17 de julio de 2005

Un asunto de justicia.
Carta de Horacio

Escribí hace unas semanas un par de notas acerca de entrevistas que le hicieron a Horacio Castellanos en Francia y Chile. Las tales notas pueden encontrarse aquí y aquí en orden cronológico. Mi deporte favorito no es hablar a espaldas de la gente, ni quitarle oportunidad a nadie de que me diga lo que le parezca correcto, así que transcribo una carta que recibí de Horacio esta mañana. No hay comentarios de mi parte, al menos ninguno que valga la pena poner en público.

Rafael,
me enviaron lo que planteas en tu blog sobre mí. En realidad me ha dado un poco de tristeza. Entiendo que te repugne esa imagen de escritor supuestamente perseguido e ignorado que se refleja en las entrevistas a las que te referís, porque a mi también me repugna. Ese es el riesgo en este negocio: te piden una entrevista de 30 o más preguntas y el resultado final se centra en media docena de respuestas políticas que repiten la misma imagen de un escritor, y todo lo que respondo sobre la literatura queda hecho a un lado.

No leo francés, pero en ningún momento borré de un plumazo a los escritores del país en la entrevista de Liberation. Incluso vos, Jacinta y Claudia Hernández fueron referencias. Está fuera de mis manos si el periodista no utilizó eso (de hecho, sin que yo lo supiera, en esa misma entrega iba una reseña sobre un libro de poemas de Miguel traducido al francés). Toda esta explicación sobra, por supuesto. Si la hago para vos es porque te tengo aprecio y respeto tu obra.

Cuidate. Salú

h