1 de abril de 2008

Desayuno, novela y salamadra

Para el próximo domingo 20 de abril, a las 9:30 de la mañana, me han invitado al Centro Cultural de España para una conversación con quien quiera llegar --la invitación es abierta--, dentro del ciclo "Desayunando con..." En las ocasiones anteriores estuvieron Carmen González Huguet y Manlio Argueta.
La idea es una plática informal --o formal, si se ponen muy serios-- mientras los asistentes desayunan lo mismo que acostumbra desayunar el escritor o escritora invitado. Según me dicen, con Carmen y Manlio hubo desayunos sustanciosos y opíparos: tamales, arroz con frijoles, huevos estrellados, crema... Me preguntaron qué acostumbro desayunar, para dar de lo mismo, y allí empezaron los problemas: muy rara vez desayuno. En general sólo almuerzo, y a veces ceno algo lo que se me ponga enfrente, muy poco.
Pero no se trataba de tener a los asistentes tomando agua --ya va para el año de que no tomo Coca de dieta siquiera--, acompañados por un cigarro, así que me preguntaron qué desayunaba esas pocas veces en que desayunaba. Cuando contesté, la reacción fue de risa, pero también de antojo. De hecho hay gente que prometió ir sólo por el desayuno. Un desayuno de nerds, hay que anotarlo.
No, no voy a decir el menú. Lleguen y nos lo comemos juntos mientras conversamos.


También habrá una serie de pláticas tituladas "Hic et nunc" ("Aquí y ahora": me gusta) entre el 22 y el 24 de abril, a las 6:30 de la tarde, también en el CCE, con gente joven, acerca de poesía, narrativa contemporánea y una sección que titularon "Literatura y nuevos medios". Habrá varios compañeros de La Casa del Escritor. En la de poesía estará Krisma, junto con Roxana Méndez, Claudia Meyer y Alberto López, y Carmen González Huguet como moderadora. En narrativa, Georgina Vanegas, de quien ya he hablado por aquí y la siempre interesante e indescriptible Aniuxa, con Ligia María Orellana, moderadas por Ricardo Lindo. En la tercera estarán Sandra Aguilar, Herberth Cea, Alberto Quiñónez y Mario Zetino, todos de La Casa, conmigo como moderador. Por suerte Alberto, y en especial Mario, son bastante moderados, Herberth habla poco, y nos ayudarán a los demás a no desmoderarnos.

El jueves pasado hubo una reunión con los involucrados con Rosarlin Hernández para un proyecto interesante y bonito que tiene El faro, del cual hablaremos en su momento; no quiero quemar el asunto. En el orden de siempre, Herberth, Sandra, Krisma, Rosarlin, Georgina y Mario. Después llegó Susana Reyes, organizadora de los eventos para el CCE, para conversar acerca de cómo iba a estar la cosa, y sobre todo para explicar lo de los "nuevos medios". Si llegan el 24, ustedes también se enterarán.

El sábado no hubo taller de video; casi todos tenían otros compromisos, excepto Ricardo Hernández. Así que llegó y se puso a trabajar en la novela que está escribiendo, y yo a pasar en limpio lo que llevo del nuevo texto en el que estoy trabajando mientras cargo pilas para seguir con el que comencé en octubre pasado. Como se notará, estoy escribiendo en la Vaio que, según notarán los más observadores, es verde, igual que el cuadernote que tengo a mi izquierda. Alguien se hará la pregunta: ¿por qué escribir en el piso teniendo una mesa a la disposición, justo en las narices? La respuesta es que no tengo la menor idea. Creo que la mesa es muy pequeña y tiene una altura no muy adecuada, y el piso es grandote y no tiene altura. Además me gusta sentarme en el piso.
No, no estamos posando. Krisma nos agarró en flagrancia antes de que nos diéramos cuenta. Y, sí, un par de días antes me recorté todo el pelo y me volé casi toda la barba. Y, sí, por lo que veo, he bajado un montón de peso. Ya casi llegué a mi nivel normal, después de tres años de pelear contra el mal de Porkinson, como le llama un amigo.

Ese día Krisma apareció con otra salamandra en la mano. No, no es Pancho, de quien hablábamos hace unos meses; el susodicho ya debió cumplir con si ciclo natural de vida, porque unas semanas después del post citado dejó de llegar. A la nueva salamandra no le preguntamos el nombre. Estuvo un rato con Krisma y Ricardo, dejó que le tomaran unas fotos, y luego se quedó en el jardín para hacer lo que sea que hagan las salamandras.
Hoy es martes, segundo día de mi descanso. Quizá escriba un rato algo del nuevo texto, nada más termine de pasar en limpio lo que llevo, unas 14 cuartillas, más o menos.
Se me antoja, para desayunar, una paleta de chocolate rellena de vainilla. En una tienda de por aquí venden unas Giga, que son bastante notables. A ver si me acompaña Valeria. (No, no es lo que acostumbro desayunar las pocas veces en que desayuno. Pero no sería mala idea, si los del CCE tienen un buen congelador.)

12 comentarios:

Aniuxa dijo...

jajaja

Mira entonces queda claro que si no vas a moderar ni a Zetino, ni Herbert ni a Alberto... Tendrán que moderar a la Sandra... menuda tarea! jijiji

Yo quiero desayunar...

Ahorita quiero almorzar, más bien. Qué cosas.

Anónimo dijo...

No se si Toño Romero,estara en el centro cultural de españa,como hoy dia de diagramador,pero mas alla de tu vida y que , tiene que ver que no hayas estado los ultimos veinte años en este pedazo de tierra para mencianarlo,que? es malo estar aca o estar alla te da un PLUS? me
lo preguunto qizas no sea contigo la pregunta pero me es frecuente ver el curriculum: Estuvo en Sierra Leona 3 años en talleres variados?variados.........
Con con que digan que sus ultimos 3 años estuvo libre (digo asi no se le tilda de plagio) y en sus cabales bastaria


Saludos y gracias,pero si en algunas cosa si somo observadores


Bonampack

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

No tengo idea qué tenga que ver que haya estado fuera veintisiete años. Yo no hice la ficha, ni me preguntaron. Supongo que es un dato más, como los libros y como la Vaio verde. (Es verde, ¿eh?) Además es verdad. Habrá a quien le interese y a quien no. A mí sí me interesa, en lo personal. No sé qué hubiera hecho si me quedo en El Salvador mientras, por otra parte, estoy en Costa Rica o México exchando desmadre. Me daría envidia, supongo. Pero como uno sólo es uno...

Sandra dijo...

jajaja, buena observación Hormiga, lo mismo pensé yo, y la verdad es q me dejó pensando, a ver Papá Oso, ¿qué tienes que decir al respecto?

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Modérate, Sandra.

Aldebarán dijo...

Moderar a Sandra es todavía posible, contenerla ¡imposible!

;-)

Anónimo dijo...

Bonita foto. Linda tu compu. ¿Es VAIO, verdá? Qué triste que esté debajo de la mesa, no se le ve muy bien el color. ¿De sué color es? Un abrazo. Thierry.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Verde, creo.
Deja y verifico...
Sí, verde. Es linda, ¿no?

Ricardo dijo...

Al menos lo intuyo. Me refiero a qué será el desayuno. Es de llegar y averiguarlo.
Saludos

Herberth Cea dijo...

Rafa, para esa charla haré un gran esfuerzo extra para hablar un poco mas y no digan de que hablo poco y dirán que hablo lo necesario. Aunque sea para pelear con C-ti-no. No?
Aunque eso de las diferencias que tengo con ctino, no son moderables.

CarlosP dijo...

Esa lagartija se llama Dominga y no es verde como la Vaio. Y como ya dejó de llegar no desayuna sino que ayuna ;-)

Wingston González dijo...

qué divertido. en el caso de haber sido yo hubiera dicho que desayuno un menú mac donal's (o cómo se escriba) para ver qué pasa. genial.

saludos.