24 de noviembre de 2008

De estampillas y otras matanzas

La semana pasada me llegó una correspondencia, y me dio gusto enterarme, gracias a las estampillas, que hace 82 años comenzó la radiofonía en El Salvador. Hubo otro dato que ya sabía, pero me gustó recordar: que Maximiliano Hernández Martínez fue presidente de El Salvador de 1931 a 1934 y de 1935 a 1944. O sea: las estampillas tienen su parte educativa.
Para ser consistentes con esa vocación pedagógica, en vista de una edición de estampillas no es así nomás, y considerando que Farabundo Martí ya está muy visto, propongo a quien se dedique a esas cosas que la siguiente que se publique sea de Feliciano Ama, el némesis de Hernández Martínez, o sea el líder de la insurrección de enero de 1932 en Izalco y zonas aledañas.
Hay dos fotografías muy llamativas que podrían utilizarse para la estampilla que propongo:

1. Feliciano Ama antes de ser ahorcado por el ejército del cual Hernández Martínez era comandante en jefe (de facto, porque llegó mediante un golpe de estado).
2. Feliciano Ama ahorcado.
Preferiría la primera, para no impresionar a los niños a los que alguien pueda mandarles alguna tarjeta de felicitación de cumpleaños o una tarjeta de Navidad, digamos.
Para los que crean que los niños deben saber desde temprana edad un poco de la historia de su país, y que tienen hígado suficiente para aguantar escenas fuertes (ya ven cosas bastante duras en los programas infantiles de la tele), habría de dos:
1. Proponer que debajo de la cara de Hernández Martínez se pongan treinta mil cuadritos con las caras de los asesinados (aunque según Anderson apenas serían entre ocho y diez mil), a fin de compensar ideológicamente la estampilla.
2. Lanzar una estampilla con una muestra de esos treinta mil, ocho mil o diez mil o los que fueran, como la que sigue:

Así tendríamos dos o varias estampillas interesantes: la del presidente a la que la mayoría de los salvadoreños ahora considera como el mejor que hemos tenido y la de algunos de los que fueron gobernados por él. ¿Podría pedirse menos en estas épocas regidas por el espíritu de los Acuerdos de Paz de 1992?
Igual podrían publicarse algunas más, como una del coronel Monterrosa con El Mozote como fondo, de Mayo Sibrián con alguna bonita estampa del Frente Paracentral de las FPL y qué sé yo. Por favor: no hagan una de Schafik. Es poco fashion. Ni de Hugo Chávez: ya bajó el precio del petróleo y no hay motivo para estar lambisconeándolo. Ni de George W. Bush, otro impresentable.
(Así que 82 años de la radio... Estamos en 2008... 2008 menos 82... O sea que la radio empezó en el país en 1926. Nunca está de más saberlo.)

-----
He publicado y republicado este post varias veces, porque estaba lleno de errores de dedo y de fechas y qué sé yo, con todo y que estaba viendo los datos en el momento de escribirlo. Moraleja, niños: no escriban cuando están enojados y, si lo hacen, esperen a que se les pase para publicar lo que sea. La cabeza se nubla bieeen feo.

7 comentarios:

GuanacoEH dijo...

Pues yo es la primera vez que lo leo, y me ha arrancado en par de sinceras sonrisas.
Si de mí dependiera la aprobación del "remake", le pondría un aprobado al post.

Gabriel Otero dijo...

Me consterna que la mayoría de salvadoreños consideren a un chacal (con el perdón de los chacales) como el mejor presidente que ha tenido El Salvador. Me preocupa que después de tantos traspies históricos sigamos justificando los exterminios, de plano que somos bastante obtusos, ¿por qué no como política de gobierno adoptamos símbolos que nos unan?
Gracias por el post, también es aleccionador y didáctico.
Saludos

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

GEH: Gracias. Por aquí nos vemos.

Gabriel: Cómo cambian los valores, o al menos las declaraciones de valores. De HMartínez se dice que habrá matado a quien se quiera, pero que jamás se corrompió. Muchos años después, un diputado demócrata cristiano, para atacar a Arena, dijo que él habría robado lo que fuera, pero que nunca había asesinado a nadie.
Lo de la estampilla me parece una provocación innecesaria, como muchas de los últimos días y meses y años y décadas. Supongo que el pretexto es sacar una serie con ex presidentes salvadoreños, pero igual podrían buscar otro tema; a ver qué pasa cuando lleguen a Carlos Humberto Romero, digamos, y después de Martínez sigue Osmín Aguirre, alto asesino también, como sabemos. Etcétera.

Anónimo dijo...

Emmanuel Pocasangre
awebo
lo de sahfick y shaves poco fashion...
hey pero que tal quedaria una asi como "Porque no te callas" con el rey jajajja

Aniuxa dijo...

Qué cosas, después vendrán las estampitas de Hitler, Mussollini y demás...

Mande una carta con la estampilla de su asesino favorito, ta tan!

Carlos Abrego dijo...

Rafa:

Realmente no sé si es una provocación. Eso sería humor, macabro, pero humor. Me parece simplemente que tienen un fuerte sentido de pertenencia familiar.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es curioso como Martinez fue considerado por muchos un modelo de Presidente, mi Abuela por ejemplo añoraba los tiempos de Martinez y juraba que nunca habiamos tenido una mano dura como la de el...
Sera que en el 2075 veremos estampitas del Presidente de la Paz adornando cartas para España???

Slds...Pablo