cualquier duda pueden aclararla en Recursos Humanos de CONCULTURA. Ah: CONCULTURA no paga viajes ni viáticos ni hotel nunca. Si uno no tiene invitación con todo cubierto, o lo cubre uno mismo, no hay permiso. Cosas de la... ¿cómo se llamaba? Uh... Bueno, cuando se ponen a recortar gastos para que el presupuesto alcance. En viajes se aplica; en publicidad me parece que no, pero sólo en ciertas oficinas, no en Concu. (¿Cambiará eso si cambiamos de partido? ¿Habrá transparencia en la información? No se pierda las próximas elecciones, en el mismo país y en el mismo canal.)
11. ¿Por qué publico en Centroamérica 21? El motivo fundamental ya lo saben: porque se me pega la gana. Si elaboramos un poco más, porque allí puedo escribir acerca de lo que se me pegue la gana. Nunca me han cambiado un renglón, una palabra, nada, y sé que en muchas ocasiones voy en contra de la línea editorial de la publicación o de las opiniones de Geovani Galeas, su director. Sí, recibo un pago por mis artículos, porque me parece correcto cobrar por el trabajo de uno. Es un pago más bien simbólico, y así lo prefiero, a cambio de publicar lo que quiera, y que quizá no quepa en este blog. No, no recibo dinero de la OIE, la CIA, etcétera, para compensar. Me gusta la disciplina de escribir para una publicación semanal --no he publicado en tres números o cuatro, creo, porque me ha rebasado el trabajo-- y me gusta que mis artículos se contrasten con otros puntos de vista. Nadie me dice acerca de qué escribir ni cómo, ni me da línea ni nada. Esta semana apareció una nota sobre ciencia ficción porque fue lo que me nació; es una serie de dos notas, quizá tres, y todo para hablar de una novela importante que apareció hace poco, El sueño de Mariana, de Jorge Galán. Ya lo comentaremos.
12. Una de las cosas más aburridas de ser escritor es que cualquier imbécil se siente con el derecho de cuestionarlo a uno nomás porque uno es una "figura pública". Lo siento: no era mi intención ser una "figura pública", sino escribir bien, tanto en literatura como en periodismo. Y lo he logrado, o no les importaría tanto lo que digo, y cómo lo digo. Creo que hay gente que desfoga sus frustraciones y pobrediableces en otros que han hecho algo que ellos no han logrado hacer, y mala suerte; a mí me ha costado más de treinta años de esfuerzos, a ellos sólo les cuesta un comentario anónimo en un blog tratar de desacreditar algo que no entienden, y que no tuvieron el valor de entender. Ahora bien, si me van a seguir acusando de que este blog es un festín para mi ego, y no mucho más, vean arriba en el encabezado. Dice "Cosa personal de Rafael Menjívar Ochoa". Rafael Menjívar Ochoa soy yo. Es mi espacio personal. Aquí se pone lo que se me sale de donde salgan esas cosas. (Sí, piensen lo que quieran.) Al que no le guste mi ego, mi cosa personal, como quieran llamarlo, para eso está el resto de internet.
13. Existe la idea --ya lo he dicho un montón de veces-- de que me he dedicado alguna vez al periodismo cultural, whatever that means. Nop. Desde 1978 me dediqué al periodismo político, al análisis político, a la investigación encaminada a cosas políticas. Me dediqué al "periodismo cultural" un total de siete u ocho meses en treinta años. Y un año a hacer periodismo computacional; bien divertido.
14. ¿Qué pienso de la inocencia o culpabilidad de Roberto d'Aubuisson en el asesinato de Romero? No tengo pruebas de nada, y a estas alturas el tipo es inimputable, por el simple hecho de que se murió. El Informe de la Comisión de la Verdad lo declara autor intelectual, y para mí eso es lo más cercano que hay a una verdad legal. Mi opinión personal es que mucha gente no ha visto el asunto como lo vería un periodista: ¿y si fuera inocente? Y, señores, creo que no se han dado cuenta de las graves repercusiones que habría si d'Aubuisson fuera inocente, o al menos no hubiera ordenado o participado en el asesinato de Romero. Ya he considerado la hipótesis, y es devastadora. Ahora bien, si quieren quedarse con la versión de la Comisión de la Verdad, yo los acompaño con gusto.
15. ¿Qué pienso de Rodrigo Ávila como candidato a la presidencia? Nada en especial. Lo poco que he sacado en claro ya lo he publicado. Sé que no voy a votar por él. Si otros votan por él y gana, me dará el mismo gusto que si gana Mauricio Funes; vox populi, vox Dei, y a eso estamos jugando, ¿no? Es el juego de los Acuerdos de Paz. Me dice gente en la que confío, gente de izquierda y luchadores probados, que internamente hizo funcionar muy bien la PNC. (Hacia el exterior depende del gobierno, y allí se trata de hacer lo posible.) Que la organizó sin ánimos ideológicos, que lo hizo muy profesionalmente, etcétera, y que otros se dedicaron a desarmarla e iedologizarla y todo lo que ha salido en los diarios en las últimas semanas.
16. ¿Qué pienso de las declaraciones de Ávila y Saca acerca del ejército y de la canciller con respecto al FMLN? Me avergüenzan y me angustian. Aunque yo no haya votado por Saca, él es parte de mi gobierno y no puede hablar en contra de lo que yo pienso nomás porque hay una campaña electoral en marcha. Es el gobernante de todos, y para todos, y su ideología no debería importar. Las declaraciones oficiales del ejército, por otra parte, me parecieron correctas y dignas, con todo y que no me gusta la idea de que haya un ejército (sí, en eso estoy de acuerdo con el FMLN, que según Medardo no ha cambiado de opinión). Lo de la canciller es para meter la cabeza debajo de la almohada o donde quepa; qué oso internacional, en serio. Qué manera tan barata de ponerse a hacer campaña. Y las declaraciones de Ávila con los militares de La Tandona... bueno... es lo más interesante que le he escuchado hasta ahora. Bastante fuera de registro, de lugar y de gusto, eso sí.
17. ¿Qué pensaría mi padre de mis ideas? Lo mismo que yo de las suyas: que son debatibles, y que en el debate hay aprendizaje y evolución. A veces estábamos de acuerdo, a veces no, pero siempre nos quisimos y nos enorgullecimos el uno del otro. Para eso es uno hijo y para eso están los papás. Si otros no tuvieron la misma suerte, tampoco es mi culpa.
18. Con respecto a lo anterior, reitero lo que dije un par de veces. Antes de que muriera, mi padre era atacado, vilipendiado y calumniado por gente del FMLN. Cuando murió se volvió un gran luchador, etcétera. (Siempre lo fue, pero también tenía el inconveniente de pensar por sí mismo. De él lo aprendí.) Cuando regresé a El Salvador, antes de que se me ocurriera abrir la boca por primera vez, comenzaron chismes, ataques y varias cosas divertidas de gente del FMLN contra mí. No sabía por qué, y me desconcerté bastante, hasta que me di cuenta de que me estaban cobrando cuentas de mi padre. Y si lo van a joder a uno, como dijo Juan Rulfo, al menos que le den el derecho de los ahorcados al pataleo. En ésas andamos también. Y es también divertidísimo.
19. Durante un tiempo voy a dejar de publicar los comentarios de los imbéciles de siempre. Allí les dejo material mientras tanto. Tengo un par de libros que escribir, un trabajo que desarrollar en CONCULTURA en lo que los del FMLN --según sus voceros menos autorizados-- me convierten en perseguido político y una familia que atender, y no voy a perder tiempo en idioteces. Ya bastante angustiante se está poniendo el país para que mi blog, mi cosa personal, sea parte de eso.
20. No hay 20.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

NO SERIA EL ASESINATO DE MARCIAL?
...
Muchos de los simpatizantes de Marcial, dentro y fuera de las FPL, reclamaron más tarde que, aunque tal vez fue el propio Marcial quien apretó el gatillo, el arma se la colocaron en la mano, su íntimo amigo, Tomás Borge, el ministro nicaraguense del interior, y su (no tan) íntimo amigo, Manuel Piñeiro. Numerosas investigaciones periodisticas realizadas en aquel periodo, así como varias conversaciones que sostuvieron los observadores de todo este asunto con personas cercanas a Marcial, incluida su esposa Tulita, apuntan en esa dirección. El autor de estas líneas recuerda que cuando se enteró de la muerte de Marcial en compañía de un veterano comandante guerrillero procedente de otro país, cuyos vínculos con Carpio y su esposa databan de hacía treinta años, la primera reacción del comandante fue:"Marcial nunca se hubiera suicidado y nunca hubiera mandado asesinar a Ana maría. Tal vez la hubiera procesado y hecho ejecutar, pero nunca subrepticiamente". No cabe duda que cubanos y nicaraguenses tenían motivos para empujarlo al suicidio: vivo les planteaba un grave problema; muerto, el asunto quedaba en reposo, por así decirlo.

...
...

...La constante intromisión de Piñeiro y de los sandinistas en los asuntos internos de las organizaciones revolucionarias de la región, así como la obvia incapacidad de estos grupos y de sus dirigentes para resolver sus desacuerdos de un modo pacifico y coexistir unos con otros, ensombreció gravemente la capacidad de los revolucionarios para lograr las metas por las que manifiestamente luchaban.

(texto tomado de
La utopía desarmada
Jorge Castaneda
-Alfred Knopf, 1993

Anónimo dijo...

Amigo Rafa
lo felicito por los testimonios que comparte, y aqui le dejo unas letras:

La versión de que Marcial estaba opuesto al proceso de negociaciones con el gobierno no es tan cierto. En 1981 habían en distintos puntos de San Salvador muchas pintas en muros en las que se leía NEGOCIACION SI, PERO SIN CLAUDICACION.

La conspiración interna no era tendencia dentro de las FPL de Marcial.

Hay otros casos como la muerte del Che, donde hay una madeja enredada pero cuyos hilos terminan en una punta.

Es extraño que ningun disidente del MOR haya dicho nada en tantos años. ¿En realidad existia el MOR?

Se pueden hacer varias hipotesis sobre lo que paso en abril 1983. La conclusión sera la misma.

respecto al FMLN actual
no esta capacitado para gobernar. Las mentes brillantes ya se fueron, solamente queda un cascaron,
el mismo cascaron de 1967-69

pequesaltamontes dijo...

que patético, salir a la defensiva sea como sea y rozando la tangente es la táctica utilizada por los que se terminan envenenando con su propio veneno. Eso te enseñará a que te rebusqués mas en tus planteamientos para no morir como el alacrán.
estuvo bueno el ejercicio mental que te viste obligado a realizar para contestar en forma indirecta--al menos--lo que no tuviste el valor de refutarme directamente.
Allá vos si querés seguir haciendo el ridículo, presumiendo de moralidad de señorita cuando actuás como.......lo que en realidad sos (no hace falta que lo diga).
Al menos el pobre hijo de puta del galeas, no esconde ni se agueva de ser una solemne mierda, pero vos si estás cayendo en la misma categoría del patético motero enfermo del ayatolatoyala.
no te preocupes, está es la segunda y última vez que te quito unos instantes de tu precioso tiempo dedicado a publicar el librejo de campaña, junto a tus otros dos compinches. a lo mejor logran descubrir que tras sibrián, estuvo la mano peluda de funes.
jajaja, te lo aseguro, yo lo compraría.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Bueno, hay excepciones... Uno puede publicar a algún idiota si es representativo de los de su especie, así que allí va el anterior.
Y, no, no tengo que ver con el libro que están escribiendo Galeas y Ayala, ni lo he comentado con ninguno de ellos. No tengo por qué; cuando aparezca me enteraré.

(En el fondo los trolls me dan ternura, para qué más que la verdad... Quizá si les hubieran comprado un triciclo cuando eran niños...)

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Al compañero Anónimo de los primeros dos comentarios: Hasta donde sé, sí existió el MOR, pero no se llamaba así. No recuerdo el nombre. Tampoco duró mucho. Conocí gente que trabajó con ellos, creo que un par de años.
Y, sí, lo de Marcial no fue un suicidio nada más. Fue un... uh... suicidio asistido, digamos. De que él le jaló al gatillo, él le jaló. Y sí tuvieron que ver los Ortega, Piñeiro, Borge, etcétera. Bien feo el asunto.
Lo de que Marcial no estaba contra la negociación viene en Tiempos de locura. Ya tengo aquí un par de ejemplares. Entiendo que se deberá presentar muy pronto, quizá la próxima semana. Ya me avisarán. Allí viene un poco también acerca del suicidio.
El libro que escribí sobre el suicidio se ha retrasado, por falta de fondos de los editores. Si lo promoviera la OIE o alguno de ésos, como dice el imbécil de allá arribita, hubiera salido en hace tiempo. Nomás es cosa de hacer historia.
En fin, gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Bueno y si es cosa personal tu blog, ¿Por qué lo haces público en blogspot?... obvio, te va a tirar y ademas das chance en los comentarios para que lo hagan, pero es cosa de cada quien, la verdad es que es divertido y me llega como le respondes a la majada.