21 de mayo de 2007

La KGB, Cayetano y el silver-roll

Esta semana, Paolo Luers publica en El faro un irónico artículo acerca del reportaje publicado a su vez en la revista Enfoques, de La prensa gráfica en las semanas pasadas acerca de las no sé cuántas toneladas de armas que la Unión Soviética habría dado al Partido Comunista en los ochenta a través de su dirigente máximo, Schafik Hándal. Paolo abre su artículo así:

El cuento sobre la incidencia del KGB en la guerra salvadoreña, publicada pomposamente por La Prensa Grafica, hizo el milagro de hacer feliz, al mismo tiempo, al PC y a ARENA. Ambos necesitan que la gente crea que el PC y su madre KGB hayan jugado un papel importante en la guerra. Uno para justificar su rol dominante en el FMLN, cuando durante la guerra generosamente dejó a las demás organizaciones las tareas de combatir, de construir y defender frentes, de establecer control territorial, e incluso la estratégica tarea de abastecer a los frentes de armas y pertrechos. Y ARENA obviamente está feliz de tener al fin “la prueba” de su vieja tesis de que el país estaba siendo atacado por el comunismo internacional y no por el encachimbamiento histórico de sus campesinos y estudiantes. Pueden seguir haciendo campaña electoral contra el enemigo eterno.

El Partido Comunista era, junto con el PRTC, la organización armada más pequeña del FMLN, y no la más beligerante. En 1989, con la ofensiva "Al Tope" en puertas, por ejemplo, ofreció al gobierno de José Napoleón Duarte la desmovilización de las fuerzas insurgentes, la entrega de armas, la incorporación a la vida civil con un mínimo de garantías y la conversión del FMLN en un partido político legal. Duarte desde luego se negó, quizá porque le quedaba poco tiempo en el poder, seguramente por y con desconfianza. Señala Gabriel Gaspar Tapia, en su libro La transición en América Latina (Centro de Investigación y Acción Social, A.C., y Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, Colección CSH, México, México, 1991):

El FMLN sorprendió a todo el mundo con su audaz oferta de participar en las elecciones a cambio de sustanciales modificaciones en el sistema político. [Nota al pie en el original: En la tercera semana de enero, el FMLN lanzó una oferta de suspensión temporal de las hostilidades, de participación en las elecciones presidenciales, apoyando a Guillermo Ungo, y solicitó una prórroga de los comicios a fin de facilitar su incorporación. Con posterioridad, logró sentar a la mesa de diálogo a todos los partidos políticos en una larga reunión en Oaxtepec, México, donde mejoró su propuesta llegando a ofrecer su desmovilización a cambio, entre otras cosas, de que el ejército redujera su contingente a los efectivos que tenía a comienzos de los ochenta (15 mil) y un proceso a los culpables de violaciones a los derechos humanos. Al no prosperar estas negociaciones, el FMLN denunció la falta de voluntad política del gobierno de Duarte y lanzó un feroz boicot a las elecciones de marzo de 1989.] Un conjunto de atentados cometidos en contra del movimiento sindical (entre ellos una feroz acción dinamitera en que pereció la dirección de FENASTRAS), motivó el retiro del FMLN de las negociaciones, aduciendo la falta de voluntad política por parte del gobierno de Cristiani para llevar adelante una negociación seria.

Según el mismo autor, el sucesor de Duarte, Alfredo Cristiani simplemente rechazó la idea:

La ausencia de grandes combates y la desaparición de las unidades fuertes de la guerrilla fue percibida por el ejército como un debilitamiento de la insurgencia y una evidencia de su propio triunfo en la guerra. Esta percepción de victoria de las fuerzas armadas, aunada a los éxitos de la ofensiva política de ARENA contra la democracia cristiana, fueron los pilares del optimismo que la nueva derecha exhibió en la reciente campaña presidencial.

La suavización de las condiciones de negociación daba al régimen señales de debilidad, correctas o no. El viraje político operado a partir de la muerte de Salvador Cayetano Carpio, el 12 de abril de 1983, quien era el duro dentro del FMLN, produjo también un viraje radical en la táctica militar, que tendría consecuencias estratégicas severas: aun en la ofensiva "Al Tope", el FMLN ya no tenía capacidad para enfrentarse al ejército de manera definitoria. Sigue diciendo Tapia:

[En los años anteriores] la guerrilla llevó a cabo un reordenamiento estratégico, desmontó las unidades regulares que había construido en los inicios de la guerra y estableció la estrategia de “concentración y desconcentración” de sus fuerzas. De esta manera surgieron centenares de pequeñas patrullas insurgentes que hostigaron al ejército en múltiples y cotidianos enfrentamientos de desgaste. Asimismo, junto con un agotador sabotaje a la infraestructura económica, realizaron combates de mediana envergadura en los que reunían diversas secciones que se separaban una vez alcanzado el blanco. El ataque y la destrucción del cuartel El Paraíso en Chalatenango a comienzo de 1987, junto con la ofensiva de 1989, son los mejores ejemplos de esta táctica guerrillera.

Como sea, con las 15 mil armas y la cantidad de municiones de las que habla el reportaje de Valencia, no sólo se hubiera podido hacer un buen lío, tomando en cuenta que tocaba de a unas 1,500 armas por cada combatiente del PC, y a casi dos por cada combatiente del FMLN. Lo de los misiles... Híjole... Hasta donde sé, las FPL tenían algunos. El gran enojo de un compañero que se pasó la guerra en Chalatenango es que nunca les permitieron usarlos, quizá por los motivos que Luers señala en su artículo (eran elementos de negociación bastante poderosos que se colocaron en la mesa de Nueva York; su objetivo no era servir para pelear una guerra). No sé dónde haya conseguido sus misiles las FPL, y tampoco me imagino dónde los guardaría la gente del PC: esas cosas son incómodas de manejar, y se necesita de gente, lugares y recursos que el PC quizá no tuviera en el campo, menos aún en las condiciones de perpetua movilidad en que se encontraban y menos todavía a la sombra --como estuvieron-- de las organizaciones mayores.
Un detalle que Paolo no menciona, porque da por buena la información, es que la Unión Soviética quitó casi todo el apoyo de tipo militar a las fuerzas guerrilleras salvadoreñas a partir de 1980, y más bien presionó a Cuba y Nicaragua, junto con Estados Unidos, para que a su vez presionaran para una solución negociada inmediata. (Fue uno de los factores que culminaron con el asesinato de la comandante Ana María y con el suicidio de Marcial.) La falta de detalles del reportaje de Valencia suena, si uno piensa en cómo funcionaban las cosas, a una triangulación de armas de la URSS a Nicaragua a través de Cuba, y a que los nicaragüenses pudieron desviarlas para El Salvador, y no necesariamente --o no solamente-- al PC. Lo "nuevo" es la presencia de Schafik negociando armas y la KGB de por medio. Creo que la idea es empezar a generar un mito con la imagen de Schafik por delante; creo que ha prosperado bastante.
En líneas generales, había dos tendencias dentro del FMLN, sobre todo tras la muerte de Carpio: los que seguían la línea soviética de negociaciones rápidas, para retirar a El Salvador del tablero de la confrontación Este-Oeste --nunca lo estuvo--, es decir el PC y, hasta cierto grado, las FPL bajo el mando de Sánchez Cerén, y los que recibían recibían apoyo de Cuba, es decir los demás, en especial el ERP. Dentro de la agenda cubana estaba también la negociación del FMLN, pero en términos menos ominosos que los que pretendía Moscú.
En otras palabras, me parece que hay muchas lagunas en el reportaje que se han llenado con retórica y ambigüedades y que, en efecto, que Valencia agarró la "bola envenenada". Y está bien, qué rayos; aún queda tiempo y vida para buscar otras versiones, que de seguro las hay. Ésa me parece tan valiosa como las que faltan.
Ya me extendí en el tema, y me había prometido no escribir al respecto (cosas de uno), pero el artículo de Luers me gustó.
La idea no era meterme en polémicas, sino reproducir, como en las semanas anteriores, mi columna en Centroamérica 21, que ahora trata acerca de Salvador Cayetano Carpio y de su inocencia legal explícita en el asesinato de la comandante Ana María. (Ya he hablado de eso en este blog.) Se puede encontrar aquí. También aparece otra nota mía para la sección "Exodus", titulada "Mi abuelo, el silver-roll", que está aquí.


Cayetano Carpio, un asunto pendiente
Rafael Menjívar Ochoa

El 6 de abril de 1983 se produjo el salvaje asesinato de Mélida Anaya Montes, comandante Ana María, en las afueras de la ciudad de Managua. Un comando armado, en connivencia con los escoltas de la antigua dirigente magisterial, la degolló y le dio más de ochenta golpes de picahielo.
Seis días después, el comandante Salvador Cayetano Carpio, comandante Marcial, se suicidó de un disparo en el corazón. Junto con la noticia, se dio a conocer que el comandante Marcelo, responsable de inteligencia y seguridad de las FPL, había sido el autor intelectual del asesinato de Montes, perpetrado por gente bajo su mando. Marcial, impactado por la evidencia, se habría quitado la vida.
Unos meses después, el gobierno sandinista y el FMLN cambiaron la versión: el autor intelectual del crimen había sido Marcial, Marcelo sólo fue el ejecutor y, descubierto el complot, el primero se quitó la vida. De ese modo, uno de los más importantes dirigentes sociales latinoamericanos, con cuarenta años de luchas, pasaba a convertirse en un simple asesino, y así se mantiene en el imaginario de la izquierda.
Lo que nunca se dijo es que, en el juicio celebrado en Managua un año después, en el cual se condenó a Marcelo, Carpio fue exonerado de manera explícita por el juez del caso. Es decir: desde marzo de 1984, Carpio es legalmente inocente del asesinato de Ana María, algo que la dirigencia del FMLN ha olvidado decir en los últimos 23 años, quizá en espera del momento adecuado, que aún no llega.
Antonio Morales Carbonell, en el libro Nuestras montañas son las masas (Edition Del Keil, Viena, 1999), reproduce una parte del expediente del juicio contra Marcelo. El abogado defensor del caso, el 15 de marzo de 1984, solicitó “que se consigne en la sentencia a dictarse si se han aportado o no pruebas que permitan tener a Salvador Cayetano Carpio junto con Marcelo, como coautor intelectual. La procuraduría lo ha mencionado como tal y en honor a la verdad histórica debe hacerle relación a este asunto en su sentencia. Hasta el momento la procuraduría no ha presentado ninguna.”
El juez del Juzgado Segundo del Distrito del Crimen en Managua, sentenció que, “de conformidad con el art. 186 del Código de Instrucción Criminal, en razón de su fallecimiento debe sobreseerse definitivamente en la presente causa a Salvador Cayetano Carpio (Marcial), mencionado por la Procuraduría Penal como autor intelectual del delito investigado. Siendo opinión de esta autoridad que se adhiere a lo expresado por el defensor Gutiérrez Mayorga en su escrito de defensa, que no fueron aportadas pruebas en el proceso que respalden tal imputación.”
Aceptada la inocencia de Carpio, quedaría el “misterio” de su suicidio, un tema que requiere de mayor investigación y espacio que una simple columna en una revista semanal.
Por de pronto, la tumba de Carpio se encuentra desde hace más de una década en el cementerio de Santa Tecla. En algún momento de los noventa, un amigo de Carpio y su esposa, Tula Alvarenga –sindicalista histórica si las ha habido–, logró que los sandinistas “liberaran” los restos del comandante, enterrados en la base militar de Jiloá, en Managua. Hubo una condición, tácita o explícita: que los restos se trasladaran a El Salvador sin ruido ni ceremonia. Así se hizo.
Hasta hace poco era apenas un bloque de ladrillos, una capa de cemento y un par de manos de pintura de cal. Había sólo un rótulo muy pequeño que la identificaba: “Familia Carpio–Alvarenga”.
La tumba se ha ido llenando de cosas: una cerca de metal, luego una bandera de las Fuerzas Populares de Liberación colocada en un palo largo. Después, mosaicos, más estructuras de metal, más banderas y, de tarde en tarde, ramos de flores, hojas volantes, ofrendas de todo tipo, casi todas anónimas.
Parece que cada vez hay más personas que esperan que alguien diga un poco de la verdad. Sólo un poco. Lo demás llegará solo.

12 comentarios:

El-Visitador dijo...

Me gustó mucho tu historia del silver roll.

En ésa misma época, mi abuelo se fué a Honduras, a trabajar a una bananera. También fué a dar a un hospital, pero por el dengue. Un joven doctor gringo le salvó la vida. Mi abuelo le conservó el agradecimiento toda la vida, y me contaba la historia con una sonrisa en sus labios, él un campesino de pocas sonrisas.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Son chidas esas historias; son también parte de La Historia.
Entiendo que en la sección "Exodus" de Centroamérica 21 se busca hablar de ésas y de otras tantas, no sólo de la migración a Estados Unidos, etc.

REYZOPE dijo...

La gente del PC siempre ligó (si no me equivoco, a mí que me registren, nunca me metí en nada) la muerte de Ana María, a fanáticos dentro de las FPL.

Casualmente, esos fanaticos siempre tuvieron algo que ver con Villalobos.

Comparto con vos la necesidad de rehabilitar el valor histórico de Carpio. Seguramente se hará a un momento dado, asi como lo de la muerte de Dalton. Aunque esto último no incumbe al FMLN sino que a personajes como Villalobos, Sancho, Melendez, Martínez etc.

Creo que POR EL MOMENTO, para la oposición, hay cosas más importantes que hacer.

Tambien deberían pedirle cuentas a ARENA, por haber matado a Rodríguez Port, intelectual de derechas que se oponía a la guerra sucia de D'Aubuisson y companía.

Están desempolvando el Coco Nacional : EL COMUNISMO COME NINOS.

Siempre les va bien con esa carta, es un miedo atávico, casi genético...Bravo!

Ya para terminar : escribir sobre Sibrian, Carpio, el PC, la KGB y tutti quanti, no es más que distracción al servicio del régimen.

Hablen sobre Rodríguez Port o Pecorini, o de perdidas sobre Córdoba; exíjanle cuentas a los duros de ARENA que aún estan en el poder, pues!... Si tantos huevos tienen, periodistas-investigadores de cartón. (aunque esto último no es para vos, porque sólo sos escribidor y pueta! sino para tus colegas del FARO y Centroamerica21, en especial los GALEAS y LUERS!).

Atentamente,

REYZOPE

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Te reproduzco un pie de página de Tiempos de locura:

Aunque durante buena parte de la guerra el PCS prácticamente no realizó ejecuciones, en 1989, meses antes de la ofensiva de noviembre perpetró una serie de asesinatos políticos que extrañaron y siguen extrañando a los observadores del proceso. Según se dice dentro del FMLN, mató a los prestigiosos juristas José Antonio Rodríguez Porth, ministro de la Presidencia de Alfredo Cristiani, con un largo expediente como servidor público y catedrático universitario; Francisco José Guerrero, ex canciller y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, y José Roberto García Alvarado, fiscal general de la República; al filósofo Francisco Peccorini Lettona y, entre otros más, a Napoleón Romero García (Miguel Castellanos), ex miembro de la Comisión Política de las FPL, quien había pasado a colaborar con el gobierno y en ese momento dirigía el Centro de Estudios de la Realidad Nacional. Varias de estas ejecuciones fueron condenadas por la Comisión de la Verdad y atribuidas al FMLN en su conjunto (op. cit., pp. 237–245). Una observación pertinente es que Rodríguez Porth y Guerrero se veían como los negociadores naturales del gobierno en el proceso de paz que se iniciaría tras la ofensiva. La especulación podría ser excesiva, pero vale la pena hacerse la pregunta acerca de si el asesinato de los sacerdotes jesuitas en noviembre de 1989 pudo ser, entre otras cosas, una represalia por esas muertes. El 10 de septiembre de 1985, además, “sin consultas previas con el resto de organizaciones del FMLN” [el PCS] secuestró a la hija del presidente José Napoleón Duarte, Guadalupe, y “se aseguró la libertad de 22 prisioneros políticos, la salida al exterior de 96 lisiados de guerra [...], la liberación de 23 alcaldes de diversos partidos políticos, acusados por la guerrilla de colaborar con los planes militares de la Fuerza Armada, y la liberación de la hija del presidente”. (Samayoa, op. cit., p. 46.)

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Otrosí...

1. No creo que los fanáticos de las FPL anduvieran cerca de Villalobos o el ERP. Los de las F se declaraban marxistas-leninistas, y al menos lo intentaban; el ERP se declaró como tal para buscar la ayuda de Cuba, que fue mucha, pero su rollo era otro, más cerca de la socialdemocracia o --en especial-- el "socialcristianismo", pero con pistolas.
2. "Rehabilitar el valor histórico de Carpio" depende de muchas cosas y de muchas personas, e incumbe al FMLN, cómo no. Es simple: que digan que un juez lo declaró inocente y que cuenten la verdad. Nada más. La entrevista de Sánchez Cerén con Martha Harnecker, creo que en 1989, dice que es un asunto del FMLN, al menos de las FPL, y vieras las cosas feas que dice Leonel acerca de Cayetano.
3. Siempre hay un "por el momento" para la oposición, y siempre está lo de "dar armas al enemigo para que ataque al movimiento popuilar". En muchas de ésas se nos han ido tantas cosas... Lo malo de la izquierda actual, entre otras cosas, es que está fundada en un montón de mitos, prejuicios y mentiras a medias o completas, todo en aras de la urgencia. Y ahora es una urgencia para la que faltan dos años, pero hace veinte había otras que no se solucionaron, o que dejaron cuentas pendientes. Entonces ¿a qué horas? Digo, yo espero un lapso razonable para que me aclaren las dudas, pero llevo en ésas desde 1975, más o menos. ¿Ya se puede o las elecciones son más importantes que la verdad, la organización social, la creación de un pensamiento propio, un proyecto de país y esas minucias?
4. No sé qué tenga que ver Arena con el asesinato de Rodríguez Porth, pero si quieres les preguntamos. Y, sí, se oponía a lo de d'Aubuisson y --sobre todo-- a lo que d'Aubuisson tapaba, es decir toda una estructura institicional de represión (¿no te has dado cuenta de que la importancia real de d'Aubuisson no es tanta, y que más bien es una imagen conveniente?), pero era un hombre bastante de sistema, como podrás leer en el comentario anterior, por el cargo que ocupaba. Un gran académico, además.
5. ¿El comunismo comeniños? No juegues. Creo que el asunto es mucho menos básico que eso. Si "ellos" se ponen así, pos que se pongan. Pero hay algo cierto: Funes --si se lanza-- puede ser un buen candidato para el FMLN, pero no veo en qué se vaya a sustentar para gobernar: ¿en el pensamiento de Merino, digamos, o de Salvador Arias? Y de eso es de lo que estamos hablando desde hace tiempos, ¿no?: la urgencia ha hecho que el FMLN se deshaga de la gente que pueda generar pensamiento y rechace lo que vaya más allá de un catecismo de muuuy corto plazo. Y ellos mismos se presentan como comeniños, y ni siquiera lo son. Qué feo, ¿verdá?
6. Escribir sobre eso es ditracción al servicio del régimen... Algo parecido me dijeron en las F cuando escribí El traidor: que era darle armas al enemigo, y hasta me amenazaron con un tiro. Fueron cuadros medios medio estúpidos o bastante prepotentes, o ambos, y seguí trabajando con las F hasta la muerte de Marcial, aunque en otras estructuras. Tengo muchos años preguntando, desde la época en que había otros regímenes. ¿Me haces el favor de decirme cuándo me podrían dar cita para responderme?
7. Ya te dije una vez: exigirle cuentas al FMLN y exigirle las mismas cuentas a Arena para mí no es equivalente, y mis preocupaciones personales las decido yo. Comparar a Cayetano con d'Aubuisson... Híjole, no podría, no sé tú. Si lo miras en el plan de yin/yang, Arena está en lo que está, y ése es su papel. El FMLN es el que no está en el suyo. Cuando esté, con todo gusto dejo de fregar y me dedico a escribir novelas rosa. Por ahora no creo que vaya a parar, y tengo años en ésas, no sólo desde que empezó la pre pre pre coyuntura electoral. ¿Cuándo no hay por lo menos una pre coyuntura electoral en El Salvador?

REYZOPE dijo...

''pero vale la pena hacerse la pregunta acerca de si el asesinato de los sacerdotes jesuitas en noviembre de 1989 pudo ser, entre otras cosas, una represalia por esas muertes. El 10 de septiembre de 1985''

PURAS ESPECULACIONES! oESPECULACIONES QUE BUSCAN UNA JUSTIFICACION? DIENTE POR DIENTE?

Eso se llama ''inventarse un fantasma y luchar contra él''

Sin mas, pues ya te lo dije todo!

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Uhm... Para mí, eso se llama "pensar". Si les mataron los ideólogos a la derecha, ellos quizá --no lo sé-- buscaron matar a los que consideraban ideólogos de la izquierda, en especial Ellacuría y Montes.
"Pensar", para mí, es ver posibilidades por todas partes. Algunas serán, algunas no.
Por ejemplo, se dice que en 1989 la Ofensiva Al Tope fue lo que forzó la negociación, y que el reclutamiento de chavos de 16 años hizo que los sandinistas perdieran las elecciones en enero de 1990. Pero a lo mejor --quizá sea una de esos fantasmas--, en una de ésas, y como quien no quiere, la invasión de Panamá por Estados Unidos jugó un papel... eh... digamos que complementario, para no ofenderte.
No sé si sea así. Me parece bastante lógico.
Lee el Informe de la Comisión de la Verdad. Hay un pedazo dedicado al paroxismo. Allí explican.

Dientecillo de León dijo...

¿quien mato a quien? ?Quien dice la verdad?

Estos seran los dilemas de mi era?

y a todo esto, nadie se habra encargado de escribir el Libro d elos Hechos de los involucrados? Asi de primera mano?


Con tantas versiones rondando por ahi uno tiende a confundirse.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Dientecillo: No sé quién diga la verdad y quién no, ni hasta dónde. Pero por algo podría empezarse.
Hasta ahora hay publicado el libro de Morales Carbonell al que hago alusión; es de esperarse que en algún momento aparezca algún otro.
Lo que sé es que 23 años son mucho tiempo...

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Para uno de los anónimos cuyo comentario no voy a publicar: ¿no te diste cuenta de que durante cinco años la hija de Rodríguez Porth fue primera dama de la república? ¿En un gobierno de Arena?
El mundo en el que vives debe estar bien lleno de conspiraciones de lo más retorcidas. Ya sal un poco a la calle.

Marlon dijo...

NO PERTENESCO A LA DERECHA, MI IDEOLOGIA ES A FAVOR DEL PUEBLO, CREO EN LA LIBERTAD Y EN EL PODER DE LAS IDEAS. TENGO 32 AÑOS ERA UN NIÑO CUANDO OCURRIO EL SUICIDIO DE MARCIAL (QUE NO CREO QUE FUERA ASÍ). MERECE QUE SU INOCENCIA SEA RECONOCIDA PUBLICAMENTE, AL FMLN LE FALTA QUIZAS LAS AGALLAS PARA RECONOCER QUE SE EQUIVOCARON, O NO LO HACEN PORQUE ELLOS PROBOCARON AMBAS MUERTES, A CONVENIENCIA DE ESTOS PEQUEÑOS BURGUESES QUE HAN CAMINADO ENTRE SUS FILAS??? NO LO SE, PERO ESTE PANADERO CUYAS GRANDES IDEAS QUE FUERON CAPACES DE MOVER LAS MASAS POR UNA CAUSA MERECE SU LUGAR EN LA HISTORIA......ME PREGUNTO QUIEN SE SINTIO MAS AFECTADO SI MARCIAL UN POBRE PANADERO SIN EDUCACIÓN O AQUELLOS INTELECTUALES (ESTUDIADOS) QUE DEBIAN COMPETIR CONTRA LAS IDEAS DE UN POBRE PANADERO. EL DIA QUE SALVADOR TOME SU LUGAR EN LA HISTORI MUCHAS PERSONAS QUE SALIERON DE LAS FPL Y EL FMLN, REGRESARAN APOYANDO A ESTE PARTIDO POLITICO, AHORA A LUCHAR NO CON ARMAS SINO CON IDEAS....

Anónimo dijo...

Tal parece que el Paolo es un experto en especulaciones y no en investigaciones.El PCS siempre fue ,y es ; un partido de oportunistas, revisionistas y Estalinistas. Toda la argucia para entregar la REVOLUCIÓN SALVADOREÑA por medio una mal llamada REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, producto de una COBARDE SOLUCIÓN PACIFICA AL CONFLICTO, fue parida por el PCS y sus dirigentes de extracción burguesa.Querer conducir el FMLN siempre fue el sueño de Shaffik y sus mercaderes de la muerte( Jose Luis Merino y sus narco revolucionarios padrinos de las FARC colombianas)y la única forma de hacerlo, era apartar a Marcial y su linea revolucionaria consecuente. Vale mencionar que contaron con el apoyo de algunos miembros del PC Cubano. Y si sobre armas vamos a hablar: los primeros Fales vinieron de Venezuela,los AR-15 de Viet-Nam y Corea, así como los primeros Misiles Coreanos, que salieron malas las Baterías y no pudimos cambiarlas. A esto agregar que una buena cantidad de fusiles se recuperaron de los refugios de la Cruz Roja que albergaba Guardias Somosistas y que fueron aniquilados por nuestros becarios. Yo llegue a tener en mi casa de Managua 480 fusiles de todo tipo;incluyendo un M-16 recortado que me regalo el Comandante Bayardo Arce Castaño en reconocimiento por mi labor en el control de los Contras en las fronteras y Aeropuerto Sandino. Creo que hay mucho testimonios que contar y no especular. Pavel.