16 de mayo de 2006

Las revistas, El ojo y los blogs

El ojo de Adrián, la revista virtual que apareció hace un año como alternativa a lo existente (o casi inexistente) en el país, anunció su último número. Me tocó colaborar con su lanzamiento, entre otras cosas poniendo dos números en Blogspot, el primero con mediana fortuna (ni idea de cómo se hacía una revista en forma de blog), el segundo con un poco más de suerte y al tercero Mayra Barraza lo agarró de mejor manera y yo me retiré.
Mi problema fue que desde los editoriales "El Editor" empezó a lanzar ataques que me parecieron de mal gusto contra quien se pusiera enfrente, y está bien, pero en ningún lado constaban los nombres del responsable o responsables de la publicación, y parecía que los colaboradores estábamos de acuerdo con los ataques. No sé los demás; yo no. Cuando dije que me retiraba y que muchas gracias, recibí ataques de "El Editor" y un cierto hostigamiento por correo privado.
Lo que me desconcertó en especial fueron las burlas al poeta David Escobar Galindo (hubo a más personas, como se puede ver aquí), en especial porque la otra mitad de "El Editor", el también poeta René Rodas, trabaja hasta la fecha en la Universidad José Matías Delgado, cuyo rector es Escobar Galindo. Pegándole al jefe, pero escondiéndose para que no se entere, no sea que tome represalias. (No las ha tomado.) El anonimato, entonces, no era un modo de protegerse de posibles ataques del "sistema", sino un acto de poca... uh... civilidad. (Iba a poner "de poca madre", pero me pareció muy brusco.) Aquí, al final de la página, vienen las justificaciones para no dar los nombres de "El Editor" y cosas bien feas para decirle a los colaboradores: que "ustedes lo que pasa es que son bien tontos y no entienden lo que de veras tratábamos de decir, que no es lo que les estamos diciendo que es, pero son tan tontos que no se van a dar cuenta".
Como sea, El ojo de Adrián apareció como alternativa a la revista Cultura, que por esos días se publicaría de nuevo tras varios años de marasmo, y hasta se habló de una posible desaparición. Unos días antes, Rodas y Carlos Cañas Dinarte, junto con Mayra Barraza, habían pedido que se "entregara" la revista al sector cultural, del que de algún modo se declaraban representantes. (Véase aquí.) Tuve una polémica en un foro con Cañas, en la que básicamente le decía que él no me representaba a mí (no sé a los demás), y que no tenía mi aval (no sé de los demás) para usarme para algo de lo que yo no tenía idea, o sea pedir la revista Cultura para un cierto sector cultural. Hasta donde sabía, en esa reunión (a la que no fui por asuntos de trabajo) iban a pedir que no desapareciera Cultura, no que había que dársela a Carlos o a Rodas. Lo que pasó fue bonito: Mayra me expulsó del foro "Arte con voz", donde se daba la polémica. Con El ojo quedó claro en lo que hubiera parado una revista de mucha tradición y peso, que ahora empieza a gozar de cabal salud.
Como sea o haya sido, no creo que Cultura (con todo y que está haciendo lo suyo) alcance para satisfacer las necesidades de revistas que algunos pudieran tener en El Salvador y para mantener comunicada a la gente del sector artístico salvadoreño, o simplemente para que los lectores lean. Las que hay son irregulares, y con frecuencia malas, no se sabe dónde encontrarlas, o son excluyentes o traen muy poco, o no llegan a ningún lado. Los periódicos no están llenando el vacío, y no sé si sea el caso.
El panorama parecerá desolador, y no lo es. En mi caso, me he armado mi propia revista cultural, y me la paso bien. Esa revista son varios blogs que visito con cierta constancia. Hay de todo, desde apuntes sueltos hasta crucigramas, pasando por críticas de películas, notas de viaje, poesía... La mayoría están escritos por salvadoreños. Hasta visito algunos que sé que no me van a gustar, como no todo lo de una revista debe gustarle a uno, y que contradicen las cosas en las que creo más profundamente; obligan a pensar y a cuestionarse lo que se da por hecho. (Igual soy necio y no cambio de opinión ni de ideas, pero tengo que pensar por qué.)
Por lo demás, le doy una ojeada a la mexicana Letras libres y otras que consigo impresas de vez en cuando, como la española Archipiélago, que es una verdadera joya. (La conocí cuando me pidieron una traducción que hice de una polémica entre Chesterton y Shaw realizada en 1928.) También Cultura, y hasta a El ojo de Adrián le daba una ojeada no muy minuciosa; era un tanto tediosa, quizá porque "El Editor" no era un editor, el problema por el que Cultura casi desapareció; hay que saber de edición para armar una revista que junte temas y gente, o se desarma entre las manos. (Eso no excluye lo que estoy diciendo de los blogs; nada más habla de lo que hace falta para hacer una "revista-revista".)
Los blogs son un modo interesante, y sin duda alternativo y gratuito, de crear una revista "a la medida", ya sea desde la lectura o desde la escritura. Sería bueno que la gente salvadoreña, como era la intención de El ojo, pudiera juntarse y armar buenas revistas virtuales en las que hubiera un movimiento, una discusión y un cuestionamiento constante. Pero pues no. Así que la anarquía sigue siendo la solución, y está más de acuerdo con el sentido original de internet.

-----
Otrosí: Ya escrito y publicado lo anterior, empecé mi tour por algunos blogs y reencontré dos textos de Denise Phé Funchal, una narradora excelente, que deberían encontrarse en alguna revista, pero no se encuentran: o no hay revistas o no se publican cosas tan chiquitas o no le publican a Denise o saldría demasiado cara la impresión para que el concepto se conservara. Aquí están Costumbre y Costumbre II.
Y hay más.

3 comentarios:

Denise Phé Funchal dijo...

Jeje, gracias por la visita y por el comentario. Un abrazo

Aldebarán dijo...

Con respecto a "El ojo" lo único que puedo decir es "árbol que crece torcido..."

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

...sigue siendo el rey, como reza el editorial.
Debió estar borracho Rodas cuando puso eso. A pocas personas sobrias he oído decir eso en serio o con ironía; casi siempre se lo creen.