27 de diciembre de 2007

Las Flores por fin

Ayer vi a Vanessa Núñez Hándal, quien anda de vacaciones por El Salvador. Trajo una docena de ejemplares de la novela Las flores, de la compañera Denise Phé-Funchal, de La Casa del Escritor en Guatemala. Algunos pagaron su ejemplar de antemano --la lana es de Denise--, otros lo han encargado a la suma de $10.
Me la eché de un tirón. Cambió de la última versión que conocí, y ya era un libro bastante impresionante. Uno puede decir muchas cosas para presentarlo, y hasta hacerse el inteligente analizándolo, pero no vale la pena. Hay dos palabras que lo definen mejor que nada: ¡Qué maravilla!
Cómprenselo. Encárguenlo a los cuates. Pídanlo prestado. Lo que sea. Vale la pena. Es de los que no se olvidan.


Y gracias, Denise.

Ah: Denise es la segunda compañera de La Casa que publica por lo menos un libro, en buena editorial además. Nada mal para cinco años de trabajo, porque ya vienen otros detrás.
Además de otras posibilidades, está anunciada para junio la publicación de la novela de Vanessa, Los locos mueren de viejos, igual por F&G Editores. Ayer leí la versión final. También es de las que vale la pena esperar y, en su momento, leer.

3 comentarios:

Denise Phé-Funchal dijo...

Chas gracias

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Au contraire, ma chère.

Histéresis dijo...

Gracias, totales.

Saludos en la distancia a todos.