12 de julio de 2008

Último día

Hoy a las 6:20 de la mañana dejó de respirar mi madre, Estela Elsa Ochoa Molina. (El nombre tiene sus historias. Quizá un día las escriba.) No salió el coma en el que entró el lunes de la semana pasada, ni era el caso; desde entonces estaba clínicamente muerta, y sólo era cuestión de que los aparatos a los que la tenían conectada ya no sirvieran de nada. Ahora ya podemos ponerle fecha a su fallecimiento, y eso no deja de dar tranquilidad; han sido dos semanas de tensión, y me imagino que ha sido peor para mis hermanos, para mi hijo Eduardo y para la tía Irma, que han estado con ella en Costa Rica.
La foto es 1950, cuando tenía quince años. y estaba recién graduada de secretaria en el colegio Sagrado Corazón (Antes estudió en la Normal España. Hay otras historias allí, que creo ya he contado alguna vez en este blog.) Fue tomada en la Dirección de Bibliotecas Ambulantes, creada por Reynaldo Galindo Pohl y manejada por José Abelardo Rodríguez, quien después escribiría los discursos de José María Lemus, además de ser un orador de plaza de los que ya no se hacen. Fue profesor del Inframen durante muchos años, etcétera. No es de él de quien quiero hablar ahora, aunque tiene un lugar muy importante para mí. (Murió por allí de 1978 o 1979.)
Le pedí a Sebastián Vaquerano que me enviara una o dos fotos del sepelio, que es mañana. No voy a poder estar allá, pero será un modo de enterrarla también.
Ahora a terminar de asimilarlo y a seguir con lo que sigue, que es prácticamente lo mismo.
Me hubiera gustado conocer a mi madre así, como en la foto. De hecho me hubiera gustado conocerla mejor.

17 comentarios:

Gabriel Otero dijo...

Rafael:

De nuevo le manifiesto mi solidaridad a usted y a su familia , siempre es difícil que se vayan nuestros seres queridos.

Un abrazo
GO

Santiago Vásquez dijo...

Abrazos Rafa, y adelante como siempre sabes hacerlo en situaciones difíciles. No olvides que aunque ya no estará, nadie podrá borrar lo que te hizo ser; y sobre todo, nadie podrá borrar el recuerdo de lo que te hizo sentir. Nuevamente abrazos.

Ricardo dijo...

Un abrazo y fuerzas, Rafa.

René dijo...

Los iento mucho, este un temea muy sensible para mí, estoy contigo.

Leticia Alba Rdz. dijo...

Hola Rafa.
Te mando un abrazo desde donde estoy y hasta donde estés. Buena idea la de enterrar a la distancia.... yo he dejado de enterrar a un par de "mis" muertos, por vivir muy lejos y cuesta trabajo darles un lugar después. Qué bueno que llegó la tranquilidad y espero que todo vuelva a su ritmo pronto. Te mando mi cariño.

el antropologo inocente dijo...

Lo siento mucho...

CarlosP dijo...

Lo que queda es una bella mujer. Bellísima, sí.

Ernesto Bautista dijo...

Mi pesame Rafa. Estamos en lo que se necesite.

Anónimo dijo...

No me conoces, pero te leo casi a diario, mi mas sentido pesame. Animo.

Nancy dijo...

Un abrazote Rafa.

blackman dijo...

fuerza y animo. aca tamos todos.

Denise Phé-Funchal dijo...

Un gran abrazo mano.

Aldebarán dijo...

Es una noticia triste, que ya todos esperábamos, pero que es igual de impactante.

Mi tristeza te acompaña

Ánimo.

Soy Salvadoreño dijo...

Mi sincero pesame para usted y para sus hermanos y familia.

Anónimo dijo...

Nunca, el amor se siente más fuerte que cuando muere. Un abrazo, Rafa.
La Negra.

Pablo dijo...

Siempre es triste despedir a un ser querido...sin embargo de alguna u otra manera siempre viven en las anecdotas y en alguno que otro recuerdo...
Un Abrazo

jsa dijo...

Abrazote enorme de comprensión, Rafael.