27 de julio de 2005

Mi compu y yo

Ayer no fue el mejor día en la relación entre mi compu y yo. De algún modo me las arreglé para borrar un archivo oculto que guarda la información de la partición de los discos y no hubo modo de encenderla, reinstalar el sistema operativo o correr uno alterno en compacto. Para terminarla, se cayó el Win XP de mi portátil, y no quiso reinstalar desde el CD-ROM, nomás porque no. No leía el boot y háganle como quieran.
Al final arreglé las cosas como los machos: colgué los discos duros de la compu de Krisma y con toda la minucia posible corregí lo que había que corregir, algunas desde DOS. Y algo más pasó y a mi compu se le arruinó la fuente de poder, y hay que comprar otra... (Krisma me acaba de llamar de Metrosur. Está buscando una igual, porque si no, no cabe en el gabinete.)
Un problema serio fue la tarjeta de video Nvidia que tanto he presumido. Resulta que choca con el programa de instalación de XP, y Linux no sabe qué hacer con ella si se inicia desde CD y se pone bien tonto.
Tengo que grabar unos DVDs, así que me llevo el quemador y los discos duros a La Casa del Escritor. La compu de allí ha soportado de todo en los últimos dos años; si aguanta unas horas más, ya la hice.
Ah: y se ha estado yendo la luz, y se interrumpe todo lo que he hecho. Mejor grabo esto en el blog no vaya a ser que