24 de diciembre de 2006

Navidad en La Casa

No llegaron todos los que eran, pero hubo unas 40 personas en el almuerzo de La Casa del Escritor, incluidos talleristas y amigos. Y, sobre todo, hubo una cantidad pantagruélicoa de comida, que se acabó: dos ollas de mole poblano, una de chicharrón en salsa verde (cortesía de Brenda Guadrón), 50 tamales de mole tipo oaxaqueño (también), hojas de parra rellenas (las llevaron Samia Giannini, novelista, y familia), ensaladas, frijoles, una pizza gigante (cortesía de Lauri García Dueñas), un pastel que llevó Salvador Canjura. otro que llevó Rebeca, otro que llevaron Samia & Co... No creo que nadie saliera por lo menos con cuatro rondas de comida, dieta o no dieta.
Aquí van algunas de las fotos, en desorden. Hubo unas que no salieron, las de los compañeros de danza, que se fueron a ver tele a la planta alta, pero seguro que estuvieron y seguro que comieron como cualquiera de los demás.


Demostración empírica de que Aniuxa (Ana Escoto) no es tan morena como pensábamos. El parámetro fue el brazo de Krisma. (No encontramos a Nelson, ante quien a Krisma puede considerarse trigueña.)


Argelia y Ruth Grégori, en primer plano. Atrás, el poeta Manuel Barrera. Hubo una felicitación con aplausos y todo para Ruth, por el acierto de pubicar en El faro, donde trabaja, una nota en la que habla de Jorge Galán como uno de los poetas jóvenes más fuertes de El Salvador, justo el mismo día en que se supo que éste había ganado el premio Adonais.


Rebeca Torres y René Figueroa tratando de "inaugurar" la recién nombrada Avenida Salvador Salazar Arrué con sus primeros atropellados. Detrás de ellos esá la clínica San Francisco de Asís.


Yo comiéndome mi ración de pastel. (Necesito hacer dieta.)


Samia Giannini. Acaba de terminar una novela muy buena y estuvo a cargo de la parte árabe de la comida. Por suerte ella y su espos Joseph y su hija Jennifer llegaron cuando todos estaban bastante llenos, y alcancé varios rollitos de hojas de parra con carne y arroz. El postre árabe no alcancé a probarlo. Atrás a la izquierda, Judith Barrientos.


La ex morenaza Ana (la hormigarca) y el Churro (el ex oligarca). Atrás, René Figueroa.


Toda la bola en acción, con la comida ya a la mitad: Ana (de espaldas), René, Tere Andrade, Roberto Laínez, Nancy Gutiérrez, yo sirviéndome un delicioso chicharrón en salsa verde con garbanzos, Brenda Guadrón y Lauri García Dueñas.


Tere Andrade (con la pierna derecha rota), Roberto Laínez y Nancy Gutiérrez.

Rebeca Torres, Carlos Guardado (ambos se ganaron este año el II Certamen Nacional de Video), Sandra Aguilar y Ricardo Hernández.



Una foto sólo de mujeres (De las presentes, faltó Samia): de izquierda a derecha y de arriba para abajo, Jennifer Gabriel, Judith Barrientos, Irma (olvido su apellido; es la compañera de Heriberto Montano), Nancy Gutiérrez, Teresa Andrade, Sandra Aguilar, Rebeca Torres, Roxana Méndez, Krisma Mancía, Johanna Marroquín, dos compañeras del taller de danza (¡agh!, ¡no tengo sus nombres a mano, mísero de mí), Brenda Guadrón, Ana Escoto y Lauri García Dueñas.


¡La prueba gráfica de que en La Casa del Escritor se hacen negocios turbios! ¡Johanna Marroquín le está vendiendo un ejemplar de Cualquier forma de morir a Ricardo Hernández! (Vendió tres en total, y no me avisó, porque los que tenía allí no estaban para la venta. Pero 18 dólares son 18 dólares. También vendió uno del Viaje al imperio de las ventanas cerradas, que tampoco era para la venta, sino el que estaba para consulta. Vamos a llevar más, me parece.)


Nelson Ochoa, Rebeca Torres y Salvador Canjura, desde luego conversando de cine.


Ricardo Hernández, Osvaldo Hernández y Manuel Barrera.


Osmín Magaña, el monstruo inclemente del taller de video (o sea el producor).


Irma y Heriberto Montano. Ya comenzó a tomar el tratamiento contra la esclerosis lateral amiotrófica (o mal de Lou Gehrig) y se notan progresos. Y anda muy bien de ánimo; eso no tiene precio.


Y, con toda su timidez, Jorge Galán, la estrella literaria de la semana y gran orgulllo para La Casa (y ojalá que para el resto del país), después de que ganara el premio Adonais de poesía. A la izquierda, Roxana Méndez; a la derecha, Herbert Galeano.

11 comentarios:

Herberth Cea dijo...

como cambian las cosas,ni se que esta pasando ahi la gente me dice que todo esta igual pero no, nadie me dijo de los temblores ni de las letras de la casa, mejor me quedo aca un rato persiguiendo venados y matando osos.

Nancy dijo...

Buenas fotos, un abrazo y el deseo de que en el 2007 se sigan cosechando los frutos del trabajo realizado.

Carlos Abrego dijo...

Como prometido brindé por ustedes. Y ahora me contás de la gran comilona.
Me alegra ver mejor a Heriberto. También me alegra ver como se divierten.
Un saludo por tu medio a Roberto Laínez y a R. Hernández.

Aniuxa dijo...

Esto es publicidad engañosa... porque luego la gente va a pensar que no tenemos que bailar la macarena y que sólo tenemos que comer jijiji...

¡Cómo comimos!

Les debo el flan de queso pa' la próxima!

Rebeca Torres Olivares dijo...

Para los lectores estos personajes de las fotos son productos de su imaginación. Ud. No ha visto nada.

Jajajaja

Feliz Navidad

Downs cambiando al Mundo dijo...

Se ve que se la pasaron alegre!!! En su honor, y casi en sintonía, Denise y yo nos juntamos en Sophos, ella a fumar y yo a tomar café. Bueno, ni modo, el otro año espero que podamos juntarnos allá con ustedes. Un abrazo fuerte.

nelsons dijo...

que me alegra ese encuentro de navidad en la casa del escritor. Adelante Rafael, sigue el camino con la frente en alto!!

Tu trabajo merece siempre mis respetos por el bien de este pais y de todos los hombres de las letras muchas veces abandonados, perseguidos y bueno . . .

Feliz navidad!! y que el 2007 sea mas productivo y brillante como el 2006.

Astrolabio dijo...

Habrá francachela y habrá comilona, dice un poema infantil; es lo que hubo en la Casa del Escritor. Qué magnífica camaradería. Salieron muy bien mis queridos Aniuxenkova y Salvador, y me parecieron deliciosos los chicharrones y el pastel. Cordial saludo.

Ricardo dijo...

Hey, acabo de leer el libro. Esa novela es completamente otra cosa!!! Eso sí, te desbordaste en humor negro. Me llegó. Estuvo denso.
Con lo de la fiesta: sí que nos atoramos con comida.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Herberth: No caces demasiados osos; son mis animales tutelares, más que los batracios. (Me caen bien los batracios también.)

Nancy: Pos sigámosle siguiéndole.

Carlos: Gracias. Mensaje recibido y delivereado.

Rebeca: Tomarle fotos a alucinaciones, y que salgan, ya requiere una cantidad urgente de pastillas, o al menos de literatura y videos.

Vanessa: Siempre están por aquí, así que lo del café y los cigarros fue extra.

Nelsons: Gracias por tus deseos y ánimos. Eso sí: lo de alzar demasiado la frente no es muy sano; aquí las piedras vuela bien, bien bajo, como de la estatura de quienes las tiran. (Habrá que comprar rodilleras.) Y feliz Navidad y año nuevo también.

Astrolabio: ¡Esos chicharrones...! Anoche todavía acabé con un tamal de mole que había sobrevivido injustificadamente.

Ricardo: Gracias por leerlo, aunque lo tengas prohibido, güey. (Seis dólares son seis dólares...) ¡Qué tragada...!

Bonampak dijo...

Vaya felicidad a ustedes y en "Memorian" del finado que el lugar de su habitacicion sea motivo de alegria(que capaciadad hasta muerto podemos serles util a alguien),y sepanlo ustedes que mis mejores augurios en su actividad.