6 de septiembre de 2006

¡Documentos, documentos!

Mientras hacía una búsqueda acerca de José Dimas Alas, uno de los fundadores de las Fuerzas Populares de Liberación (¿alguien sabe en qué año murió?), encontré un sitio interesante: el Centro de Documentación de los Movimientos Armados (CEDEMA). El nombre aún le queda grande, porque es relativamente muy poco lo que han conseguido y puesto en línea. Sin embargo hay cosas interesantes y valiosas si está investigando algo o simplemente si quiere saber.
Por ejemplo, en la sección de El Salvador viene la carta de suicidio de Salvador Cayetano Carpio y, en letras del Frente Clara Elizabeth Ramírez, "la otra versión" de la historia contada por el FMLN. Está asimismo el último discurso de Marcial (su "Testamento político", como se le ha llamado) y algunas cosas más.
En el caso de Guatemala hallé un documento que re-buscaba desde hacía años (lo tuve y lo perdí, mísero de mí): el primer comunicado del Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre, de Marco Antonio Yon Sosa. No sé por qué, pero Yon Sosa siempre me cayó bien. Me da la impresión de que era un tipo de veras honesto, aunque un tanto ingenuo a la hora de hacer política. Lo mataron por dinero, al cruzar la frontera con México. Y viene también la proclama de las primeras Fuerzas Armadas Revolucionarias, de Luis Turcios Lima, otro que me caía bien. (Murió en un accidente de carro. Qué cosas.)
De Perú vienen cosas de la guerrilla de Luis de la Puente Uceda, de 1964, bien interesante y bien fallida. Se pueden hallar aquí. De Venezuela, poco acerca del movimiento de Douglas Bravo. En la sección de Uruguay vienen documentos de los Tupamaros, como sus primeros manifiestos, que se muestran aquí.
Y no sabía que en México hubiera tantos grupos armados en existencia, ni que escribieran tanto...
Y no, no es que ande buscando cómo armar una guerrilla. Es un tema que siempre me interesó: cómo se puede llegar tan lejos y cómo se puede destruir en minutos lo que se ha tardado años en construir. Sin hablar de las buenas intenciones, los pueblos que apoyan o que denuncian y qué sé yo.
Quiero leer de nuevo (pero los dejé en México) los dos tomos de La crítica de las armas, de Régis Debray, que me parecen bien valiosos. Allí está resumido mucho de la guerrilla de los sesenta y los setenta en América Latina, pero también es una prefiguración (eso sí: ando en la onda de las prefiguraciones) de lo que pasó en Centroamérica en los ochenta y parte de los noventa, y de lo que seguramente pasará alguna vez en otras partes y en otras épocas. (No es que los humanos seamos cíclicos, sino que somos humanos, y nos gustan las piedras de la misma forma y color para tropezarnos a la menor oportunidad.)

5 comentarios:

Vanessa dijo...

Ah, esto explica porqué has andado tan callado últimamente: has andado investigando. Super interesantes suenan tus hallazgos, y quisiera saber ¿para qué servirán?

pd: cuando estuve en Chile, mi pasatiempo favorito era irme a meter a la hemeroteca de la Biblioteca Nacional, que quedaba en el sótano de un edificio marmóreo precioso. Ahí descubrí que Allende no era tan mítico cómo yo suponía. Salía entonces de ahí, tarde y cansada, con las manos polvosas de historia. Rico, ¿verdad?

Soy Salvadoreño dijo...

Muy interesante el sitio.
Gracias.

Me llamo la atención este. No tenia ni idea. Interesante.

Ixquic* dijo...

GRACIAS!!!

justamente estoy preparando una retrospectiva sobre el tema!!!

Anónimo dijo...

Híjole ese, pos yo pensaba que ya te habían dado la green card con eso de "!Documentos, documentos!" Aquí en Los Angeles hay un chin… de "eternos indocumentados". Por eso este jueves que viene, me voy a las manifestations, vato. ¡Cógelo suave!

Anónimo dijo...

Imagino que en esos archivos andas expiando los "errores" que tuviste en tus años mozos(errores de juventud les llamo alguien). Asi me me topado con gente que en su mocedad eran mas "izquierdistas" que Lenin personificado y terminaron de orejas. Como es la vida ¿verdad?