7 de marzo de 2007

Fotos porque sí


La abuela Mina y mi hija Eunice, de unos dos años de edad, en el Desierto de los Leones, en México. (Sería en 1989.) Obviamente la abuela trataba de que Eunice le diera la mano para caminar, y obviamente Eunice no quería dársela, porque siempre fue bien independiente. Y la abuela también tenía su carácter.


Yo, desde luego payaseando para la foto, con dedo en el mentón y todo, en el restaurante Boca del Río de la calle de San Cosme, en el Defe, en 1998. Así usaba el pelo generalmente, quizá un poco más largo. Esa camisa me duró aaaaaaños.



Mi padre y mi madre en julio de 1998, en mi departamento de San Miguel Chapultepec. Y mi padre, como siempre, leyendo.
Y ya.

3 comentarios:

Astrolabio-jsa dijo...

Hacen bien estos ejercicios para la memoria. Saludo.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Al Amigo del Comentario No Publicado: Conozco al hijo, pero se llama de otro modo, y desde hace muuuchos años. Un gran tipo. No sé si su papá sea locutor. Si quieres escríbeme a rafael.menjivar@gmail.com. Confidencialidad garantizada, ejem,

Aniuxa dijo...

Porque sí, pues porque sí es razón suficiente.