27 de septiembre de 2008

A otra cosa, mariposa

Anoche, en el baño, empezó a sonar como si un murciélago anduviera golpeándose contra todo lo que se le atravesara, con lo que resultaba claro que no era un murciélago. (Sí, además de toda la fauna de todo tipo que hay alrededor de casa, y dentro, hay también murciélagos.) El ruido se calló, y en una de ésas me iba a lavar las manos cuando vi que al chorro le había salido una hoja.
Una hoja seca, además. Y, bueno, el clima está húmedo últimamente, pero no tan húmedo (quizá por eso estaba seca). Tomé un par de fotos y me fui a lavar las manos a la cocina. Al rato la hoja había desaparecido; quizá el otoño está cerca.