18 de junio de 2007

Lunes de todo (y columna)

Gabriel Argüello, hijo del actor Leo Argüello (ambos en una foto que ya debe peinar canas), acaba de poner en YouTube su mediometraje Connexions. La familia de Leo vive en Montreal desde hace un montón de años; él, además del teatro y el cine, se dedica a la traducción de películas francesas al español. Gabriel nació en Canadá, pero por ley es salvadoreño por nacimiento, así que su película es parte de nuestro patrimonio. No lo conozco, ni a su hija menor, Lia. A la mayor la conocí en México, aún muy pequeña, y llevé una buena amistad con Luz, su esposa, una excelente actriz de Nicaragua. Leo y ella formaron parte del mítico grupo de teatro Sol del Río 32.
En fin, no he entendido mucho de lo que se habla en el mediometraje, porque está en francés, y yo de eso no mucho, pero me gusta el lenguaje cinematográfico que está logrando Gabriel. El filme está dividido en seis partes. Pongo aquí la primera parte y los links a las que siguen:



Segunda parte.
Tercera parte.
Cuarta parte.
Quinta parte.
Sexta parte.

Que lo disfruten.

* * *

Ernesto Bautista encontró, en el sitio del Departamento de Educación, Cultura y Deporte de Aragón (España), los dos libros completos de Don Quijote en formato mp3. Un audiolibro como de un giga, y eso que está en una resolución de 64kbps.
En general no soy muy amigo de los audiolibros (ni ellos de mí, así que estamos en paz). Sólo por curiosidad bajé un par de capítulos... y es excelente. El narrador está en lo suyo y lo logra con fluidez. Antes de terminar de oír los primeros archivos, puse a trabajar el GetRight (lo compré en 1998 y ha sido una magnífica adquisición; antes había una versión addware, pero veo que la retiraron). Ya tengo todo en el disco duro y pienso oírlo poco a poco, sin detrimento de leerlo las veces necesarias. (No hay vez innecesaria con Don Quijote.)
Los archivos se pueden encontrar aquí.

* * *

Si algo debería dar vergüenza a un país, es la cantidad de menores de edad que trabajan por la necesidad individual o familiar de comer y sobrevivir. Digo, habrá quien quiera trabajar porque quiere trabajar, y porque puede (yo empecé por allí de los 15, y desde los 16 no he parado), pero eso del trabajo asalariado por hambre, y por salarios de hambre, mide tanto la condición económica como la condición... digamos... político-moral de un país.
Por eso, me resulta... no sé qué palabra usar... indigno que el arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, diga --según La prensa gráfica-- que es "oportuna" la contratación de menores de edad. Y, sí, es "oportuna", porque si no se mueren de hambre, pero por Dios (que es más suyo que mío) que duele oírlo hacer "un llamado general para que la mayoría de edad no sea un parámetro rígido a tomar en cuenta en la contratación de las personas". Claro que también está la ley, según LPG: "En el Código de Trabajo se autoriza a trabajar a los menores desde los 16 años, con la condición de que las tareas sean ligeras y no perjudiquen la salud, seguridad, desarrollo y la asistencia a la escuela." Eso sí, Sáenz se opone a "las peores formas" de trabajo infantil que, además de el corte de caña, la elaboración de cohetes y la extracción de curiles, deben incluir la prostitución y esas cosas que de todas maneras son delito, algunas pecado, y en ocasiones ambas.
Un poco a propósito de eso, Rodrigo Baires publica en El faro de esta semana (¡y siguen con los golpes de pecho con lo de Paolo Luers, en la sección de correspondencia!), un reportaje acerca del tráfico de seres humanos que vale la pena de leerse.

* * *

En Centroamérica 21 vienen varias cosas que también valen la pena de leerse, y que --si uno quiere-- pueden darle la perspectiva de varios aspectos interesantes de la vida política e institucional del país.
Por ejemplo, una entrevista con Garrid Safie en la que habla acerca de los aspectos prácticos del manejo de la Fiscalía. Es general uno dice --y en general es cierto-- que la persecución y procesamiento de crímenes está mal en el país, y que el gobierno debe mejorar las cosas, evitar la impunidad, etcétera. No afirmo que Safie diga todo lo que tiene que decir, pero en la entrevista se pueden ver muchos entretelones y varios porqués institucionales para que la criminalidad esté como está. También es interesante su concepto de "impunidad" y varias interpretaciones legales de lo que uno entiende simplemente como ineficacia.
En las últimas semanas, aunque quizá algunos no hayan querido interpretarlo así, he publicado varias columnas en las que se habla de problemas y lastres de la izquierda, vistos desde la izquierda, que le hacen difícil ponerse al parejo de las necesidades del país, del pueblo y de si misma. Esta semana, Lafitte Fernández hace un análisis desde el otro lado del espectro: qué es lo que necesitaría ARENA para conservar el poder, o al menos perderlo con gracia, ante un posible repunte del FMLN y la posible candidatura de Mauricio Funes. Lo importante es que también para la izquierda puede haber buenas reflexiones a partir de lo que dice Lafitte en su nota, que puede encontrarse aquí.
Y viene una nueva nota de Jacinta Escudos acerca de su San Salvador perdido, a partir de su lectura de un libro de Orhan Pamuk. La nota puede hallarse aquí.
Y viene la columna, que no me parece que vaya a ser una de las más populares que haya escrito.

¿Izquierda lumpen?
Rafael Menjívar Ochoa

Aunque el tema es mucho más complejo, Para Marx el “motor” de la lucha de clases –a su vez el “motor de la historia”– es el enfrentamiento entre dos segmentos sociales: el proletariado y la burguesía.
Lenin observó –y lo ratificaron otros, como Mao– que el proletariado industrial, la vanguardia de la lucha, no era necesariamente el motor mejor aceitado, ni el único. En las experiencias china y vietnamita, la tesis de un proletariado agrícola ubicó las cosas en otra dimensión; su validez es harina de otro costal, y la discusión puede ser –como ha sido– interminable.
La idea es que la conciencia de clase emana de un sector que no puede ni podrá poseer los medios de producción –aun bajo un socialismo ideal, en el que el estado sería dueño de casi todo–, y nunca podrá pertenecer al rubro de los explotadores. Entre el campesinado el asunto es relativo: una reforma agraria lo sacará del esquema o lo colocará en las capas medias, una posición ambigua e incluso contraria a las luchas populares.
Según el propio Marx, la clase media es participante incidental en la lucha de clases, en la medida en que no se trata de una clase por derecho propio, sino en transición hacia una de las dos posiciones polares. Generalmente tiende al ascenso, o a mirar con los ojos de los explotadores. En el ascenso social, entonces, hay un desclasamiento, que tenderá a la adquisición de una conciencia diferente y, talvez, diametral.
En La ideología alemana, Marx y Engels plantearon la existencia de un estrato dentro del proletariado: el lumpenproletariat o, simplemente, el lumpen. Lo caracteriza que, a pesar de encontrarse en la misma situación que los obreros, o por debajo de ellos, es incapaz de adquirir la conciencia intrínseca a un proceso revolucionario.
Desde el lado ideológico, el lumpen puede convertirse en un sustento de la burguesía, un freno poderoso para la lucha de clases. En la práctica, de allí surgen algunas lacras –desde esquiroles hasta criminales–, pero también intermediarios en el proceso productivo, como comerciantes, que a veces llegan a formar parte del bando explotador.
Lo importante, en fin, es lo que caracteriza al lumpen: falta de conciencia proletaria, falta de sentido colectivo y, sobre todo, falta de objetivos políticos y sociales.
En El Salvador, cada vez más, después de la guerra, se ha observado una “lumpenización” de la izquierda, que corre en ambos sentidos: el de los dirigentes políticos y el de sus apoyos no organizados, o los que se mueven en los márgenes de sus organizaciones periféricas. Quizá se deba a varios factores, y quizá el menos importante –aunque el más evidente– sea la urgencia con que se plantea la lucha política: en la búsqueda de votos para las siguientes elecciones –las que sean–, y ante la fragilidad de organizaciones propias, el FMLN busca apoyos en personas y sectores capaces de votar, aun de manera reactiva, no propositiva, bajo casi cualquier consigna, y no sobre una línea estratégica.
Por eso ocurren hechos que reflejan un carácter lumpen que el FMLN debe apechugar o, como mínimo, relativizar, así no sean parte de su línea: mucha de la “oposición” agresiva e irreflexiva dentro de la UES, los enfrentamientos armados del 5 de julio de 2006, los incendios y choques en el centro de San Salvador en 2004 y, la semana pasada, la golpiza contra el encargado de arte y cultura de la UES.
Si se sigue pensando en términos marxistas, no es de extrañarse: el lumpen, que tarde o temprano alcanza a todas las clases sociales, se caracteriza por su desclasamiento; el FMLN, a partir de 1983, está por completo guiado por gente de las capas medias, una clase indefinida y en transición. Es aquí, talvez, donde pueda trazarse un profundo punto de encuentro y, más aún, donde se detecte el origen de la falta de objetivos claros de la izquierda institucionalizada: ¿hacia dónde va el partido? O peor: ¿hacia dónde planean llevar al país? O peor aún: ¿existe una verdadera izquierda?
Es algo que debe determinarse, y a veces la prisa y la impermeabilidad al pensamiento crítico –que debería ser inherente a toda izquierda– no lo permiten.

7 comentarios:

El innombrable dijo...

''PERTENECE A NUESTRO PATRIMONIO''?

Te equivocas!

Ese artista -tan creador como su padre, sino mejor (despunta increiblemente, si lo conoceré bien!)- y su obra no pertenece al ''patrimonio nacional salvadoreno''...Oh! que no! No!, no!, no!

Ese nene ha tenido la oportunidad de haber nacido en un país decente, donde el gobierno SÍ que tiene un sentido humano, donde se le ha dado la oportunidad -como a todos los nenes- de bien educarse y de crecer dentro de una sociedad donde se aprecia y se valora mucho a la ninéz y a la juventud.

Creo que hacés que el gobierno y país de El Salvador ''salude con sombrero ajeno''.

Mirá como el régimen trata a los ninos -basta con que te dés una vuelta por varios blogs, qué digo!...mejor andate a dar una vuelta por manglares, basureros y canaverales!-

Por favor, reflexiona un poco sobre lo que dices.

Les ha provocado muchísima hilaridad tu comentario! Créelo!

El innombrable.

(Ah!, y publica este comentario, enterito y todo! No hay insultos, sólo reflexiones...Lo harás?)

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Por supuesto que pertenece a nuestro patrimonio!
El Salvador no es su gobierno o su sistema; eso es coyuntural. Es su gente, esté donde esté. Y es su mejor gente, como lo es su peor gente, lamento decírtelo. Me gusta más pensar en los primeros que en los segundos.
En mi caso, según tu lógica (y no creas que no hay muchos que no la coparten), no soy salvadoreño porque me eduqué en Costa Rica y México, y lo que hago va a cuenta de esos países. En parte es cierto (en especial en el caso del segundo), pero en el fondo no: yo salí a aprender cosas para después desarrollarlas aquí, o --con todo y mis reticencias de entonces-- pensando en El Salvador.
Que el gobierno salude con el sombrero que se le pegue la gana. Para mí que Leo y su familia hagan cosas importantes en Montreal, y otros en Australia o donde rayos sea, es motivo de orgullo. Si tú no puedes sentirlo, pos no puedes, y ya. Y si tu pensamiento gira alrededor de lo que hace un gobierno, pues no vas a poder sentirlo. Y ya te lo dije: dividámonos las cosas y tú te dedicas a las cosas trascendentes y yo a... uh... fruslerías, como el arte y esos rollos. Para eso está la diversidad.
La gente. Allí está el mayor patrimonio de cualquier país. No del sistema, no del gobierno: de cada uno de nosotros.
Quizá necesites un par de años de tomar buses en San Salvador y trabajar con gente como la gente con la que trabajo. Sólo así se puede sentir eso que te digo. Es algo que no entendí en los 27 años en que estuve fuera.

Anónimo dijo...

"CONTRATACION DE MENORES DE EDAD."

Como siempre, aislar declaraciones suele provocar opiniones diferentes a las que el mensaje pudo haberse propuesto. Por ejemplo, Saenz no dijo que fuera “oportuna” la contratación de menores de edad, como si se tratara de una exhortación al trabajo infantil indiscriminado. El dijo: “Debería haber para los adolescentes un trabajo oportuno, vigilado y adecuado a sus condiciones, que no impida en lo absoluto el acceso a la educación y que sea un complemento”. Bajo este contexto, personalmente no me parece justa la interpretación que se presenta en tu blog.

Vale!

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

No, pos de que debería, debería, y en eso estoy de acuerdo: que trabaje quien quiera para tener un dinero extra o para ayudarse en los estudios o algo así. El problema es que:
a) No ocurre. En abstracto todo funciona; en la práctica, hay salarios de miseria, que obligan a que la familia recurra a los niños, y a que éstos no puedan ser lo que deben ser: niños.
b) Generalmente los niños que trabajan van a la escuela también, cómo no. Doble jornada, que le dicen. Y en la escuela enfrentan problemas serios, diría que de clasismo o de simple estupidez: hay maestros que no los dejan entrar después de ciertas horas a sus clases, por simple cuestión de disciplina (una disciplina mensa, si me preguntas), o si van sucios como cuando, vaya, has trabajado y no tienes dónde lavarte. Hay una compañera de La Casa que enfrenta esos problemas todos los días y trata de solucionarlos; a veces lo logra.
c) Vigilados siempre están, a menos que dejen de estarlo y les estalle una fábrica de cohetes alrededor. Y en los prostíbulos también están vigiladísimos, nomás que no van a la escuela.
d) Eso de hacer un llamado general a que la minoría de edad no sea un parámetro para contratar gente es dar pan con lo mismo. O sea: hace una declaración de buena voluntad y después la anula. Y no estamos hablando de lo que dice la ley (que trabajen de los dieciséis años en adelante), sino de niños de seis o siete años, en condiciones indignas y de sobreexplotación. O sea: no hay un pronunciamiento, nomás una declaración de ideales, y a renglón seguido otra en la que se dice que, en fin, las cosas son como son y que sigan igual.
Si el editorial de EDH dice que mejor que estén de curileros que de criminales, aunque me parezca terrible, puedo soportarlo: hay de por medio una noción de explotación, un marcadísimo asunto de clase. Si lo dice un arzobispo que, entre otras cosas, es sucesor de un señor llamado Óscar Romero, y que anda en la canonización de éste, me resulta aberrante.
Ahora que podemos ver lo que dice la ONU, la OIT y algunos de ésos; quizá estoy metiendo la pata y, sí, los niños apenas son adultos en vías de desarollo, no niños, como lo quería Piaget. El trabajo puede ser parte del desarrollo de alguien; el problema es cuando es su cadena, y cuando lo lleva a todo lo contrario.

El-Visitador dijo...

El lumpenproletariat de Marx es un concepto muy s.XIX y muy políticamente incorrecto para la izquierda del s. XXI, que se las lleva de "compasiva."

Incluye a los desempleados, pordioseros, saltimbanquis, vendedores ambulantes, discapacitados para trabajar, etc.

La política de Stalin con respecto al lumpenproletariat era la siguiente: cuando iba a haber visitantes extranjeros, para que se viesen limpias y ordenadas, mandaba a recoger al lumpenproletariat de las ciudades y los mandaba a poner tras alambre de púas, en algún bosque en las afueras de la ciudad. Sin comida y sin abrigo.

Una visitante del Partido Comunista Británico dijo en los años 30: "hubiese sido más humano meterles un balazo en la nuca".

Beka dijo...

"Por eso ocurren hechos que reflejan un carácter lumpen que el FMLN debe apechugar (...) mucha de la “oposición” agresiva e irreflexiva dentro de la UES, los enfrentamientos armados del 5 de julio de 2006, los incendios y choques en el centro de San Salvador en 2004 y, la semana pasada, la golpiza contra el encargado de arte y cultura de la UES."

mmm ...

5 de julio? Cuantos militantes del FMLN? Queda en duda su participacion, nunca se da un veredicto al respecto. DESCARTADA.


oposicion dentro de la UES?? Irreflexiva? Bres no es parte de la UES, es solo un grupo de vagos.DESCARTADA


Incendios en SS? Vendedores?? FMLNistas?? mmm dudoso. Que muestren pruebas. DESCARTADA

Golpiza contra el encargado de Arte?? Es posible, se trata del STISS y posiblemente el encargado tambien sea fmlnista. UNICA PASABLE.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Bk: Uhm... Yo no dije que fueran organizaciones del FMLN, sino que se mueven en su periferia y mucho a su sombra. El tipo de gente y organización que atraen, pues.
En lo del 5 de julio mi teoría es que el FMLN, como institución, no sabía de eso, pero sí gente de allí, que apoyó a los que se lanzaron a lo menso, digámoslo.
El problema del FMLN es que NO TIENE organización que no sea con miras electorales.
O sea: muy poco pasable.