22 de enero de 2008

Salarrué y Sánchez Cerén (¡ !)


Hoy a las 7 de la noche habrá un acto para nombrar la Sala Nacional de Exposiciones con el nombre de Salarrué, su "ideador". Han invitado a varios escritores (entre ellos Jorge Galán, Salvador Canjura, Elezar Rivera, Krisma y yo) para leer textos de Salarrué. Van a hacer coreografías y todo, así que habrá que estar más temprano para un ensayo, etcétera.
Al principio, en automático, pensé en el caso de Roque Dalton: le han puesto su nombre a cosas de lo más disímiles, desde grupos estudiantiles universitarios hasta un teatro ("Por Los Aportes Fundamentales De Roque Dalton Al Teatro Salvadoreño...") y una pinacoteca ("Por La Contribución De Roque Dalton A La Plástica Nacional...").
Pero no. Salarrué sí se ganó que le pusieran su nombre a la Sala Nacional, no sólo porque fuera su idea, sino --sobre todo-- porque ante todo tiene una obra plástica con la cual sus apólogos pueden responder. (Para los que no sepan, excepto en sus épocas de estudiante, Roque Dalton no hizo teatro, y menos aún pintura, a menos que ya hayan elevado a la categoría de arte los apuntes y monitos que hiciera mientras hablaba por teléfono. Arte conceptual sería...)
Interesante: a algunos --no a todos, porque las dobles morales, etcétera-- escritores y artistas que trabajamos con Concultura, por ese hecho, nos acusan de vendidos, agentes de organizaciones secretas y menos secretas y cosas parecidas. Salarrué trabajó buena parte de su vida para "el gobierno", e incluso fue diplomático de gobiernos militares represivos, y lo alaban por su intachabilidad... Supongo que en su momento le habrá ido mal, pero ya se sabe que la muerte pone a la gente en planos en los que nunca quiso colocarse. Y, no, no pienso morirme nada más para que dejen de joder.
(¿Nos veremos hoy, Pipo?)


* * *

Anoche me habló una amiga para avisarme que Salvador Sánchez Cerén estaba hablando acerca de Salvador Cayetano Carpio en el 33 y, después de buscar cuál es el canal correspondiente en Amnet (el 7; buen número), me puse a ver lo que decía.
Ya no usa el discurso espantosamente... uh... irrespetuoso para referirse a Marcial, pero tampoco dice nada claro. Lo que estaba haciendo era presentar su libro de memorias en el programa de Narciso Castillo, el cual compraré --el libro-- sin falta para ver qué tal es su memoria de mediano plazo y comparar lo que dice con lo que ha dicho a lo largo del tiempo acerca del tema. Y de otros temas; el libro se ve grueso.
Así, a priori nomás, me da la impresión de que en el libro --no lo veo escribiendo un libro, me perdonarán-- tratará de dar una imagen especial para las elecciones de 2009, en las cuales será candidato a la vicepresidencia. Diga lo que diga, creo que dará temas y flancos a los que les toque atacarlo, porque seguro que le va a llover cuando empiece la campaña de verdad, y que un cotejo de su libro con los datos duros dará ecuaciones irresolubles. Quiero ver, por ejemplo, lo que dice acerca de Mayo Sibrián, el comandante psicópata de San Vicente, a quien protegió durante años, hasta que no quedó más que fusilarlo por matar a un montón de combatientes, colaboradores y gente en general. Y a ver si no le sale por allí algiuen desmintiéndolo en lo que diga acerca de Carpio. Y a ver si no quiere que la historia se repita si llega a ser "sólo" vicepresidente y el presidente se le salga un poco del huacal... Eso es lo que más temor me puede dar si llega a ganar Mauricio Funes, la verdad sea dicha.
En fin, después de ver la entrevista --en la que Nacho Castillo se portó bien complaciente, contrario a lo que hizo con Funes--, llegué a una conclusión: no voy a votar en las próximas elecciones, porque tendría que hacerlo por el FMLN, y por alguien así no voto, punto. No por su pasado, sino por su presente. El tipo es absolutamente desarticulado. No hila tres ideas, y con dos ya le resulta difícil. Repite y repite lo mismo, casi del mismo modo, y no le veo como demasiada profundidad a lo poco que repite y repite. (Chávez al menos tiene voz fuerte...)
Cuando Nacho le preguntó si se definiría como marxista, dio una serie de vueltas no muy graciosas para caer en que no, él más bien sería democrático, que ésa era su vocación. Su largo paso por la dirigencia del FMLN no ha demostrado eso. Lo siento: no soy voto duro, así me caiga bien Funes, y no me gusta que me digan cosas que la evidencia muestra que no son así. He dicho.

6 comentarios:

Fernando (chero07.info) dijo...

El vice-presidente en El Salvador es como la chiche del hombre, está allí pero no sirve para nada. (F. Flores)

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Excepto cuando el presidente falta. Entonces el vice se convierte en presidente.
Ahora nuestro presidente sería Mata Bennet si hubiera ganado Schafik. Y ya Schafik me parecía bastante malo para el cargo.
Si a Leonel se le ocurrió en algún momento que el dirigente histórico de la revolución salvadoreña podía ser prescindible, y participó en una conspiración bien sucia para deshacerse de él, me imagino que no se tocará los hígados para deshacerse de un simple periodista.
Funes tiene de dos: ser una figura más o menos decorativa, con una bola de gente como Sánchez Cerén mandando realmente, o ser un presidente de verdad y arriesgarse a no terminar su periodo. ¿Por qué crees que friego tanto con lo de Mayo Sibrián? Era el protegée favorito de Sánchez Cerén.
Me da frío, pues. Hay gente que no me gusta.

Alluro dijo...

Rafael:

Tú dices:
"...y participó en una conspiración bien sucia para deshacerse de él...". Esta es una acusación bastante seria, por lo que me gustaría saber si tienes pruebas de ello, y si ese fuera el caso, que las presentaras. De lo contrario, y aunque te duela, confirmarías lo que muchos dicen, que no sólo le hacés el juego a la derecha, sino que también sos de la misma calaña, ralea y catadura que Lafitte,los hermanos Galeas, Lüers, etc.

Acusas a muchos de ser Trolls, no te comportes tú como uno.

Alluro
Blog El Tenampa

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Alluro: Si te refieres a pruebas tangibles, no las hay. Todo desapareció o está en lugares que no conocemos ni conoceremos. Lo que hay son toneladas de testimonios que, sí, pueden sistematizarse y presentarse. No, no lo voy a hacer a través de un blog. Si quieres, en aras de la pluralidad, el FMLN puede publicar un libro mío donde se hable de eso, con nombres, fechas, apellidos y horas. ¿Sabes si están interesados? Tengo 25 años de investigación sobre el tema.
No sé cuál sea la catadura de la gente que dices, y no me interesa particularmente si me comparan con alguno de los hermanos Grimm o con Klaus Barbie. Sé lo que sé y he investigado lo que he investigado. Y hay otros que también. En lo de Paolo hacen unas salchichas blancas con sauerkraut que me gustan, con Lafitte he trabajado muy bien durante dos años, de 1999 a 2002; con Geovani publico lo que se me pega la gana, y a Marvin no lo he visto en siglos ni he hablado con él creo que desde 1985. Tampoco leo su columna.
Pronto voy a tener el libro de Leonel para saber si me equivoco o no. Si me equivoco, me retracto. Si no, pos no.
¿Entonces? ¿Crees que el FMLN me quiera publicar un libro acerca de lo que sé de Sánchez Cerén y el caso Marcial y Ana María? ¿O te parece que abriría "viejas heridas"? ¿O de plano podría quitarle algunos votos a Leonel? No le va a quitar lo que no tenga, en serio.
Ahora dime: ¿tú que sabes? Así empezamos un debate interesante.

Alluro dijo...

No creo que un dato histórico, que cambiaría el concepto que tenemos del FMLN, haya esperado tanto para ser publicado. Con tanto rico por ahí, cualquiera podría haber dado la plata para que ese libro pudiera ser publicado antes. No creo que sea el FMLN el que deba pagar por eso. El Partido ha dado una versión de los hechos. Si existe otra, sería importantísimo al menos para los miembros de las FPL conocerlos. Un detalle, en el libro de Leonel no se habla de ese tema, al menos no a profundidad. Así que mejor ahórrate unos pesos.

Yo no conozco otra versión del asesinato de Ana María y del suicidio de Marcial distinta a lo "oficial", como para poder debatir sobre ello.

Bueno, sostengo lo que te decía al inicio. Es fácil acusar, pero es difícil probar. Y si tienes las pruebas, no creo que la postura correcta sea esperar a que te patrocinen el libro para hacerlas públicas. ¿Qué tal si nadie te lo paga? ¿Te lo llevarás a la tumba? O lo harás público antes de morir?. ¿Cuáles serían las motivaciones en ese momento para hacerlo público? ¿Serían distintas a las de hoy? Porque pareciera que al menos al sol de hoy, no hay otras que dejar sentada la duda de que Leonel era un asesino y un protector de asesinos. Y creo que eso no lleva otro objetivo que dañar una imagen sólo por dañarla.

Un saludo

Alluro

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Alluro: Ese "dato" ha esperado 25 años. Y no es uno; son un montón, con ramificaciones por todas partes, desde la Unión Soviética hasta la esquina de tu casa, pasando por varios países de América Latina. Apasionante.
Con sólo que veas el expediente del juicio a Marcelo, el asesino de Ana María, te darás cuenta de que todo es relativo, y que en el mundo no sólo hay buenos ("nosotros") y malos ("ellos"). Somos una mezcolanza del carajo.
Es decir: la información siempre ha estado allí. Y el libro en cuestión lo tengo escrito desde 2002. ¿Por qué no lo he publicado? Porque no he querido. He recibido ofertas, en El Salvador y fuera de El Salvador, y siempre pienso: "Quizá el FMLN cambie", "Ahora no es el momento porque vienen las elecciones", "No, porque acaban de pasar las elecciones", "No, porque están en precampaña". Con la cantidad de elecciones y preelecciones que hay en este país, ¿me puedes decir cuándo demonios es el momento adecuado?
Lo de que el FMLN patrocine el libro habrás intuido que es una ironía. Obviamente no lo va a hacer, aunque debería: allí está parte de su historia, y ya ves que sólo la verdad es revolucionaria y sólo la verdad nos hará libres, y la verdad está compuesta por pequeñas verdades. y saca los dichos que quieras sobre el tema, que sirven. ¿Llevármelo a la tumba? Para nada. Nomás he estado esperando el momento en que se pueda leer como un libro a secas, como una historia más, pero ya veo que no se puede. Siempre hay algo por lo cual uno se tiene que quedar callado, como siempre, para "no dar armas al enemigo". Y pos yo no tengo enemigos (quizá ellos me tengan a mí, pero es su bronca). A menos, claro, que vengan y me peguen un tiro, aunque ya está apalabrada la edición y no serviría de mucho. Ya me amenazaron con convertirme en perseguido político y ni siquiera ha empezado la campaña oficial; un tiro más, un exilio menos...
Y, sí, lo que mucha gente conoce es la versión oficial. Curioso: hablé con ex comandantes --tengo varios amigos entre ellos: ¿será que los corrompí o será que no soy lo que crees?-- y casi ninguno, excepto los de las FPL, conocían siquiera la carta de suicidio de Marcial. O sea que el pleno del FMLN condenó a Marcial sin haber leído siquiera por qué decía que se mataba... ¿No te parece harto irresponsable? No sabían tampoco que se le había declarado inocente en un juicio de manera explícita... Tampoco gente del viejo FDR. Busca en este blog. Aqui hay un montón de información al respecto, alguna con datos duros. Al menos conoce algo por fuera de la "versión oficial".
Por lo demás, nadie me ha patrocinado jamás un libro. Hay dos por los que me han pagado de antemano: Del amor de la muerte (una antología de cuentos) y Manual del perfecto transa (un ensayo bien divertido sobre la corrupción en México). El resto, regalías o pago de derechos contra entrega. Un buen escritor no necesita de patrocinios de nadie.
¿Cuáles serían las motivaciones para publicar un libro así? ¡Hombre, pues publicarlo! Soy un escritor. Los escritores publican libros. Antes de eso se pasan años escribiéndolos. ¿Por qué precisamente hoy? No sé si lo vaya a publicar "precisamente hoy". O "precisamente mañana", o sea cuando Sánchez Cerén sea vicepresidente, o cuando deje de serlo. Estaría divertido ver qué tanto es el pluralismo y el espíritu democrático del que habla en su libro. Una buena prueba para sus propias palabras, ¿no?
Esto es: lo voy a publicar cuando lo publique. Y va a ser porque... bueno... para eso son los libros. Hay otos que tengo inéditos desde antes, como un poemario y un libro de cuentos y una pieza de teatro, y otros desde después, como varias novelas. Casi no hablo de Sánchez Cerén, si te sirve de algo el adelanto; su historia es bien corta y sin muchos altibajos, exceptuando alguna conspiración que no fue él quien armó, aunque salió beneficiado.
No creo que Leonel sea asesino. Creo que es torpe para hacer política. Mucho. Siempre. Los que dicen que él era el protector de Sibrián son los que estuvieron cerca de Leonel o de Sibrián, y se ha publicado en varios lugares. No es invento mío. Un asesino como Sibrián no pudo sobrevivir haciendo lo que hacía si no tenía el visto bueno o el ojo pacho de la comandancia, enter. Era escandaloso.
Pero de eso hablo en Tiempos de locura, desde la primera edición. Entre ésta y la tercera aparecieron testimonios nuevos, y los incluí; nomás falta que el editor termine de ponerse las pilas para que salga.
¿Dañar la imagen de Leonel? Por tu madrecita santa, dime: ¿cuál imagen?
Algún día voy a conversar en el blog acerca de la última vez que platiqué con Schafik (fue en 2002, creo, para el entierro de don Jorge Arias Gómez, un gran tipo) y la primera que vi a Leonel en persona. Fue un shock. Pero quedará para mejor ocasión.
No le busques: no hay motivos ocultos. Soy escritor, soy periodista, hay temas que me interesan, hay temas que no. El del esposo de una tía mía, Tula Alvarenga (en realidad se llama Tulia; quede para el registro), es uno de ellos. Era un buen tipo.
Léete el libro de Marta Harnecker acerca de las FPL. Vas a encontrar pistas interesantes. Búscate Nuestras montañas son las masas, una serie de escritos de Marcial recopilados por Antonio Morales Carbonell. Si no lo tienes, déjame un comentario con un comentario, que no publicaré, y nos ponemos de acuerdo para que te envíe una copia. (No, no le pasaré tu mail a la OIE. No sé ni siquiera muy bien qué es la OIE. Lo que siguió de Ansesal, supongo.)
Por de pronto, agradezco que no me hayas insultado. Por eso seguimos platicando. Y está bien que dudes de mis motivaciones; es tu opción. Yo las tengo claras: hay asuntos que para mí son personales, y no necesito de patrocinios ni alianzas ni de estar a sueldo de nadie para escribir sobre lo que escribo.
Si nunca acepté eso de "Ordene, comandante", menos voy a aceptar sueldo de la OIE (supongo que ellos me intervinieron el teléfono cuando llegué a El Salvador; ya hablaré de eso también alguna vez), Gobernación o ARENA.
En fin, a seguir trabajando.