1 de julio de 2005

El avión de Beto



Hace un rato me avisó Humberto Acevedo, viejo amigo salvadoreño que vive en México desde 1980, que está por salir el número 1 de su revista El Avión. Es una sola hoja, impresa por los dos lados, que tendrá precisamente la forma de un avión de papel. Lanzará 25,000 ejemplares y se repartirá de manera gratuita en varios países de Latinoamérica; 5,000 deberán regalarse en Centroamérica, mil de ellos en El Salvador. Lo que se ve allí arribita es el diseño de una de las caras de la revista, que debe imprimirse a más tardar en un par de semanas.
Como le pareció que venía al caso, me pidió que le diera uno de los textos aparecidos en los primeros días de este blog, Costumbres de vuelo, y cómo le voy a decir que no a mi amigo Beto, con todo lo que pasamos juntos durante tanto tiempo. Entre otras cosas, me dio casa cuando la necesité, y en cierta etapa la hice de niñera de su hija Catía cuando él tenía que salir de gira con su grupo de títeres. Yo escribía guiones de historieta, así que no tenía que estar en ningún lado en especial a ninguna hora, y tan buena era mi casa como la suya si tenía a mano mi Lettera 30. (Catía tiene ahora 28 años; es un año mayor que mi hijo Eduardo, con quien eran muy amigos. Había otra niña, Mayela, que a veces nos acompañaba.) Precisamente en su casa, cuidando a Catía, me agarró el terremoto del 19 septiembre de 1985. (¡Veinte años ya! ¡Válgame! ¡Y eso que parecía interminable el maldito terremoto!)
Ahora, junto con Romeo Galdámez (en la actualidad es coordinador de artes visuales de CONCULTURA), está echando a andar una editorial, Dosdedos. Ediciones de autor, que en unos días sacará a la luz su tercer libro, un poemario de Luis Tiscareño. El cuarto será una novela mía, Instrucciones para vivir sin piel, ya publicado en Francia, como se ha repetido por aquí casi hasta el hartazgo. Me dijo que por allí por octubre ya deberá estar listo, y me dará gusto leerlo en español, porque el francés no se me da.
Hoy, por cierto, salió una revista distribuida por e-mail, El ojo de Adrián, de la incansable y excelente artista plástica Mayra Barraza. Le estoy proponiendo que la ponga en forma de blog. Ojalá acepte, y ya pondré el link por aquí.
El asunto es que Beto quedó de enviarme, con el auxilio de la embajada salvadoreña en México, los mil ejemplares de El avión que corresponden al país para repartirlos en librerías y antros diversos, y tendremos una buena reserva en La Casa del Escritor. Ya les avisaré.

2 comentarios:

Aldebarán dijo...

Pasaré por un ejemplar cuando llegue el momento.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Con todo gusto te aviso.
Saludos.