8 de noviembre de 2007

Auténticamente... uh... ¿ecuatorianos?

En mis viajes por el lado... digamos izquierdoso, porque "ser de izquierda" debería ser otra cosa... de la blogosfera, me encontré con el spot de la XXIII Convención Nacional del FMLN, o sea la que tendrá lugar el domingo próximo. Desde luego que vi el video, y me encontré con que la música que suena al principio la toqué alguna vez, por allá de 1978 o 1979, con unos locos que visitaban los fines de semana --como yo-- la mítica Peña Tecuicanime de la calle de Tonalá, en la Ciudad de México, ubicada junto al local del Partido Comunista Mexicano. La peña en efecto era del PC --yo no, porque andaba de radicalote, pero la música es la música--, y llegaba gente de todas las nacionalidades tanto a tocar como a oír. Lo interesante venía a la medianoche, después de las funciones de rigor, cuando se armaban las cantadas espontáneas y las fusiones de gente que tocaba diferentes tipos de ritmos, instrumentos, con ideas diferentes de los arreglos, del "canto nuevo" o de la música en general.
En fin, que reconocí la música y me dio gusto: es un auténico sanjuanito ecuatoriano, y los locos a los que me refiero eran ecuatorianos recién llegados del Ecuador. (Posí.) Me enseñaron los acompañamientos en la guitarra, y tocaban muy bien el rondador y unas flautas tubulares de carrizo, de la que después conseguí una. ¡Era un alucine! Tenía unas texturas que no me daba la de metal. Creo que alguna vez hasta nos subimos al escenario a tocar juntos, y nos la pasamos muy bien.
Además de la oportunidad de recordar, me viene una pregunta: ¿de qué país será la música que escojan para la próxima convención del FMLN? Conozco unas cosas de Singapur que vendrían tanto al caso como el sanjuanito para una convención... uh... nacional de un partido de... uh... izquierda, o sea de... uh... renovación y... uh... con gente que sabe hacer música.
Les dejo el video, y de paso hago un poco más de propaganda para el Frente, para que no digan. Y si dicen, pos no serán los primeros. (Ni los últimos, espero.)

8 comentarios:

Raul dijo...

Hijole, pues que ganas de participar en todo eso... Ojala me invitaran... Saludos...

Anónimo dijo...

Pobre cerote. Sos caca de chucho.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Y ya no hablemos de la originalidad de la música: también el discurso es poco original.
Lástima que haya gente así que vaya a votar por Mauricio Funes, que es una persona racional, inteligente y con buenas intenciones. Y lástima que este tipo de gente sea a la que busca convocar la dirigencia del FMLN.
Y eso que estaba hablando nada más de música andina...
Descanso nuevamente mi maletín. (¿No bastaba con una vez?)

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Ah! Si quieren los del FMLN, les hago la música para el spot de la próxima convención. Y gratis. No para quedar bien con ellos, sino para que tengan algo nuevo y, al menos, hecho en el país. Ya dirá alguien alguna cosa del internacionalismo para justificar el rollo de la música ecuatoriana, pero me temo que no estoy muy dispuesto a creerlo.
Música andina = música revolucionaria.
Si no quieren, les paso la música de Singapur, país el cual buscaré en este momento en el mapa para no hacer ridículos.

Raul dijo...

El spot... Nuevo esta dificil...Pero el discurso no se puede pedir cambio, es el mismo de años atras, no?

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

El mismísimo, pero con diferentes personajes, y no todos ellos son lo que dicen que fueron. Allí está uno de los problemas.
Ayer escuché un par de veces el comentario de gente "de la calle": mala idea hacer la convención para conmemorar la ofensiva de 1989; ¿eso es lo que quieren para el país otra vez? Sí, el mismo discurso.
No comparto el comentario. Me parece que lo de la efemérides es una torpeza política, nada más, y que están enseñando sus cartas antes de tiempo. De aquí a las elecciones hay demasiada carrera, y van a llegar desgastadísimos. Una campaña neecsariamente desgasta, y mucho. Creo que era una de las jugadas de ARENA: hacer que el FMLN se acelerara. Y pos no hace falta echarles muchos cohetes para que lo hagan.

Aldebarán dijo...

Yo también he escuchado que eso de escoger el aniversario del inicio de la ofensiva de 1989 no da muy buena imagen. Por supuesto, no me lo han dicho personas de pensamiento conservador o de derecha.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Aquél Cuya Luz Nos Ilumina, Aunque Sea De Lejitos (Igual Date Una Vuelta Por Casa, ¿No?), Y Cuya Voz Es Fuente Clara Donde Bebe Nuestra Humilde Sed!: Mi padre estuvo en la campaña del Partido de Acción Renovadora (PAR) para las elecciones de 1967. Sabían que no iban a ganar: los fuertes eran el Partido de Conciliación Nacional y el PDC. Pero los candidatos (Fabio Castillo y Rafael Góchez, creo) en algún momento estuvieron seguros de que sí, y comenzaron a hacer cuentas en consecuencia. Me tocó ver cómo mi padre trataba de bajarles el humo --ellos hablaban, yo jugaba con mis carritos-- y decían que no, que había posibilidades, que todo era cosa de intensificar un poco más la campaña, porque los mítines eran de verdad emocionantes. Y de pronto mi padre entró en la lógica también, y en serio que en casa había un ambiente triunfal bastante fuerte. Hasta el más racional perdió la perspectiva.
Cuando ganó el PCN --con fraude, oficial, pero sólo por si las dudas; en 1972 sería otra la historia-- y el PAR quedó en tercer lugar, Fabio propuso denunciar el fraude, y estaba bien, pero le tiraba a reclamar al menos un segundo lugar, o algo. No se dio cuenta de que la votación que habían obtenido --entre el 13 y el 17 por ciento; me da pereza buscar-- era magnífica, y que el gobierno militar por eso canceló el PAR, porque a la siguiente sería peor.
Luego vino lo del PR (Partido Revolucionario), que debía sustituir al PAR, pero le negaron la inscripción, y sabían que se la negarían.
El problema del PR es que fue una iniciativa que manejaría directamente el Partido Comunista Salvadoreño (PCS). No se dijo de manera abierta, pero siempre había pistas e insinuaciones aquí y allá, lanzadas por el propio PCS para que se supiera. El PCS le jugaba a que eran ellos los que atraían la popularidad del PAR, y eso harían con el PR. Y no era así. Lo interesante del PAR fue que había gente de diferentes tendencias, y la mayor parte no era del PC; que había intelectuales generando pensamiento y proyectos, más allá de las ideologías (mi padre entonces era keynesiano, no marxista), y había logrado acoger a los líderes naturales de muchas comunidades, que en general habían estado con el PDC o con el propio PCN.
Me parece que el FMLN juega a que lo más popular que ha hecho, y que aún se recuerde, es la ofensiva de 1989, cuando es bien relativo. La gente --no de izquierda, no de derecha: gente nada más, o sea la mayoría de votantes-- con la que he hablado recuerda esos días con miedo. No fue sólo una ofensiva militar: fue una insurrección fallida. Como en la ofensiva de 1981, esperaban que el pueblo saliera a las calles y tomara las armas, aunque sabían que no ocurriría: la ofensiva tenía como objetivo forzar a negociaciones, y el FMLN no tenía poder ni estructuras para enfrentar frontalmente al ejército, que era lo que hubiera necesitado. Igual: en algún momento --y quizá después de la ofensiva-- pensaron que podían ganar, que hizo falta muy poco para insurreccionar al pueblo. Ahora, 18 años después, quizá crean que eso le da más fuerza al FMLN y a la candidatura de Funes, cuando el encanto de la candidatura de Funes es que no pertenece a la estructura efemelenista. Es algo que no han visto con todo y que es tan obvio, o que olvidaron muy pronto. La idea es que Funes atrajera votos precisamente por su imagen independiente; ese concepto incluye atraer a gente que rechaza al FMLN, pero que puede gustar de su candidato.
Si Funes gana, será a pesar de las estrategias y las cuentas del FMLN, y más por el rechazo a Arena. Y no me gusta pensar en Sánchez Cerén a su lado como posible sustituto; me recuerda demasiado a toda la conspiración contra Cayetano Carpio. Y eso que Leonel no era ni de cerca el sucesor de Marcial. Estaba muy lejos en la línea de sucesión, y allí lo tienes, 24 años después, tratando de emular a Schafick, como si a éste no le hubiera ido lo bastante mal en las elecciones anteriores.
¡Agh!
Ya estoy hablando de política. Mejor voy a ver qué preparo de almuerzo; desyunamos tarde, pero algo hay que comer en algún momento.