20 de julio de 2005

Manlio otra vez



Pues bien, Manlio Argueta acaba de ganarse una beca Guggenheim para trabajar durante un año en lo suyo, que es la novela. Tomando en cuenta que es uno de los novelistas más prolíficos y constantes del país -unas siete novelas desde 1974, sólo igualado en este municipio por Horacio Castellanos y un servidor-, y quizá el más conocido fuera de nuestra frontera, el asunto es de celebrarse. Hasta donde sé, sólo él y el músico German Cáceres han recibido la Guggenheim entre los artistas salvadoreños.
Y, desde luego, comenzarán las envidias, que Manlio sabrá evadir, ignorar o responder. En 1999, cuando The Modern Library declaró que su obra Un día en la vida era la segunda mejor novela latinoamericana después de Cien años de soledad, y la cuarta en español del siglo XX, basándose en sus ventas en Estados Unidos, sobraron quienes se le lanzaron a la yugular. A la cabeza estuvieron los hermanos Galeas. Marvin escribió una nota titulada La tomadura de pelo de la Modern Library, que entre otras cosas dice:
Definitivamente ni "Un día en la vida" ni la tecnicosa "Caperucita en la zona roja" tienen el nivel de riqueza narrativa que tiene por ejemplo "Un mundo para Julius", de Bryce Echenique. O a lo mejor la Modern Library utiliza con los escritores salvadoreños los mismos criterios que utiliza la Major League Soccer (MLS) para contratar a nuestros futbolistas: El mercado salvadoreño en los Estados Unidos. ¡Vaya usted a saber!
Marvin incluso llega a poner en duda la existencia o la importancia de The Modern Library (que tiene cerca de un siglo de ser una de las grandes; por allí tengo las obras completas de Jane Austen y los cuentos de Hemingway). Hay algo cierto: la Modern Library (subsidiaria de Random House) hizo la clasificación con base en ventas, no en criterios literarios (lo cual no desacredita a Manlio), y no conservó en su sitio en Internet la categoría de las mejores en español (o en francés o en el idioma que sea), como puede verse aquí, sino de las escritas en inglés. Vaya: no aparece ni García Márquez.
También es cierto que Un día en la vida está publicado por Random House, y uno podrá hacer las salvedades que quiera, pero ni Marvin ni salvadoreño alguno ha llegado hasta allá. Y está junto a Cien años de soledad.
Como la ignorancia es audaz, y como Random House nombró en especial a los publicados por sus editoriales, Marvin no se dio cuenta de que esa casa no ha publicado a Alejo Carpentier, Ernesto Sabato ni a Alfredo Bryce Echenique, a quienes menciona para desacreditar a Manlio. La respuesta de éste, en el propio EDH, puede hallarse aquí.
Hubo un par de notas no firmadas de Geovani Galeas en el desaparecido suplemento El búho, entre ellas una entrevista de lo más agresiva, en la que Manlio se zafa con elegancia. No encuentro referencia en Internet a esas notas, pero las tengo en papel. Y desde luego estuvieron los chismes de viva voz, desagradables, verdes e inevitables, de parte de escritores que mejor harían en escribir que decir tonterías que no los hará obtener lo que sólo se obtiene mediante el trabajo.
En fin, estoy contento de que Manlio tenga, por primera vez, el año en que cumple los 70, un bonito apoyo económico, que es a la vez un premio a su trabajo, para seguir haciendo lo que ha hecho toda su vida y de lo que nos ha dado ejemplo: escribir.