17 de noviembre de 2006

Camellos del Corán y otros opios

Gibbon observa que en el libro árabe por excelencia, en el Alcorán, no hay camellos; yo creo que si hubiera alguna duda sobre la autenticidad del Alcorán, bastaría esta ausencia de camellos para probar que es árabe.

La frase de Borges es una verdadera lección de literatura, que se traduce en una frase aún más simple y práctica: de lo obvio no vale la pena hablar.
Hace unos días se recordó esa frase por aquí, y un buen amigo me mandó desde Canadá un link a la revista mexicana Letras libres, que en diciembre de 2005 publicó un artículo de Gabriel Zaid titulado "Camellos del Corán", donde se habla del tema.
Y resulta que, según Zaid, hay 19 menciones a camellos en el libro sagrado de los musulmanes...
En descargo de Borges --y de mí, que leí una parte significativa del Corán a los 18 años, pero sin buscarle camellos; a Borges lo conocería uno o dos años después--, hay que decir que las frases en las que se menciona a los camellos son en general metafóricas, y no se habla de camellos físicos en carne y hueso, sino de la idea de los camellos, como:

  • He aquí que os llegó una prueba de vuestro Señor, esta camella de Alá [será] para vosotros signo. [7:71, 154]
  • Esta camella de Alá [será] para vosotros una señal; dejadla, pues, que coma en la tierra de Alá y no la maltratéis. [11:67, 205]
  • Y guardaremos a nuestro hermano, y aumentaremos la medida de una carga de camello. [12:65, 215]
  • Echamos de menos la copa del rey, y a quien la traiga [daremos] la carga de un camello. [12:72, 216]
  • Vengan a ti los hombres a pie, o sobre todo camello estirado. [22:28, 290]
  • Esta camella beberá, y vosotros beberéis, un día sabido. [26:155-157, 323]
  • No corristeis sobre ello con corceles o camellos. [59:6, 475]
  • Como si fueren camellos pelirrojos. [77:33, 517]
  • Y cuando las uscharas [camellas que ya pueden cargar] queden abandonadas. [81:4, 524]
  • ¿Es que no miran al camello, cómo fue creado? ¿Y al cielo, cómo fue elevado? [88:17-18, 537]

El equivalente a los camellos del Corán, en una novela mexicana, digamos, serían los automóviles. Algunas de las frases de arriba seríal como decir: "Ya para tu carro", "Le pasó una aplanadora por encima" o "Tiene cuerpo de tráiler". O sea que, en rigor, Gibbons y Borges tenían razón.

* * *

Hay un site cubano dedicado al diario de Ernesto Guevara en Bolivia que vale la pena visitar. Incluye no sólo el diario del Che, sino también los de algunos de sus allegados en la campaña de Ñancahuazú, mapas, comunicados... De todo.
Algo que resulta no sé si emocionante o angustiante es que, al llegar a la página, se topa uno con una reseña de lo que el Che hacía ese día, en letra manuscrita, y un link a la entrada correspondiente del diario. Hoy, por ejemplo, toca la entrada del 17 de noviembre:

El túnel está ocupado con los artículos que pudieran ser comprometedores para los de la casa y algo de comida en lata y ha quedado bastante disimulado.
No hubo novedad alguna desde la Paz. Los muchachos de la casa hablaron con Argañaraz, a quien compraron algunas cosas y éste les volvió a insistir en su participación en la fábrica de cocaína.

Ciro Algarañaz Leigue --se aclara en una nota-- era el propietario de la finca El Pincal, la más cercana a la finca de Ñacahuazú, propiedad de los guerrilleros.

* * *

Sudáfrica, como parte de la lucha en contra de la discriminación, aprobó hace unos días el matrimonio entre personas del mismo sexo, según reportó La Jornada. El enfoque es harto interesante: el matrimonio no es, visto así, un derecho legal, sino un derecho humano, es decir que trasciende la letra de las leyes y se adentra seriamente en su espíritu. Esto es: el derecho de compartir la vida con la persona que se desee es tan fundamental como del derecho a vivir, tener un nombre, ser considerado --y de hecho ser a secas-- igual a cualquiera otro a pesar de las diferencias de color, sexo y --aquí alzo la ceja izquierda-- condición social.
Con las iglesias el asunto es más peliagudo: para la mayor parte de ellas lo más importante no es la gente --ésa que debería gozar de los derechos... este... humanos, vaya--, sino la voluntad de un dios, que se supone escrita e inmanente, pero siempre sujeta a interpretación por gente que maneja el poder sobre las almas, la moral, y a veces una moral bastante doble.
Por ejemplo, es impresionante el testimonio aparecido hace unos días, también en La Jornada, en contra del cardenal primado mexicano, Norberto Rivera. en relación con la violación de unos sesenta niños en Puebla por parte del sacerdote Nicolás Aguilar Rivera, aún en activo.
Ante las denuncias de los padres de familia, según el reportaje, Rivera pidió quedarse a solas con los niños y les dijo:

Ustedes olvidarán pronto lo que les hizo el padre Nicolás Aguilar Rivera. Al rato, ya ni se acordarán. Deben saber perdonarlo. El padre es un hombre enfermo.

Vayan y pregúntenle qué opina acerca de los matrimonios entre dos hombres o dos mujeres...
El reportaje sobre este caso de pederastia, que se maneja en las cortes de California, puede encontrarse aquí. Son testimonios extremadamente duros y muestran una crueldad, una impunidad y un desnfado eclesial que casi paraliza. Y el poder laico, al menos el mexicano, bien, gracias.
En serio: una sociedad cerrada de gente del mismo sexo, que lleva por lo menos 1,200 años en ésas, debe tener cosas muy poco sanas. En vez de hablar de que existe una "crisis de fe" en el mundo, deberían ver lo que hay bajo las sotanas, y cómo lo usan.

* * *

Y aquí está la prueba de que Dios existe, y de que Google es Dios. Es lo más cercano a una religión manejable, alegre y práctica que he encontrado hasta ahora. La comprobación, como podrá verse, es tan sencilla que abruma:

  • Google es omnisciente.
  • Google es omnipresente.
  • Google responde a todas las oraciones.
  • Google es inmortal. (La explicación de esto es muy buena.)
  • Google es infinito.
  • Google recuerda todo y a todos.
  • La evidencia de que Google existe es abundante.

Y sobre todo es muy fácil seguir los mandamientos, que están aquí.
Bueno, hay algunos que para muchos no será fácil seguir, como honrar a los congéneres humanos, pero son mandamientos fácilmente comprensibles.

* * *

Y a propósito del respeto de/a los congéneres, hoy aprendí algo interesante. Después de una andanada de comentarios insultantes y bastante sucios, que al final llegaron a uno cada cinco minutos o así, decidí activar la función de moderación y borrar los últimos que hubieran aparecido, ya bastante enfermos. Cayó un mensaje más y... listo. Dejaron a de aparecer en mi correo privado.
Entonces se trasladaron al blog de Krisma, igualmente enfermos. Cuando ella activó la moderación, llegaron dos más, aparentemente de dos personas diferentes, y... Dejaron de llegar. Luego, por no sé qué también enferma asociación de ideas, le cayó uno a Denise Phé Funchal. Activó la moderación y dejó de tener problemas de suciedad.
Viene la pregunta: ¿por qué escriben esas andanadas de comentarios tan cochinos los pobres diablos anónimos al estilo de Pipo? Se me ocurren algunas ideas:
Porque tienen tiempo, es decir: porque no tienen cosas productivas --positivas-- que hacer. Si tienen un trabajo, ya sabemos la calidad de lo que hacen.
Para destruir cosas que son incapaces de construir, y a gente que son incapaces de ser.
Porque es el único modo de que alguien les haga caso además de los de su propia especie.
Porque quieren que los lean. (Mi favorito.) En el caso de Pipo, sabe que sus poemas no sirven, o que no logran la atención que lograban cuando tenía --digamos-- 20 años. Porque para veinte años están bien, muestran talento; en la recta final hacia los treinta son textos sin interés. Queda el insulto para llamar la atención.
Y ése es el problema de los mediocres, como se dijo en un multicitado post: lo que buscan es atención inmediata, aplauso, aprobación, de quien sea, o ataques que les dolerán, pero al menos indicarán que alguien los "reconoce". Para lograr ese reconocimiento están dispuestos al anonimato. Paradójico, porque cuidan su nombre con tanto esmero, y están tan enamorados de él, y quieren verlo en letras tan brillantes...

* * *

Para terminar esta miscelánea, para los fans del programa La tremenda corte, aquí hay una página dedicada a Leopoldo Fernández, mejor conocido como José Candelario Trespatines, y su eterno comparsa Aníbal de Mar ("El Tremendo Juez"). Podrán encontrar ¡más de cien! programas radiales de La tremenda corte, y algunas canciones de otros personajes que hicieron famosos a Fernández y De Mar, Pototo y Filomeno. Hay una en especial, "Boniatillo", que me gusta bastante; la parte final de la canción, un solo de flauta sensacional, servía como tema para la versión televisiva de La tremenda corte. Ese solo me ha acompañado desde que tenía ocho años, o sea durante casi cuarenta. A veces voy por la calle o e el autobús o estoy en medio de una reunión y empiezo a tararearlo, y lo disfruto; cuando me pongo a jugar con música y me toca hacer cosas con flauta, lo primero en que pienso es en ese solo, y si se trata de cosas tropicales lo uso como referente para los intervalos y la rítimica.
En México pasan desde hace siglos los programas radiales, a las horas más extrañas, en diferentes emisoras, pero el programa de televisión fue un fracaso; creo que ni siquiera pasó la serie completa. Pregunté por qué a muchas personas, y resultó a los espectadores no les gustaba el aspecto de los protagonistas. Bastante previsible en un lugar con una profunda cultura radial. Además, el programa de televisión tenía algunos actores diferentes, o sea todos excepto los dos de siempre. Luz María Nananina no era Mimí Cal, la esposa --ex, supongo-- de Aníbal de Mar, sino Norma Zúñiga; Adolfo Otero no era Rudecindo, sino Florencio Castelló, y el secretario, Miguel Ángel Herrera, lo cambiaron por Marco de Carlo. (No, pos así sí.) Hubo otro, Patagonio Tucumán y Bandoneón, de quien no recuerdo el nombre. En El Salvador fue más famoso el programa de televisión, duró varios años y, mientras viví aquí, no me perdí ninguno, repetido o no.
Una frase típica de Trespatines:
Queda suspendido el entierro para mañana a las cuatro, por falta de quórum.

7 comentarios:

Aniuxa dijo...

Tantas cosas que no sé ni por dónde empezar a comentar!!!!!

No soy moderada, pero bueno. Entre otras cosas, lo del matrimonio gay es medio complique. Porque además en países como Holanda quieren disminiuir la edad legal para casarse y estan en cosas como la zoofilia. Medio dark.

Lo del camello es genial. Y no sé quién es dios, si google o el FSM

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Es que las consecuencias de cualquier determinación legal son demasiadas.
Ahora que casarme con la Natasha, o con Boris si ando en el rollo gay, ya sería demasiado...
En Holanda ha pasado algo interesante: al aprobarse el consumo de drogas, según me dicen, ha habido drogos en todos los estados de perdidez por todas partes, y eso sirve para muchos como publicidad en contra del consumo de drogas. Es una medida dura en todos sentidos, pero en muchos es más sana que dejar todo oculto. Lo malo es que es una medida de largo plazo.
No me acordaba de la iglesia de la Flying Spaghetti Saucer; voy a darle una vuelta. Le voy más a la de Google; depende menos de la fe y más de la experiencia empírica.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Monster, perdón... Flying Spaghetti Monster.
Alabado sea.

Si las estrellas... dijo...

jajajaja.. rafael, dices espagueti y te da por pensar en salsita?

a mi tambien te comprendo.. yo tambien le voy mas a Google..

Bonampak dijo...

Pues que lastima,que cada vez tengamos la constante de un signo
comun ajeno, a ese pais de puertas abiertas esperando al amigo,veo con tristeza como es mas comun la tendencia a amurallarnos,se que todo tiene un limite,y mas es un signo de nustra gran descompsicion social la intolerancia,lastima que algo que creo se pudo haber resuelto de manera mas responsable tengamos esa barrera,
es de mi mas sentido parecer el estar de parte de la apertura al dialogo pero comprendo sus razones,lo que me incomoda que espa
cios abiertos al dialogo con respeto sean restringidos por la obstinacion ciegA de algunos de satisfacer sus absurdas inquietudes,sean pues a ustedes mis
respetos y augurios de prosperidad es sus trabajos(como que es felicitacion standard navideña).
Saludos y gracias

Victor dijo...

Hola Rafael, la ultima parte de tu post me recordó a un postque leí justo antes del tuyo. Te dejo el enlace:
http://www.orsai.es/2006/11/el_nuevo_paraiso_de_los_tontos.php

Saludos

Victor

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Víctor: Bonito y triste artículo. Me gustó en especial cuando dice:

"Al ampararse en este flamante universo construido a su medida, el tonto descubre que los demás no poseen la libertad de cerrarles la puerta en la cara, como antaño. No hay casi cerraduras en el nuevo mundo virtual. Los sitios de encuentro se parecen más a plazas que a hogares, y entonces no existen madres a las que decirles “si es Nelson no estoy”. En este paraíso binario el tonto es amo y señor. Y las calles verdaderas, las de hormigón, están por fin liberadas de su paso errático."

Y es bien lúcido lo que sigue:

"Pero hay algunos, unas pocas centenas, quizás más, que optan por alejarse del rebaño que los acoge y precisan integrarse a otros grupos moderados. Quieren ser el único gay del barrio. Prefieren esa afrenta a convivir en sus propias comunidades y ser felices. Necesitan la adrenalina del Nelson de pueblo chico, la pesquisa de la presa nocturna, la persecución y la expulsión del hogar de otros, para sentirse vivos y poder quejarse. // No hay tonto más perseverante que el tonto digital. No hay tonto más tonto que esta nueva versión mejorada de pavo siglo veintiuno. Es mucho más pesado que el analógico, y mil veces más agresivo y molesto, porque a éste le han dado una entrada gratuita al paraíso de los tontos, un ticket personalizado, con su nombre y su apellido, y sin embargo continúa prefiriendo quedarse allí donde nadie lo echa de menos, ajeno a su mundo de fantasía. Fuera de lugar."

Bomampak: Las murallas son siempre interinas, y sólo externas. Espero...

Si las estrellas...: ¡Una salsa de anchoas...!
Voy a comer. Ésta es hora que no he almorzado.