4 de enero de 2007

De cumpleaños y para la historia


Una foto histórica y fuera de serie, al menos dentro de los parámetros de la izquierda salvadoreña de ahora y de antes, aunque espero que no de siempre.
Salvador Cayetano Carpio, el comandante Marcial, deposita una ofrenda floral en la tumba de Josip Broz, "Tito", en Belgrado, la capìtal de la que alguna vez fuera Yugoslavia, en marzo de 1982. Como se sabe, Yugoslavia era la oveja negra del mundo socialista: en lugar de una economía centralizada, propugnaba la autogestión y la existencia de empresas pequeñas y medianas y ciertos estilos mixtos. Lo contrario de stalinista no era trotskista, sino... uh... proyugoslavo, o como le dijeran. Marcial siempre tuvo fama de stalinista comeniños (y de cosas peores), y hasta la fecha.
No sé quién está en la foto después de Marcial, pero el que sigue es mi padre, y luego Salvador Samayoa. (Tampoco sé los nombres de los guardias.) Hay otra foto, que no tengo, en la que los acompañan los miembros de la presidencia colectiva yugoslava, que en ésta deben estar fuera de foco.
En la parte trasera de la foto hay una dedicatoria de Marcial a mi padre, fechada el 22 de marzo... en Moscú. O sea que de Yugoslavia se fueron para la URSS (¡habrase visto!), y no sólo eso, sino que allí mismo la imprimieron y Marcial le puso unas palabras... (Mi padre me contó que en esa y otra visita a Moscú les fue basante mal, pero al menos conocieron el Kremlin y vieron la momia de Lenin.)
Mi padre, en sus últimos años, tenía dos estudios: uno en el que escribía en la computadora y otro donde escribía a mano. Este último lo usaba poco; más bien era su cuarto de los recuerdos. Además de la biblioteca tenía, en paredes y estantes, sus objetos y fotos más queridos, toneladas de ellos. Entre tanta cosa estaba esta foto. La dedicatoria casi no se lee en el original, debido a la persistente humedad costarricense; nada que el Photoshop no pueda más o menos solucionar. Viene la dedicatoria:



Para los que no sepan de egiptología, aquí va la traducción:

Al gran camarada
Rafael Menjívar:
Al dedicar su vida a la revolución, se ha fundido con la heroica lucha de este gran pueblo, que está llenando de legítima admiración al mundo.-
Hermanados en el mar de ese gigantesco esfuerzo popular, usted y yo vamos marchando juntos hacia el grandioso futuro de Socialismo que nuestro pueblo conquista a costa de su sangre - Revolución o Muerte! El Pueblo Armado Vencerá!

Marcial
Moscú - 22-III-82

Por favor no me hagan preguntas de las que no sé las respuestas. Sé que esta foto era muy querida para mi padre, y la reproduzco aprovechando que ayer fue su cumpleaños, a modo de fiesta con los amigos.

6 comentarios:

Carlos Abrego dijo...

Rafa, sí, se trata de una foto histórica, de las que desgraciadamente no hay muchas. Pues ahí está Lito tal y cual lo conocí en Paris. Me ha emocionado mucho.

Aniuxa dijo...

Qué lindo post! Feliz cumpleaños a tu papá... y qué cosas, economista, capricorniano... uh! Hay que intentar seguirle los pasos :D

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Carlos: Era chido mi padre. Para mí es un orgullo ser su hijo, la verdad.

Ana: Pos se los seguirás tú, porque para mí ya es tarde para ser economista, no digamos capricorniano.
En algún momento me agarró la onda de estudiar algo de ciencias sociales, pero no traía para eso; no iba a dejar la música por la sociología. Por la literatura sí, y ha valido la pena.
Mi hermano sí estudió sociología, hizo una maestría en ciencias políticas y un doctorado en historia. La última vez que supe de él andaba en el rollo de un posdoctorado; no sabía que existieran esas cosas. Bien por él, pero para mi gusto dejó una magnífica carrera de escultir. A los 19 años hacía maravillas.

Anónimo dijo...

Derecho a discrepar.
Resumen de la otra historia
(que no es oficial en ningún medio de izquierdas)
A Schafik Hándal y sus compinches. A los que compartieron con él sus desventuras, y sus traiciones en nombre de la paz...

No todos aquellos que se llenan la boca con palabras dialécticamente bonitas son lo que dicen haber sido en el pasado, revolucionarios. Y no es que me arrogue la pedantería de otorgar o no ese alto reconocimiento a las personas que dijeron en su día ser lo que no eran, revolucionario. No soy quién para darlo. En los hechos se evidencia, muchas veces, la praxis, son las razones empíricas las que muestran la verdadera cara del revolucionario. Desde ese punto de vista sí que puedo decir que hay muestras de que quien se dijo, en su momento, que era revolucionario, y no lo era.

“Un partido que supo ponerse a la altura de la historia” Así dice el título de la entrevista que Marta Harnecker tiene publicada en: http://www.rebelion.org/docs/26249.pdf.
Schafick Hándal Secretario general del Partido comunista salvadoreño, (PCS), que falleció a principio del 2006. fue como es bien sabido en las esferas de la izquierda latinoamericana de estos últimos años. lo cierto es que el título podría dar para muchas tertulias y sobre todo a especulaciones; algunas serían insidiosas, otras, la mayoría, no estarían a la altura, pero hay otras mas pequeñas, no por que lo sean, si no mas bien porque de lo que se sabe de ellas es, nada. Hay otras historias de la todos nosotros consideramos verdad; tampoco se estaría diciendo toda la historia. Y las menos, esas si, que estarían haciendo honor a la verdad. Y esa minoría son los que vivieron en la montaña y la ciudad, y a pleno sol, creyendo, en lo que realmente eran, los que sí, lucharon y luchan por los pueblos oprimidos, en este caso lucharon por el pueblo oprimido de El Salvador.

Sin embargo, que ¿Schafik lideró un partido que supo ponerse a la altura de la historia? Eso ya es otra cosa. Y diríamos que lo que realmente hizo el PCS es, ser oportunista de la historia. Sabemos que Marta Harnecker, conoce la historia de este pequeño país. Ya que ella hizo infinidad de entrevistas a compañeros que participaron en la lucha que se libró. Y no creemos que ella viva de hacer entrevistas y de dar su opinión de cuantas luchas revolucionarias ha habido en América latina. No sabemos, pero, a la vista esta, y después de ver la entrevista como personas que militamos en el frente y que por cuestiones ideológicas decidimos apartarnos del camino emprendido por el FMLN a principios de los años ochenta, con el que se dio por llamar “diálogo y negociación”. Ahora hemos, pues, dar nuestro punto de vista respecto a aquellos que se dicen o les dicen revolucionarios. Bien es sabido en el salvador, que el partido comunista salvadoreño en ningún momento de la historia optó por la lucha revolucionaria. Es mas, se implico en ella, por el empuje que le estaban dando las otras organizaciones y en especial, las FPL, y temía quedarse fuera de ese proceso, él mismo lo va a decir en la entrevista. Volveremos mas adelante sobre el tema.

Déjennos compartir de entrada lo que dice el entrevistado respecto a sus amigos de lado derecho “es curioso y sintomático que los partidos comunistas hayamos mostrado en los últimos decenios una gran capacidad para entendernos con los vecinos del lado derecho, mientras, en cambio, no logramos en la mayoría de los casos establecer relaciones, alianzas estables y progresivas con nuestros vecinos del lado izquierdo(...) los comunistas latinoamericanos no tuvimos, durante mucho tiempo, una línea consistente y sistemática para unir todas las fuerzas de la izquierda armada.(...) quiero aclarar que no hay nada despectivo ni menospreciativo en la denominación del lado derecho”. Y ahí están hoy con-viviendo con ese lado. Y ese lado les insulta, les falta el respeto pero porque ellos, en este momento, no saben como liderar un partido que si dice de izquierdas se aleje cada vez mas de las masas populares.

La entrevista sí tienen el punto de vista del partido comunista salvadoreño pero que no es el punto de vista de un movimiento revolucionario, y él mismo llega a reconocer que eran – y son – reformistas. Mientras que al Movimiento Revolucionario, el PCS, intento, por todos los medios, boicotear su trabajo, su proceso y su destino. En la entrevista pues, esta el punto de vista de un reformista convencido. De un personaje que apostó no por la lucha revolucionaria si no mas bien por las reformas eso fue lo que Schafick quiso hacer con el PCS y es lo mismo que esta haciendo hoy con el FMLN.

Entiéndase, entonces que éste FMLN no es un movimiento revolucionarios, no, en este momento es, lo dicen y reconocen abiertamente un partido político más, de los tantos que hay en el salvador, y como tal intenta por medio de las elecciones. Lo que en la entrevista reconoce su ex dirigente. Los acuerdos de Paz sirvieron para que el FMLN invirtiera su tiempo y política en hacer reformas en el país y no cambios estructurales que fueron los objetivos con los que las organizaciones revolucionarias intentaron a principios de la década del 80. Schafik y su partido, Apostaron mas por el parlamentarismo burgués, y a ello entrego – entregaron - su vida. A nuestro entender, él no es quién para dar la patente de revolucionario, fue el último que se apuntó a la lucha de un pueblo que quiso buscar otras vías, las más eficaces, luchar contra un sistema injusto que sigue siendo el culpable y el responsable de millones de muertes en el mundo.






La historia a la que nos vamos a referir es la historia del movimiento popular y revolucionario de El Salvador. ¿Por que razón? la respuesta es sencilla, hay que buscarla en la misma historia – reciente - del país al que pertenece el partido que Schafik Hándal lideró. Y para ello, proponemos un pequeño repaso - resumen - a esa reciente historia.

Primero: no es necesario remontarnos a los años treinta del siglo pasado pero si haremos una pequeña mención. Téngase en cuenta que para esos años el único partido de izquierda y revolucionario que existía era el PCS, y después de los cruentos acontecimientos de 1932 donde el ejército asesinó a más de 30 mil indígenas. Después de ese fracaso de insurrección armada el PCS, siguió siendo la única referencia para cualquier obrero, campesino o simpatizante de izquierda que tenía como referente para la organización de clase. Y es hasta la década de los sesenta en que se da una escisión en el partido comunista salvadoreño cuando se va a proponer al pueblo otra manera de organización revolucionaria. Su secretario general de entonces, Salvador Cayetano Carpio. Renuncia a la secretaría general del partido comunista, por considerar que con el PCS, la lucha revolucionaria no tendría los resultados que esperaban – y siguen esperando - la inmensa mayoría de los pobres de ese país. Mas bien, argumentaba, que el PCS podría y estaba siendo un obstáculo para demostrar en la teoría y práctica que un pueblo que toma conciencia puede y debe ser su propio sujeto para los cambios revolucionarios que necesitaban en aquellos momentos, para ello y como primer trabajo político era darle una identidad de clase, y en segundo lugar, creer en sus fuerzas sociales para generar los cambios que necesitaban y esto era fundamental para derrocar, con todos los medios posibles, dictaduras militares impuestas desde los años 30 no solo en el País, si no en todo el continente latinoamericano.

Si ya en esos años el partido comunista que lideró Schafik, la vía electoral era la solución, y esa seguirá siendo hasta casi el final de la década de los setenta, todavía hoy la vía posible para hacer reformas en el país. Y en ese juego dizque democrático está el FMLN. A los tres años de su renuncia y con la creación, después, de las FPL, organización de nuevo tipo es el inicio de la lucha revolucionaria. Con dicha organización tendrá que demostrar en la teoría y práctica que el pueblo salvadoreño debe y debería de poner con todos los medios posibles su proceso de liberación. Es con esta organización la que demostrará que - el ala derecha y reformista - del Partido Comunista Salvadoreño es el obstáculo real para la lucha revolucionaria. Habían transcurrido diez años desde que Salvador Cayetano Carpio renunciara a la secretaria de PCS y el movimiento revolucionario salvadoreño estaba dando ya su frutos.

Y fue esta organización, las FPL, la que durante diez años pudo demostrar en la teoría y en la práctica que un importante y amplio, grupo social, conciente de su clase a la que pertenece, y sabedores de su fuerza imparable para luchar en todos los frentes, pudo demostrarles que quienes estaban errando en su análisis, eran, precisamente, los del partido comunista y su nueva dirección, ya que son estos los que en el 68 “en un documento aprobado por el comité central en marzo de ese año 1968, prácticamente descartaba que se pudiera desarrollar la guerra de guerrillas”. Y los del PCS, van a ser los últimos en incorporarse al carro de las lucha revolucionaria. Para entonces era las FPL, la que estaba demostrando que la lucha por la libertad y la revolución, era posible.

El ejército y su gobierno títere, mientras asesinaban a cientos de campesinos de entonces, apostaba por la represión y la elecciones. El PCS seguía apostando por la vía electoral, estaban siendo miopes de la historia, esos dirigentes no querían ver realmente que la gente del pueblo y sus organizaciones revolucionarias decidían - y podían decidir - el cambio de la historia. Mientras eso sucedía, insistimos, el partido comunista continuaba con las alharacas de las elecciones, bien vale recordar la consigna que todo un pueblo a una misma voz entonaban, ¡¡¡electoreros al basurero!!!. Y en esas andaba el PCS cuando un 28 de febrero después de un fraude electoral el ejército reprime y mata a mas de veinte personas. Y a partir de ahí, dice el PCS, que la única vía, era, la lucha armada. Y ahora preguntamos ¿qué pasaba cuando eran asesinados los estudiantes de la universidad el 30 de julio de 1975 y los cientos de asesinatos que cometían el ejército y los recién creados escuadrones de la muerte?. ¡Ah!, claro es que esos muertos, eran, en su mayoría, de las FPL. no del partido comunista. Son ellos, los del PCS los que se apuntan, los últimos a todo. Así lo demostraron con aquella frase ya tan famosa “llegamos tarde pero a tiempo” a finales de los setenta. Ya estaba en embrión la coordinadora revolucionaria de masas, que curiosamente la impulsaba, el BPR liderada por las FPL. Esperamos que ya le vayan atinando a la otra historia, de la que nadie, ni mucho menos, esos intelectualitos que parece están al lado derecho de la llamada izquierda salvadoreña.
Sigamos..., se crea pues, el FMLN y también los del PCS son los últimos en llegar. La dirección queda a la responsabilidad de las FPL, Salvador Cayetano Carpio es su primer responsable. Segunda otra de las FPL Ana María. Discrepancias internas tanto en lo ideológico y político llevan, minuciosamente, a preparar los actuales dirigentes del FMLN, entre ellos, Schafik lo que se va a conocer como los sucesos de abril, del año 1983. cuando son asesinados los dos máximos dirigentes del FMLN, y al cabo unos meses, el giro político revolucionario da sus frutos. Huelga decir que la nueva dirigencia, no quiso hacer una verdadera investigación de los hechos. Y quienes mas adelante reconocerán públicamente - en entrevista que la misma Marta Harnecker publica en el libro con la mirada en alto, y en cuyas páginas leemos a uno de ellos - decir que en 1983, el FMLN necesitaba un recambio, y que a Marcial y a quienes compartían la tesis de la lucha revolucionaria y prolongada, a estos, se les había dado una oportunidad, a él y a otros tantos, pasada la oportunidad, se les aparta de la dirección. Y el recambio llegó cabalmente el día 6 de abril en el suicidio-asesinato del comandante Marcial en Nicaragua. Asesinando a alguien que se puede considerar como revolucionario. Con sus enseñanzas, sus tesis, sus intervenciones había demostrado, al margen del PCS, un pueblo que es consciente de su clase y de sus fuerzas sociales, era y fue capaz de mantener a raya, por mas de diez años, al gobierno títere de el salvador, a los militares y a los yanquis.
Llama la atención pues, que a raíz de esas muertes, es cuando se fortalecen las tesis y consignas los reformistas, ala derecha – entre ellos Schafik - del PCS, y son ellos los que empiezan, incluso antes de las ofensivas lanzadas por el FMLN el 10 de Enero de 1981, a pregonar con boca pequeña primero, la negociación es la solución. Y con la boca grande después cuando su línea política al interior, se ve fortalecida, y todo gracias a la desaparición física del compañero Comandante Marcial y la de muchos mas. Los recambios llegaron, como dijeron ellos, a comienzos de 1983, y de que manera. La situación continuará hasta la firma de los acuerdos de paz y el final de la lucha armada.
Que la guerra se había ganado y se podía ganar, de eso no hay duda, es mas, en la ofensiva en Noviembre de 1989, se había ganado, y el gobierno títere de Cristiani ya había dado por perdida, sólo así se entiende, pues, los asesinatos de los jesuitas en la UCA su cocinera y su hija. ¿Pero que les hizo temer a los dirigentes del FMLN de entonces la toma del poder por la vía armada?. Es tema para otro debate. Sin embargo la repuesta la tienen ellos mismos. Y los acuerdos de paz, llegaron, se acercaba con ello, la ilusión del ala derecha y reformista del PCS, un Gobierno de Amplia Participación su proyecto político de siempre se vería según ellos fortalecido, pero ¿con quién y quiénes?. Eso durante el conflicto armado nunca se dijo a la base; a los combatientes del FMLN no se les dijo de que ese gobierno compartido era una rendición en toda regla.
Con los acuerdos de paz sólo se fortaleció, pues, el estado burgués salvadoreño y se legitimó con ello, las elecciones burguesas, que hacia donde los querían llevar los yanquis al FMLN, porque sabían que por la derrota militar no sucedería. Y como reconoce Schafik en una entrevista publicada el 10 de Octubre de 2005, por la revista EL Faro cuando se le pregunta ¿Quién salió más favorecido de los Acuerdos? Eso hay que verlo en el tiempo. Pero hasta este momento han salido más favorecidos los que tenían el poder. Eso lo dijo el revolucionario por excelencia para la señora marta Harnecker. Los reformistas y el ala derecha del PCS y a la que representaba Hándal.
Con el fallecimiento del que fue secretario del FMLN, se fue un líder, en eso todos estamos de acuerdo, pero disentimos en que para nosotros se fue un oportunista de la izquierda salvadoreña, y no un revolucionario en el sentido amplio y estricto de la palabra, no podemos caer en las comparaciones faciloides que se leen en revistas tan serias como rebelión. Con él nos deja un revolucionario como el che. No, simplemente uno mas de los miles de miembros de partidos comunistas latinoamericanos, que en vez de llevar a buen puerto la luchas revolucionarias han sido un obstáculo para millones de personas en el continente, y que no se rasguen las vestiduras los de siempre, porque no se puede a estas alturas tapar el sol con un deo. Esos intelectuales de pacotillas que no hacen mas que ensalzar a otros por no hacer nada. De eso ya nos hemos hartado. Lo que necesitamos, guste o no, es de personas que estén dispuestos, todavía hoy, a luchar por verdaderos cambios revolucionarios, pero los de verdad. No necesitamos que nos obstaculicen el camino ni que nos pongan las manos en el pecho y así nos detenga, necesitamos personas, que realmente estén dispuestos a seguir por el único camino, el de la lucha revolucionaria, hoy mas que nunca, eso es lo que necesitamos. Y no son ellos los que tienen que decir quién es y quién no revolucionario, tampoco nosotros. Solamente la sencillez y la humildad, la practica y la perseverancia es la que nos va a poner a cada uno en su sitio.
Con la muerte de Schafik Hándal se termina un ciclo y empieza otro, y este que empieza, tendrá que ser el definitivo, pero con el ala de derecha y reformista del FMLN. Será con otros dirigentes y revolucionarios, y no precisamente en el FMLN, tienen que ser de fuera y otros. Schafick fue y seguirá siendo uno mas pero no el imprescindible, para imprescindible, el pueblo, por el que merece la pena luchar. Y como bien dijo, Salvador Cayetano Carpio “la lucha de clases interna es el motor de todo proceso revolucionario”. Schafik nos dejó para que otros, tomen las riendas de la historia de el salvador, pero esta vez los verdaderos revolucionarios. con la actual dirigencia la del FMLN, la izquierda salvadoreña no conseguirá los cambios estructurales que se necesitan en el país. Si este FMLN ganará las elecciones, llevarán a cabo lo que les dicte el Banco mundial y el fondo monetario internacional, ellos solo buscan hacer reformas. Para terminar citar las palabras del comandante Marcial ”nosotros no le hemos probado a nuestro pueblo que somos revolucionarios, no tenemos derecho a decirnos que somos revolucionarios”... sepamos digerir las críticas. Que de oportunistas, pusilánimes y sucedáneos de la revolución esta lleno el patio

Anónimo dijo...

La otra persona en la foto ,a parte de tu padre,con quien tuve el placer de viajar un par de veces,se encuentra Miguel Bonilla ;quien cayera meses despues en Chalatenango.Tu padre fue un gran amante del pueblo.

Tito

Luis dijo...

Tito, casualmente visité este blog y vi la foto, Miguel Bonilla (el que mencionas de la foto) fue mi tío y a partir de su muerte en Chalatenango es muy poco lo que pudimos saber de los últimos años de su vida. Te agradecería mucho que nos contactaramos para conocer más de la vida de mi tío. Muchas gracias,

Luis Bonilla
luisbonilla1@hotmail.com