26 de mayo de 2006

Uh... Ganamos...

El miércoles pasado fuimos varios de La Casa al Museo Nacional "David J. Guzmán" con la emoción de ver lo que habíamos hecho en pantalla grande, el corto Cada quién necesita a su asesino, de siete minutos de duración. Y se vio bonito, lo comentamos y después nos fuimos con Krisma, Valeria y Rebeca Torres a comer una hamburguesa en el Biggest de San Jacinto.
Hoy viernes no fuimos. Estábamos seguros, por diversos motivos, de que no teníamos chance de ganar. Y de repente me habló Osmín Magaña, que se había perdido caso todo el festival y al menos quería ver la clausura, para avisarme que tenía en la mano el diploma y el cheque a nombre de Rebeca, porque nuestro video había ganado. A él le tocó recibir el premio, y me da gusto; si alguien se ha metido de cabeza en esto ha sido él.
Todavía no me la creo. No porque el video esté mal, porque no está mal, sino porque... bueno... generalmente son cosas mucho menos "alternativas" y muchísimo menos baratas las que se llevan esos premios. Y me da orgullo porque fue un trabajo hecho con mucho cariño y con la ayuda de gente que nos dio su amistad.
Van los detalles morbosos, una especie de behind the scenes indiscretísimo.
El costo de producción del video fue de diez a doce dólares, si contamos las cocas de dieta, los cigarros y los churritos que consumimos en los cuatro sábados que nos llevó hacerlo. Sube un poco si pensamos en la cantidad de electricidad y la devaluación de la computadora en que editamos, y si prorrateamos el costo de la conexión a internet, que no tuvo nada que ver pero igual son cosas que entran en el costo. Y la gasolina de los que tienen carro y el pasaje de los que se mueven en autobús (hasta $0.80 en el caso de los que vienen de Soyapango, digamos)..
Una de las características del video es que está en blanco y negro. No era la idea original, sino difuminar los colores y virar un poco a sepia. La cosa es que hasta ahora hemos trabajado sin luces, por el simple hecho de que no las tenemos, y de repente había cosas que quedaban de buen color, otras bien opacas y en algunas escenas hubo que usar nightshot. Sólo había un modo de que eso no se viera como cobija de abuelita o como sueño húmedo de Andy Warhol: convertirlo al blanco y negro y ecualizar lo más que se pudiera. Para que las transiciones no fueran tan bruscas y evidentes, le pusimos cierta música y de cierto modo.
Una de las características es que no es hablado; los diálogos vienen en subtítulos. Varios sonidos salieron del propio video, pero hubo que modificarlos y quitarles el sonido ambiental. El resto salió de un par de discos de efectos especiales (modificamos los sonidos para que se ajustaran) o los grabamos con el minidisc y luego los pasamos a la compu. Podría decir que se trató de un rollo conceptual, pero la verdad es que aún no sabíamos cómo manejar el sonido directo y cómo ecualizarlo (ya después trabajamos en eso), y lo mejor fue eliminar lo que se pudiera y aprovechar lo que también.
En una escena, por ejemplo, el personaje amartilla una pistola, y la pistola es de plástico. El sonido, por lo tanto, es también de plástico. Después de jugar un rato con el ecualizador, se le dio una calidad metálica que eriza los pelitos del cuello. Hay otra escena donde se cierra el cajón del escritorio y parece sonido directo; pero no lo es. En una escena anterior sí, lo que suena es el cajón, pero en la segunda alguien habló mientras filmábamos y se fregó el sonido, así que fue de agarrar tres efectos diferentes, ponerlos en secuencia y sincronizarlos. Quedaron mejor que el sonido directo... después de varias horas de trabajo. Lo mismo cuando el personaje trata de encenderle el cigarro a la villana: sincronizar el efecto de encendedor con las chispitas fue casi desesperante.
Y así sucesivamente.
No estoy diciendo que el video sea una chambonería, sino que, con lo que buenamente habíamos logrado, aprovechamos hasta los errores para que saliera lo mejor posible. Creo que las limitaciones nos ayudaron a cuidarlo más.
Por allí tenemos filmada una parte del proceso. Por ejemplo, el personaje central es un fumador empedernido, y el actor no fuma ni de chiste. Hubo que decirle cada vez cómo agarrar el cigarro, cómo aspirar, cómo apagarlo, cómo dejarlo en el cenicero, cómo usar el encendedor... Tampoco había amartillado un arma en su vida, y lo mismo. Y hay unos bloopers sensacionales...
En fin, van los créditos del asunto.
Actores: Salvador Canjura, Silvia Salazar, Carolina Villeda y Jorge Galán. Guión de Carlos Guardado. Dirección de Rebeca Torres. Música y edición del que está escribiendo. Producción de Osmín Magaña, Nelson Ochoa, Ricardo Hernández y Sandra Aguilar, con quien ese día grabamos otro video. El título es de Krisma, que tiene una facilidad para poner títulos que uno envidia con toda la verdez del mundo.
A ver si la del cheque nos dona una lana para comprar luces y un micrófono ambiental de baja impedancia, o de alta, ya ni sé. Y a seguirle, que de eso se trata.
(Me encanta La Casa. Pasa de todo.)

-----
¡Ah! Ya publicado lo anterior, hay más que decir.
* Todo está filmado en dos HandyCam de 8mm. Nuestro sueño imposible es poder trabajar alguna vez con una SteadyCam.
* Tenemos un tripié que dejó una amiga de Arizona, Karen Schairer, y uno para tomar casi al ras del piso que le regalaron a Rebeca.
* Una máquina de escribir vieja que aparece allí la llevó Sandra Aguilar. La máquina es un adorno de su hermano (mucho menor), que armó una bonita rabieta todos los días de las semanas que tardó en llevársela de nuevo.
* Los cigarros que aparecen allí me los fumé yo. Los guardaba durante la semana, con ceniza y todo.
* Lo que le pasa la protagonista al personaje central, que parece un reporte, en realidad es el guión del propio video, je. Lo mismo hicimos en otro llamado La hija de Hausmann: el reporte del forense es el guión que estaban actuando en ese momento.
* La casa en la que entran los infieles es La Casa del Escritor. Igual el balcón donde se están abrazando. La casa donde está esperando el personaje central a su novia es la casa de al lado de donde vivíamos entonces, y la persecución con la cámara se produce justo en la esquina de esta casa.
* El punto de vigilancia del detective es un poste que está entre la iglesia de Fátima y la clínica San Francisco de Asís, justo en la entrada de la residencia de unos sacerdotes franciscanos.
En estos días deben colocar la página de La Casa del Escritor en el portal de Concultura, y allí aparecerá el video, en una versión de baja resolución. (El original para DVD tiene un giga en formato AVI; no creo que nadie lo quiera hospedar, y menos que quiera bajarlo a su compu; en 700 megas cabe una de Spielberg.)

17 comentarios:

Jacinta dijo...

Felicidades a todo el colectivo. Y no dejés de avisar cuando se pueda ver por internet, para que los que estamos afuera podamos verlo.

Rebeca Torres Olivares dijo...

Ganamos, no lo puedo creer todavia,pero todo lo que dice es verdad y a mucha gente no le va a parecer pero ni modo. Fue nuestro primer intento y lo logramos asi que felicidades para Osmin, Salvador, Carlos, Ricardo y Usted y esperemos seguir trabajando y divirtiendonos haciendo lo que hacemos.

P.D: Por casualidad no deje mis audifonos en su casa :S

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Jacinta: Gracias. Los del equipo te están leyendo, y seguro que también te lo agradecen de corazón. Desde hace más de un mes está en lista de espera la página de La Casa, con videos y todo, para incluirse en el portal de Concultura. Si no lo ponen pronto, ya buscaremos un lugar que nos regale unos 60 megas, que es lo que necesitamos, y allí estarán varios de los videos.

Rebeca: Una de las cosas más terribles de los concursos y cosas así es que siempre tiene su lado de desfile de egos y, cuando se da la premiación, de egos heridos que buscan a quién echarle la culpa de su dolor, cuando no debería haberlo. Ya vendrán algunas reacciones, seguro; he ganado antes algunos premios y es triste la cantidad de gente que reacciona tratando de herirte, y a veces desconcierta ver quiénes son los que se alegran junto con uno. Lo que sé es que estábamos seguros de que no íbamos a ganar, así que todo ha sido bueno. Y todavía no salgo del shock. (Está bonita la estatuilla, tú.)
Me quedé reflexionando en la pregunta que te hizo la periodista cuando le dijiste que a la hora de la premiación estabas viendo los Hombres X: "¿Tan insignificante le pareció ir?" Y no era eso. Además de que La prensa gráfica publicó que sólo se entraría con invitación, imaginé --por eso mismo-- que se avisaría desde antes a los ganadores, y no nos avisaron nada; tenían el teléfono de Carlos, el tuyo y el de La Casa. En lo personal no fui porque estaba preparando unas cosas de música para los nuevos videos (esa música no la conoces aún) y trabajando por internet con una de las integrantes del taller en Guatemala, Vanessa Núñez, que tiene unos cuentos excelentes. No se me ocurrió ir. Canjura se estaba muriendo de la tifoidea, Carlos estaba trabajando, Ricardo no sé en lo que andaría, ni Nelson; me imagino que estudiando, porque a eso se dedican después de su trabajo. Si no es porque Osmín quería ver los videos de la clausura, ni nos enteramos y no nos comemos el pastel que nos comimos. (Ah, porque eso sí: comimos pastel y, como broma para Salvador Canjura, que no llegó por su enfermedad, Rebeca compró unas botellas de agua Perrier, de la que toman las superestrellas como él. También comimos churritos y nos pasamos viendo al aire y diciendo a cada rato: "Es que no me la creo...")
Se publicó una nota en La prensa gráfica acerca del certamen y la muestra; se puede leer aquí. Curioso que no se hable de qué trataron los videos, y que no se diga en qué se basaron los jurados para calificarlos. Es un asunto de periodismo básico. A lo mejor el periodismo básico le da vergüenza a los periodistas, pero así se les pueden ir notas interesantes, porque reportajes de Pullitzer sólo les salen a algunos una sola vez en la vida, un par a Normal Mailer, que era bueno para ganárselo.
Igual se insinúa que en documental debió ganar uno que sólo tuvo mención honorífica, que hubo conflicto de intereses porque la mamá de uno de los participantes (que no ganó) era jurado, y se examina todo con lupa gruesa (y bien empañada) para encontrar problemas e historias sórdidas o intereses oscuros o lo que quieras. No veo que el periodista diga: "Híjole, qué interesante que se hiciera algo así por segunda vez, ojalá mejore porque hubo estos y estos fallos, y qué bueno que haya la iniciativa de que sea bianual, ojalá que pueda hacerse todos los años." No importa. Información en la que uno se entere de qué pasó, no de qué no pasó, que fue muchísimo. (El miércoles, por ejemplo, no aterrizó ninguna nave espacial en el David J., ni llegó Spìelberg, ni se declaró Día Nacional del Video.)
Por cierto, te pusieron hasta el final en la lista, je je. Debe ser porque hay que mejorar el género de ficción, como dice el periodista. En mis épocas de reportero, hubiera preguntado: "¿Por qué?" Quizá le pareció demasiado obvio preguntarlo, y ya ves que a muchos no les gusta la obviedad. (Y hasta Mailer seguro que haría algunas preguntas obvias, precisamente por eso: es obvio que hay que hacerlas, o tu nota no servirá de mucho periodísticamente hablando.)

Arbolario dijo...

Rafa, qué exagerado. Va a creer la gente que de verdad me estoy muriendo de Tifoidea. No me ha pegado tan fuerte.
Hubo otro detalle Behind the scenes que recuerdo: el detective está leyendo un texto de Borges cuando entra la esposa despechada a solicitar sus servicios.

Denise Phé Funchal dijo...

Felicidades! Espero verlo pronto.

Anónimo dijo...

FELICIDADES!!!!!, HE ESTADO SEMI CONCIENTE YA QUE ESTA MALDITA MIGRANA ME LLEVO CASI AL MANICOMIO JAJAJAJA...CREO QUE EXAJERO UN POQUITO, PERO FUE UNA BUENA CRISIS...DICHOSOS LOS QUE NO SABEN QUE ES ESO Y LOS QUE SABEN NO HACEN BURRADAS COMO LA MIA DE COMER UN CHOCOLATE CON SINTOMAS DE MIGRANA. BUENO, LA COSA ES QUE HASTA HOY VEO QUE GANARON. BUENA POR TODOS, SIGAN ADELANTE Y PONGAN EL VIDEO EN INTERNET, PORFA.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Arbolario: Un primer actor siempre está al borde de la muerte aunque sólo le salga un granito en el cachete; ya les tocará a los paparazzi descubrir que en realidad está en Bahamas con alguna princesa o alguna starlette en ascenso. Y no recordaba el detalle de Borges. Si no me equivoco, es una antología de Emecé, amarilla, que es la de batalla en La Casa.

Denise: Gracias. Por cierto, me gustan las "postales" que estás poniendo en tu página. Bien chidas. No es que tengan nada que ver, pero ¿conoces PostSecret?

Anónima: Migraña no good. Chocolate good. Es terrible que a veces no se lleven. Y a ver si la próxima semana ponen la página.

Aldebarán dijo...

Bueno, al final, yo si me creo lo del premio, y no porque lo digan los periódicos. Estuve ahí.

saludos y felicitaciones a Rebeca y a Carlos.

Denise Phé Funchal dijo...

Jeje gracias por el comentario, ¿post parto que le dicen? y de nuevo felicidades! Estaré a la espera de la página y del video.

Nelson dijo...

Felicitaciones!

"deja que los perros ladren Sancho..., esa es señal que avanzamos" dice Don Quijote.

Que este impulso les llene de mas entusiasmo para seguir adelante y conquistar este campo del arte que sufre un completo abandono en nuestra patria.

Thierry dijo...

Felicitaciones y gracias por contarnos estos detalles. Besos a la autora del título de la película, y si hay que mandar cartas a CONCULTURA, llamar por teléfono cada dos minutos, inundarlos con fax para que se pongan las pilas y lancen la página de una vez, lo hago. Un abrazo

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Aldebarán: Entonces viste al señor que subió a recibir el premio, en plan de gallina comprada, vestido sin camisa tailandesa (una normalita, nomás), sin sandalias (simples zapatos), sin barba concebida por Gaudí (bigote regular, apenas), sin pose de elegido por San Óscar y en estado de shock porque no creyó que ganáramos y además porque no se subía a un escenario desde que se graduó de bachiller. Ese era Osmín Magaña, el de la producción. Ni siquiera se acordaba de por qué le dijeron que nos lo habíamos ganado. Hoy me enteré en El faro: "Por su excelencia en guión y creativo manejo de los elementos visuales". También me enteré de que somos parte de un rollo de conflicto de intereses y de oscuras conspiraciones. Allí me pregunto algo: ¿hasta qué grado soy funcionario y hasta qué grado soy artista? No sé muy bien qué contestar. La nota está aquí. Y en todas las notas periodísticas acerca del certamen no me enteré muy bien de qué se trató, cómo estaban los videos que participaron. Nimiedades de ésas.

Denise: Te contesto aquí el comentario de otro post: ven rápido o se va a acabar el libro de Claudia. No se ha anunciado todavía y ya hay peticiones de compra. Le voy a decir a Carlos que te guarde uno, y estará contento de hacerlo. Anoche estábamos hablando de ti, por cierto, y de tu novela.

Nelson: Gracias. Cuando leí tu comentario creí que se trataba de nuestro Nelson, o sea Nelson Ochoa, que en el corto apaerece en un cartel en el que se lee: "Se busca. Sólo muerto."

Thierry: Los caminos de los ingenieros de sistema que trabajan en la burocracia son inescrutables. Copiar la página se llevaría unos 15 o 20 minutos, y poner los links unos quince más, siempre y cuando estén conversando y tomando café mientras lo hacen. El mes y medio que se han tardado debe ser porque hay cosas más importantes que mantener la página que les pagan por mantener. Y si uno reclama, no la van a poner porque lo van a considerar una falta de respeto a su trabajo. Such is life in the tropics, como dicen en buen español los mexicanos.

hunnapuh dijo...

Jajaja! no todos los ingenieros somos así, por lo menos no los Eléctricos que nos dedicamos a la Informática por hambre o incapacidad en nuestra vocación, pero en fin cada burócrata con su rollo, el motivo real era felicitarlos por el premio, del cual me entero hace poco, realmente no tiene la difusión que debería, yo siento que CONCULTURA no es de las instituciones mas apreciadas de nuestro gobierno consentido unido o unido consentido como quiera leerse.

Felicidades a todo el colectivo.!

soysalvadoreno dijo...

Felicito al equipo por el premio. Lastimosamente, parece que usted si violo las bases del concurso.
Es probable que no lo hiciera adrede, pues El Faro dice que usted les manifesto que no lo sabia, pero aun asi parece que no respeto el reglamento.
Por supuesto, este detalle, no rebana en nada la calidad del video, pero esas reglas por lo general tienen su razón de ser.
A proposito, usted no es funcionario, es empleado de una agencia gubernamental. Tambien es artista, uno muy bueno.
No tiene que quebrarse la cabeza para saber donde esta el limite del uno con el otro, para el concurso, las bases lo decian, asi de simple.
Lastima, seguramente me considerara el pelo en la sopa, espero que no sea asi, pero es que opino que precisamente por no haber consencuencias al no respetar las reglas es que en esta pais no avanza la institucionalidad que necesitamos.

Saludos.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Soysalvadoreño: Pongámonos técnicos, pues.
El festival se dividía en dos: la muestra y el certamen. En la primera participó gente que estaba en el jurado, en CONCULTURA, en el MinEd, en la organización y en lo que sea, además de producciones extranjeras --y salvadoreñas-- que no podían participar en la segunda opción, o sea en el certamen, o no querían participar. Hubo un equipo de selección (con el que no tengo ni tuve contacto) que decidió que Cada quién necesita a su asesino entrara en el certamen, no en la muestra, que era donde quizá debía participar. No lo sé. En otras palabras, el video podía inscribirse, y allí no hay falta alguna de mi parte y quizá de la de nadie.
Hubo un jurado que tuvo frente a los ojos una ficha de inscripción y los cuatro videos que presentamos, y que escogió uno, precisamente ése, para el certamen, no para la muestra. Hasta donde sé, el jurado no sólo trabajó en la premiación, sino también en la selección de trabajos que iban a participar en el certamen y en la muestra.
Perdón, entonces, que no voy a cargar con culpas que no son mías: no irrespeté el reglamento, ni la gente del equipo que hizo el video, que es la que se lleva la mayor parte del mérito, obviamente. El jurado se encontró ante una decisión y actuó como jurado: seleccionó el video pata el certamen, no sólo para la muestra, y no hubo nada oculto: en los créditos viene mi nombre en la codirección (no porque sea muy bueno para eso, sino porque Rebeca tenía neumonía el día que comenzamos y no podíamos convocar otro día a Jorge Galán y a Carolina Villada), la edición y la música. La edición la hice yo porque era el que tenía la cmputadora adecuada para eso, y la música porque soy músico. Como dato curioso, en los créditos no estoy como parte del taller de video, porque soy el que lo coordina y el que imparte el taller de guiones, que es otra cosa. Y allí entra un detalle: entre nosotros, el autor del video es Carlos Guardado, el guionista; para los jurados es Rebeca Torres, la directora, que tiene en su haber la dirección de varios videos más, escritos por otras personas. Esto es: ella y yo somos del equipo técnico, pero las convenciones del jurado indican que somos los autores. Interesante, ¿no?
Si yo o el jurado hubiéramos actuado de mala fe (una conspiración para que ganara, que tuviéramos contacto para hablar del video, lo que sea), quizá habría un problema bien serio. Aunque conozco a gente que estuvo en el jurado y en la organización (sería imposible que no), tengo meses o años de no hablar con ellos. Y en las bases que consultamos (creo que fue en el Portal Clic) no venía la parte de que no podían participar empleados de Concultura.
¿Cuáles fueron los criterios del jurado? No sé nada aparte de lo que me contó Osmín, quien recibió el premio, y lo que dijeron los medios de comunicación. Pero la decisión no fue mía. El video podía ser inscrito de manera más que legítima. Incluso no lo inscribimos en la fecha "natural" de cierre, sino el último día del plazo de extensión que se declaró, y tampoco sé por qué motivos se declaró. El que hizo el trámite de inscripción fue Carlos Guardado.
Lo de que soy funcionario, sí entro en la categoría. Estoy por contrato anual y mi cargo original era de coordinador de letras, es decir director nacional de literatura, en el tercer peldaño de la jerarquía, después de la presidencia y las direcciones nacionales de área. No conservo el cargo de director de literatura (ahora lo es Mario Noel Rodríguez), pero sí el nivel del nombramiento, por el carácter de La Casa del Escritor, que es un proyecto en desarrollo y de mayor alcance del que tiene ahora.
Y lo del papel de artista o funcionario no es gratuito. Si te das cuenta, aunque se dice que Concultura no hace nada por la cultura y el arte, aparece metido en casi todo lo que se hace en el país y se involucra de alguna manera: con espacios, dinero, productos, gente, lo que sea. Hay muy pocas actividades culturales y artísticas en las que no se involucre. Y, como artista, no puedo participar en muchas cosas, como juegos florales, becas, etcétera. Y me parece correcto. Si hago trabajos, como artista, para Concultura, no puedo cobrar (y no cobro) dinero extra, porque soy trabajador del estado, ni puedo pedir financiamientos, y hasta allí sigue estando bien. (Estaba tramitando un financiamiento bien fuerte con una ONG extranjera cuando me nombraron coordinador de letras. Tuve que cancelarlo porque podía haber algunos problemas éticos, ya ni siquiera de conflicto de intereses. En El dario de hoy me ofrecieron que siguiera trabajando para ellos, y no lo hice para no tener problemas con los demás medios.) Pero ¿debo o no debo entrar en iniciativas como lo de los videos, que en algún momento se despegará de La Casa para convertirse en una iniciativa independiente? Si lo hago, siempre se verá al funcionario metido en cosas de arte, no al artista haciendo lo suyo. Y, de manera simple, soy un escritor al que un organismo de estado contrató para que hiciera lo mío (es decir arte) y transmitiera lo que sabía a gente interesada en lo que pudiera transmitirle o en los aportes que pudiera darle, en este caso un taller de guiones (trabajé como guionista durante quince años), edición de video (me pasé dos años aprendiendo lo básico antes de entrarle) y música (estudié desde los doce hasta los veintiún años, más o menos). También está el taller de poesía, novela, cuento y dramaturgia, asesoría a escritores e instituciones (independientes y del estado) y el taller de danza, que por supuesto no doy yo, sino Johanna Marroquín, que es buenísima para eso.
Visto desde fuera suena interesante; visto desde mí mismo es bastante conflictivo en ocasiones, aunque es mi decisión y la disfruto. Pero no deja de haber una paradoja por allí.
Quizá sería interesante que artistas de diferentes áreas se involucraran en Concultura para ver que las cosas se hagan. En literatura hay varios, como Manlio Argueta, Carlos Clará y Osvaldo Hernández, sin contar al propio Federico Hernández, y yo mismo.
Me regreso a dormir mientras se despierta Valeria. Tengo que cuidarla en la mañana porque Krisma va a grabar un programa en Radio clásica, con Jasmines Campos, que seguro pasará hoy por la noche. (No, no voy a utilizar tiempo pagado por los contribuyentes para cuidar a la Vale. Descanso los lunes y martes. Y es un decir, porque me la paso todo el día y todos los días en cosas de La Casa. Es apasionante.)

Neo dijo...

MUCHAS FELICIDADES por el triunfo. Un amigo y yo también resultamos ganadores en la categoría de animación y al igual que como ustedes expresan no lo podíamos creer. Comparto su alegría.

Saludos, NEO.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Felicidades también!
Tenemos por allí un video que tiene un trozo de animación, hecha por el guionista del video que ganó. Y no vimos el video de ustedes. ¿Por qué no nos reunimos para platicar un rato, y quizá para seguir celebrando?
Escríbeme si quieres a rafael.menjivar@gmail.com
Saludos.