23 de febrero de 2008

Tula Alvarenga y la memoria histórica

La presentación del libro Huellas en las piedras, de María Leticia Solano, estaba programada en el aula 401 del edificio Francisco Morazán de la UTEC. En el segundo piso nos interceptaron y nos dijeron que se había cambiado de lugar, al Auditorio de La Paz, mucho más grande. Y afuera del auditorio había varias decenas de personas que ya no habían alcanzado a entrar; el auditorio estaba lleno, y los muchachos que cuidaban la entrada dijeron que era imposible, que nadie más. Y bien, a esperar a que terminara para saludar a quien hubiera que saludar. Habían anunciado que regalarían un ejemplar del libro a los asistentes, y había entre 150 y 200 en una pila, sobre una mesa, a la entrada.
En eso estábamos junto con un buen amigo (Cuyo Nombre No Puede Ser Dicho En Este Blog Ni En Ninguno De Las Galaxias Cercanas) cuando se me acercó un tipo muy alto y sonriente y me preguntó:
--¿Vos sos Rafael Menjívar?
Como a estas alturas ya no sé si me lo preguntan para decirme "Hola, gusto de saludarte" o para acusarme de cosas feas, me lo pensé un par de segundos antes de contestar. Y, claro, cómo no pensármelo, si de verdad que el tipo estaba grandote. Al final decidí decir la verdad desnuda:
--Sí.
--Soy Tono Morales Carbonell --me dijo, y me tendió la mano.
Durante una temporada nos estuvimos carteando, él en Europa y yo en Estados Unidos y luego en El Salvador, y por algún motivo ya no seguimos. Le pregunté dónde vive ahora, y resulta que aquí mismo, desde apenas unos meses después que yo, y risas, y etcétera, y pude darle las gracias por el libro Nuestras montañas son las masas, con documentos de Salvador Cayetano Carpio y un artículo suyo, muy largo, en el cual habla acerca del suicidio de Marcial. También resultó que había leído las cosas acerca de Marcial que he publicado en este blog, además de varios artículos, y cómo, con el reciente libro de... uh... memorias... de Salvador Sánchez Cerén, publicamos cosas al mismo tiempo, en las que coincidíamos, él en el CoLatino y yo en Centroamérica 21. Etcétera.
Y, en fin, que él tampoco podría entrar. Pero cómo no: se acercó a una de las jóvenes que resguardaban la entrada y, muy seguro y con un tono que no dejaba lugar a dudas, le dijo:
--Mire, él y yo somos escritores y periodistas y tenemos que estar allí adentro. No sé cómo le van a hacer, pero tienen que dejarnos entrar.
La muchacha vaciló, vio para todas partes, y nos dejó entrar, y en la colada se fueron Álvaro Darío Lara y Aquél Cuyo Nombre No Mencionaré ("Él también viene con nosotros", dije).

En ese momento estaba hablando Tula Alvarenga, la legendaria --ésa sí-- dirigente sindical, viuda de Salvador Cayetano Carpio y ahora, a sus ochenta y cinco años, una mujer extraordinaria bajo cualquier medida y donde la pongan.
Y el auditorio absolutamente lleno.
Esperaba ver mucha gente de la vieja guardia de las FPL, y sí, había varios, pero la mayor parte de la asistencia estaba conformada por jóvenes, que escuchaban con una atención y un respeto que pocas veces he visto, en especial hacia alguien que ha sido borrada de la historia oficial de la izquierda, cuyo esposo ha sido satanizado, etcétera. Allí hice cuentas: a menos que saliera corriendo cuando terminara el acto, no alcanzaría mi libro gratis. (Uno tiene su lado mezquino, pues.)
Me emocionó verla hablando en el podio, con voz suave, un poco desconcertada: hace cuarenta años, en plazas, asambleas y mítines, esa misma mujer fue capaz de parar un país completo, en la Huelga del Acero, en abril de 1967. Estaba en presencia de la historia. Y el hecho de conocerla desde hace tanto tiempo, de haber hablado con ella en diversas ocasiones, no me quitó la sensación. (Más tarde le diría: "Su obra de arte fue la Huelga del Acero, ¿verdad?" Sonrió con una sonrisa amplia y feliz: "Sí, ésa fue.")

Tulita estaba de verdad desconcertada. No terminaba de entender que mucha gente hubiera ido a la presentación del libro, que lo de Marcial era un buen atractivo, etcétera, pero que el motivo principal de que tanta gente se hubiera reunido era ella. ("Creí que nadie se iba a acordar de mí", nos dijo después.) Todas las cámaras de televisión y video estuvieron apuntadas a ella durante casi todo el rato, siguiendo cada una de sus reacciones. Obviamente estaba desacostumbrada a tanta atención; desde que pasó a la clandestinidad junto con Marcial, en abril de 1970, no había aparecido en público, tan en público.
Después de la presentación me subí a saludarla rápidamente para correr después por mi ejemplar, pero no alcancé a alejarme, ni quise. Me tomó por el brazo y me dijo: "Qué bueno que vino", y empezó a decirme que se había emocionado tanto que no había dicho todo lo que quería decir, que la cabeza se le había nublado, pero estaba feliz. Y me quedé sin mi ejemplar, así que prometió que me iba a conseguir uno para la próxima vez que nos veamos. Según los presentadores, allí se habla de los últimos días de Marcial, de sus últimas horas, y eso es algo que sin duda quiero leer, como los otros cientos de personas que estaban allí, alcanzaran o no su ejemplar.

Aquí, con Rosario Luna, compañera suya en la Fraternidad de Mujeres del Partido Comunista Salvadoreño, con quien después pasaría a las FPL, tras la ruptura del 1 de abril de 1970.

Hubo un momento en que los presentadores comenzaron a hablar del asesinato de Ana María y del suicidio de Marcial. Tulita se quedó quieta, creo que sin escuchar, y más bien recordando y reconstruyendo momentos que, creo, a nadie le gustaría vivir, y menos aún vivir de nuevo.
Y como uno no deja de ser periodista, cuando ya íbamos de salida, le dije que Salvador Sánchez Cerén dice, en su libro Con sueños se escribe la vida, que él estaba presente en su casa cuando murió Marcial. Puso cara de extrañeza:
--Eso no es cierto. Él estaba cerca, en otra casa, y llegó después. Pero él no estaba allí.
--Dice que estaba durmiendo en su cuarto cuando sonó el disparo.
--Eso fue antes, cuando mataron a Ana María. Leonel llegó a Managua y se quedó tres días en la casa, en el cuarto de Salvador y mío. [Recordar que Marcial estaba de viaje en Libia. Aquí hay una foto de su regreso, donde también aparece mi padre.] Pero sólo fueron tres días. Después se fue a otra parte. Él no estaba en mi casa cuando se suicidó Salvador.
Y ya.
O a las memorias de Leonel les falta precisión en la... uh... memoria en algo tan importante como el suicidio de un comandante en jefe o algún motivo político habrá en "reacomodar" la historia en algo tan importante. Me da la impresión de que quiere "limpiar" un poco las sospechas de que hubiera estado en una conspiración contra Marcial, o mostrar un grado de amistad y lealtad que no parece haber existido.
Como sea, asunto resuelto: según Tula Alvarenga, Sánchez Cerén no estaba en su casa cuando Marcial se suicidó. No sé cómo pudo permitir que se escribiera algo así cuando era tan fácil desmentirlo...
(Mi pregunta es: ¿votaré para vicepresidente por alguien así? Mi respuesta la sabré el día de las elecciones, si es que voy a votar. Mi impresión es que no iré; hay tantas cosas importantes que hacer en casa...)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira, perdoname que me salga de; tema:

se dice que mandaste a la carcel a Nora Mendez.

Es cierto?

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

No.

Anónimo dijo...

Rafael.
En una ocasion anterior, ya dijistes que no vas a votar por el Frente, y hoy dices que lo sabras el dia de las elecciones.
Creo que votar en el 2009 por el frente, no es una cuestion de apoyo o no a Ceren, de estar o no de acuerdo con el, o con el partido.
Tu eres una persona muy intelectual, y como tal supongo que estas conciente del gran daño que le ha hecho y sigue haciendo Arena al pueblo pobre por el que tu padre e inclusibe tu en algun Momento distes tu aporte. por lo que la unica opcion es hacer el esfuerzo por sacar a Arena.
Es nuestro deber y obligacion moral, el permitirle al pueblo la oportunidad de construir un mejor futuro, a partir de un gobierno que seguramente no podra hacer mayores cambios, pero que si se podra crear las bases para una democratizacion del pais, y mejorar las condiciones para poder finalmente pasar la hoja de las consecuencias de la guerra, que hasta el dia de hoy venimos todavia arrastrando.
Despues queda construir, y ahi cabes tu sin lugar a dudas.

María José dijo...

Gracias por tan iluminadora historia. Muchos jovenes,como yo, no vivimos la guerra - y lastimosamente no se nos ha dado la oportunidad de conocer los hechos sobre la misma, que parecieran permanecer escondidos nada mas en las memorias de quienes participaron.
Gracias en verdad por tu contribucion a la memoria historica de los salvadorenos. cualquier recomendacion sobre libros que leer, o fuentes de informacion objetiva son mas que bienvenidos.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Anónimo 2: No dije que mo voy a votar por el Frente, porque eso trae implícito que votaré por alguien más. Dije que no votaré, porque si lo hago voy a votar por el Frente. Quiera o no quiera, puedo ser voto duro, y el único modo de no serlo es abstenerme. Me abstuve en las anteriores municipales; aunque me tocaba en Panchimalco, me pareció que la candidatura de Violeta Menjívar no era la adecuada, ni mucho menos, y los hechos lo demostraron.
Pasó algo curioso: en Panchimalco ganó Arena, o más bien un muy particular líder "natural" de la comunidad que se presentó por Arena. Ha hecho algunas cosas buenas en Los Planes, ha armado una interesante organización de tipo comunal e intersectorial y, en lo que a nosotros (La Casa) compete, nos ha echado la mano con el incontrolable jardín trasero y cambió el nombre de la calle a Salvador Salazar Arrué. No sé qué haya hecho la anterior administración, que era del FMLN --de verdad no lo sé; era muy bueno en Los Planes--, pero el hecho de ser de Arena no ha impedido que chambee, y bien. Ahora los pronósticos son que ganará de nuevo el FMLN. Bienvenido sea, como lo ha sido en Santa Tecla Óscar Ortiz, quien ha ganado con los márgenes que ha ganado gracias también al voto de los areneros; el FMLN no tiene tantos votos duuros en Santa Tecla.
La candidatura de Funes me hizo dudar en votar o no, y más bien me puso a pensar en que sí. (Quizá es la parte que no he escrito en el blog; generalmente ese tipo de dudas, etcétera, atrae a imbéciles que se ponen a insultar, y me da pereza.) Y cada vez que pienso en "sí", se me aparece en alguna parte la foto de Sánchez Cerén y digo que no, que no voy a votar. No puedo avalar a alguien que quiere manipularme de manera tan torpe. Ese libro es una manipulación torpe. Créeme que, como reseñador de libros, soy lo más imparcial que puedo, pero tengo parámetros y no soy tonto. Si me echan paja, que me la echen mejor. Me da la impresión de que Sánchez Cerén et al. creen que somos tontos, y recurren a una desmemoria histórica que no lo es: en realidad llevan años manipulando información en el plan de "el fin justifica los medios". Y no es así. Un gobierno decente no se hace con indecencias tan evidentes...
Con esto no defiendo a Arena. Ya dije que para mí la derecha está cumpiendo con su papel, que es la izquierda la que está fallando. Ejemplos hay un par de toneladas, y si quieres podemos empezar a verlos nada más por no dejar.
Mi deber y mi obligación social, lo que hago por mi país, es dedicarme a la literatura y ayudar a algunos compañeros a formarse literariamente. Es lo que sé hacer, y es lo que hago con honestidad. Lo hago desde una instancia de estado, no de gobierno, pero eso es difícil de entender en ocasiones. No trabajo para Arena, sino para gente interesada en profesionalizarse en materia de literatura. La mayor parte es lo que se llamaría "gente de pueblo", pero no soy demagogo: es gente, nomás; compañeros de oficio. Ése es mi modo de tratar de construir un mejor futuro.
Hasta ahora, del FMLN he recibido difamaciones, insultos, etcétera, cuando de repente deberían pagarme por darles tips que en más de una ocasión han seguido (por ejemplo, de la campaña de ataques a la PNC cambiaron de actitud tras "recordar" que ésa es una de las instituciones más importantes creadas a instancias del FMLN, y que es su deber velar por ella).
Yo no sé si quepa o no en lo que seguiría a un triunfo del FMLN. Según yo, sí; las señales que me han llegado son harto diferentes, y mi experiencia con la izquierda como escritor no ha sido gratificante; eso de que lo hayan amenazado a uno con meterle un tiro por escribir novelas que no les gustan más bien te deja ciscado. Como dirían en algún lugar de Mëxico, al que le quema la leche, hasta al requesón le sopla.
Y eso no me hace de derecha. No lo soy. Ni me va a poner automáticamente a sueldo de Arena, la OIE, la CIA o la NBA.
Lo bonito de los diarios personales, como éste, es que uno puede mostrar sus contradicciones sin problemas. Bueno, ya viste algunas de las mías.
Cuando estábamos a punto de ganar la guerra, por allí de 1980-81, y quizá hasta 1983, y ya lo he dicho, yo estaba consciente de que no podría venir a vivir a El Salvador, hubiera sido la decisión más estúpida de mi vida, y vieras que he tomado algunas decisiones estúpidas. Como conozco cómo funciona "esa" izquierda en materia de arte (literatura en especial), sé que, si gana el FMLN, no habrá lugar para mí, lo asumo y lo acepto. En las presidenciales pasadas hubo gente del FMLN que me prometió solemnemente que me iban a correr de La Casa y de Concultura si ganaba el FMLN; un compañero que andaba metido en los intríngulis del FMLN hasta me dio los nombres de dos candidatos para "quedarse" con La Casa. Y pues para mí no es un trofeo, sino una responsabilidad, y detrás de los nombres había gente a la que considero patética si hablamos en términos de arte. Aun así voté por el FMLN. Al menos Schafik me caía bien en lo personal (lo conocí desde siempre), con toda la desconfianza que me daba Mata Benett, quien por cierto sería nuestro presidente de haber ganado el FMLN. (*Estremecimiento*.)
Pongámonos de acuerdo en algo: según yo, soy gente de izquierda, y bastante radical (o sea: de los que creen que hay que ir a la raíz de las cosas.) Funes me cae bien, con Hato Hasbún hicimos trabajos bien interesantes hace años (como fundar Salpress) y lo que quieras. Pero Funes es por desgracia sólo una imagen, y no se ve que vaya a cambiar eso; el control lo mantiene gente que me de ñáñaras, léase Sánchez Cerén, con sus mentiras, y Merino con su dogmatismo. (De Medardo tengo mis ideas particulares y no tan duras.) Ellos son por ahora los dueños del circo, y tienen amarrado a Funes por todas partes. No me extrañaría que se estuviera jugando a desplazarlo cuando ya estuviera en el poder; puede ser tan sencillo...
Y no quiero a Leonel como mi presidente. De eso estoy seguro. Y, como habrás visto, aunque logro mantener una cierta distancia cuando me pongo de periodista, como individuo es un asunto personal. En la vida todo es personal; chécate El padrino; allí viene.
No me pidas que, aun siendo de izquierda, funcione como un militante. Fui expulsado de las FPL en abril de 1982, ni más ni menos que por pequeñoburgués, y durante mi militancia me acusaron de cosas feas, como de "intelectual".
Yo nomás soy un ciudadano. Y los ciudadanos funcionamos como tales, con dudas y certezas, con ideales y con fobias. Conmigo es fácil enterarse en qué ando; nomás lee mi blog. Aquí está mucho de lo que pienso, con mi nombre y apellido, y seguirá estando. Y disculpa si soy incapaz de olvidar la historia o de callarme cosas porque al FMLN no le conviene que se digan. Eso es bronca del FMLN, no mía.
Gracias por escribir. Tu cuestionamiento me parece interesante y válido, nomás que no andamos en la misma frecuencia.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

María José: Gracias por las gracias, y por visitar este blog.
La historia es la historia. Así la escriban los ganadores (o su equivalente en izquierda), tarde o temprano brinca a la cara. Y qué bueno: así sabemos quiénes somos, no sólo lo que nos han dicho que somos o lo que quieren que seamos.

Anónimo dijo...

Que paso mi Rafa.
Mira tocayo, a veces nosotros los de huezo rojo, o los ortodoxos como vos decis, manejamos un recelo y actitudes que ya analizandolas mas friamente probablemente no sean las adecuadas a los tiempos que vivimos, pero pues vos sabes que en la lucha hay que andar avispas con el enemigo, y como lo dijo el Che. De el imperialismo no se puede confiar, pero ni tantito asi!!!
Personalmente no creo que el FMLN como partido, tenga actitudes violentas contra ti o contra alguien de izquierda o derecha, mucho menos el de querer meterte un tiro. Esto lo encuentro descabellado. Conque esta vivito y coleando el Galeas, que paso a ser declaradamente parte de Arena. nombre brother, duerme tranquilo, que ya no estamos en los años 70. Seguro que los que en el pasado te han atacado ha sido simpatizates, o hasta talvez militantes que han interpretado las criticas o los desacuerdos de forma extrema.
Lo que si me preocupa es cuando decis lo siguiente (creo que no es la primera vez) "Ellos son por ahora los dueños del circo, y tienen amarrado a Funes por todas partes. No me extrañaría que se estuviera jugando a desplazarlo cuando ya estuviera en el poder; puede ser tan sencillo..."
Esto para mi, es una insinuacion de que el partido le puede dar gas a Mauricio, y me parece muy irresponsable de parte de alguien como tu. El decir eso, es como decir que Rafael Menjivar trabaja para la OIE o para la CIA, Una especulacion demasiado atrevida no crees?
Bueno Rafa, el tiempo nos va a aclarar muchas cosas, por hoy solo se que nuestro deber es sacar a Arena del gobierno,no tengo duda alguna de ello, independientemente de que si me gusta o no el candidato, o si merino es muy feyo, o si Ceren me saco la lengua. Ya habra mucho que construir, y todavia sigo pensando en que ahi tendras mucho que aportar en tu area.

Rafael.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Rafael: (¡Por fin un nombre!)
1. Yo no llamo "ortodoxo" a nadie. Ellos se llaman así. Para que haya una ortodoxia, necesitaría haber antes un pensamiento estructurado, que no veo.
2. Francamente, en plan de cuates, no me interesa si "la lucha" o "el imperialismo" pone paranoica a la gente. Es problema de la gente. No veo motivos para estarlo. Cuando los haya, en serio, voy a protestar junto con ustedes... igual con mi nombre y apellidos. Eso me suena a pretexto más que a motivo.
3. Lo he dejado claro: fui amenazado de muerte, más por ligereza que por otra cosa --según aclaré-- en 1982. He dicho el lugar, más o menos la fecha y quién lo hizo. Lo más grave es que desde entonces no tomo café. Cosas de uno.
4. No sé qué hace Galeas aquí. Él está en lo que está, como tú, como yo, como Leonel y como Will Salgado. Y no veo por qué deban meterle un tiro a quien sea por diferencias ideológicas. (Entre mis mejores amigos hay gente del FMLN. No muchos...)
5. "Dar gas", en buen salvadoreño, significa "matar". Creo que no has leído o no quieres leer lo que digo en otras partes.
6. Hasta donde sé --porque no me llega ningún cheque, y vieras que no caería mal una lana extra--, no estoy a sueldo de la OIE ni de nadie que no sea Concultura. (Más lo poco que recibo de regalías de mis libros.) No van a encontrar evidencia de eso ni de nada, porque no existe. (Lógica de paranoico: "¿Y crees que van a dejar registro de eso?" Chale...) De las maniobras de Sánchez Cerén y otros para desplazar a otros sí la hay, pública y notoria. No les han "dado gas": nomás saben manejar muy bien los aparatos burocráticos para hacerlo. ¿De verdad crees capaz a Leonel de matar a Funes? Yo no. Hay muchos modos de desplazar a la gente, incluso dejándola donde está.
7. Tu prioridad, y la de muchos, es sacar a Arena del gobierno, lo cual me parece razonable, cómo no. Aguas: si se portan como si ya lo hubieran sacado --que es la actitud generalizada--, quizá se confíen y se metan un susto. Mi prioridad es trabajar en la formación profesional de escritores. En general, de gente del FMLN he recibido ataques y cosas por el estilo, que me tienen sin cuidado. Pero lo que veo es que, si gana el FMLN, ese proyecto se termina. No veo que haya intenciones serias y no ideológicas de hacer algo interesante o importante con la cultura. Y está bien, pero no esperes que me guste. Tampoco esperes que me pase a la derecha porque la izquierda haga lo que tradicionalmente hace.
8. Sánchez Cerén no me ha sacado la lengua: en su libro miente de manera clarísima. Vaya: las memorias de un dirigente de ese calibre deberían ser de utilidad para la historia, y revelar cosas que tenemos derecho de saber, todos, no sólo la gente de la izquierda. El libro está pensado para un plazo cortísimo: lo que falta de aquí a las elecciones. No son unas memorias: son una autoapología, además muy mal armada, no dice nada --excepto que era un excelente jukgador de fútbol--, y donde dice algo se pone a mentir.
9. ¿Que puedo aportar? No me caben dudas; soy un profesional de lo mío. Pero no me lo digas en el plan de "aunque pienses lo que piensas, erea capaz de hacer cosas buenas, y si te sumas a nosotros te tomaremos en cuenta". No funciono así, en serio. Nomás me dedico a lo mío, donde hsga falta y como haga falta, y me pongo a ejercer mis derechos como ciudadano cuando escribo lo que buenamente pienso, en algún medio o en este mi diario personal.
Agradezco mucho que razones conmigo y no me insultes; es lo menos que podría pedirse. Nomás que la cosa no es así: estás pensando en "por fin podemos ganar", y eso es sensacional, cómo no. Pero ¿para qué?
Es decir: de acuerdo, gana el FMLN. ¿Y luego?
Hay políticas de estado que simplemente no podrán cambiar. Vamos a tener a una izquierda "radical" obligada a seguir políticas neoliberales durante un buen rato, en lo que logran acomodar las cosas, o antes de cinco años El Salvador va a estar bastante peor de lo que está. Quizá se pueda hacer cosas interesantes, como las que hace el gobierno del DF: en lugar de gastar el dinero en tantas tonteras, lo gastan en algunas tonteras y el resto lo dedican a gasto social (paliativo, porque es un gobierno local y no tiene control sobre la estructura), cultura, etcétera. Y me gustaría ver reflejado eso en lo que dicen Funes o Sánchesz Cerén.
Funes está en la onda de criticar, atacar y ofrecer que encarará algunos temas generales, sin ser muy específico. Sánchez Cerén miente ¡en sus memorias, que deberían ser para aclarar, no para oscurecer!
Soy voto más duro de lo que supones, y por eso no quiero votar. No sé si lo haré. No creo que lo haga. Es mi derecho y es mi modo de protestar contra algo en lo que no creo. Si te das cuenta, no sólo no voy a dejar de votar por el FMLN, sino también por Arena y por los demás partidos. Y si voto no será por Arena ni por los demás partidos.
La verdad no sé por qué tratar de convencerme; vengo de regreso de esas cosas. Soy un escritor, nomás, de un gremio que no ha sido precisamente favorecido por nadie, a menos que "use" la literatura para "algo". Me parece curioso que bajo un gobierno de derecha pueda desarrollar un proyecto interesante de manera libre, sin que deba "dar línea" o recibirla, politizar o hacer proselitismo en favor de nadie, y que desde hace años me hayan explicado, de muchas maneras, cómo me va a ir de mal cuando gane el FMLN. Eso no lo ha hecho la derecha, sino el FMLN. Y eso no me hace un "vendido"; nomás es un dato curioso.
Tú sabes lo que le pasa a la gente de izquierda que no piensa por consigna bajo un gobierno de... uh... izquierda. No es tan grave como lo que ha llegado a pasar bajo los gobiernos de derecha, pero no está ocurriendo ahora.
Y, sí, el tiempo dirá. Y repito lo que dije antes: Al que le quema la leche, hasta al requesón le sopla. Ya tengo varias quemaduras por varios lados. Y, sí, lo más probable es que me vaya del país antes de seguir un ritual que conozco de memoria.
Ahora juguemos a lo tuyo y dime: ¿cuál sería mi papel en un gobierno del FMLN? ¿En qué podría "aportar"? ¿Qué ofrecen? Ahora tengo un trabajo que me encanta, un sueldo y libertad para hacer lo necesario según los objetivos trazados: ayudar a gente a que escriba bien, sin importar ideologías, estilos de escfritura, temáticas, etcétera. A que sean profesionales, pues.
Mueves tú. Y gracias por escribir.

Anónimo dijo...

Rafael un saludo.
conoci a el tío y es un tema pendiente de resolver y la historia le dará su lugar y su imagen volvera a ser la de la esperanza del pueblo. para los que lo queremos y seguimos ese ideal de lucha es inpostergable decir las cosas y la VERDAD. respodenr si es valido votar por esa cosa que hoy se llama fmln que no es aquel FMLN de la guerra es inutil, por favor no respondas a esos comentarios basofia.

max rodriguez y no nunca sere anonimo!!!

Marlon dijo...

Si mi tia se lo dijo crealo, esta noche le mostre un pequeño parrafo que sale en el internet y que habla sobre el libro de Sanchez Ceren y creame que muy enojada y energica dijo: "Mentiras, son mentiras, él no estaba ese dia en la casa con nosotros"..........y por cierto ella está emocionada por ese detalle que estan preparando para el tio.....