13 de noviembre de 2006

Siempre querido...

...e interinamente menos respetado Manuel Carcache:
Leí con preocupación --me reí, pero después me preocupó-- la segunda parte de tu texto de la Enanita Tun Tun, que puede encontrarse aquí. Veo que no te agradó la idea de una discusión directa, con nombres, apellidos y con argumentos de verdad, y no voy a recriminártelo; a tus 51 años tienes capacidad y madurez para tomar ese tipo de decisiones, y quizá algunas más complejas. (Yo tengo 47. Me falta.)
La preocupación no es tanto por tu enojo, sino por los motivos. El motivo declarado originalmente era el asunto de Mozart, Salieri y Milos Forman. Me pareció excesiva tu reacción; una leyenda y una película --muy buena, hay que repetirlo-- no son suficientes para provocar sentimientos tan dolorosos para ti. Ahora leo tu nuevo post (que tengo grabado en disco, con snapshots y todo, por si hay aclaraciones posteriores) y encuentro varios motivos que tampoco me parecen para tanto:
1. Que estoy gordo. Es cierto. Nunca había subido tanto de peso, pero tampoco me había pasado tanto tiempo escribiendo sin parar, leyendo cosas, editando videos y haciendo poco ejercicio. Es incómodo a ratos. Si te prometo ponerme a dieta, ¿estarías menos enojado conmigo?
2. Que uso una laptop. También es cierto: una linda Vaio verde, muy cómoda. La estoy pagando a plazos, y espero que tu motivo de enojo sea que me haya endeudado; incluso lo agradecería.
3. Que uso el autobús para bajar al centro de la ciudad. Así es, excepto cuando me agarra la tarde y me lleva Don Francisco, un taxista que me cae muy bien y que me cobra barato. No hemos comprado un automóvil porque... híjole... No sé por qué. Prometo que, cuando salga de la Vaio, voy a comprarme uno.
4. Que yo le digo a Krisma todo lo que tiene que hacer. No sé cuál sea tu experiencia marital, y nunca ha sido de mi incumbencia. Nora da algunas pistas en su blog, pero te aseguro que hay gente que funciona de manera diferente. Me da la impresión --y es una impresión respetuosa-- de que estás traspolando tus vivencias para hablar de las ajenas, y lo que ves no te gusta. Lo que veo de mi relación sí me gusta, y la tuya me es indiferente.
Estoy siendo un poco irónico, pero es porque en serio no entiendo por qué estás enojado conmigo y de rebote con Krisma. O con Krisma y de rebote conmigo. En términos prácticos, el resultado es el mismo. Que yo sepa, nunca te he hecho nada desagradable, nunca te he agredido y nunca ha habido nada oculto en lo que te digo, y hablo desde que nos conocimos, a finales de 1999 o principios de 2000. Krisma tampoco te ha agredido, y de hecho no creo que haya platicado contigo jamás. (Lo dice en su blog.) Revisa también mis posts acerca de ti y los comentarios a los posts; mis intenciones en esta discusión están claras. Para eso no ha sido necesario --ni es mi estilo-- faltarte al respeto.
Mientras, cada vez te pones más raro, y allí es donde entra mi preocupación. Lo que me preocupa del segundo post sobre la Enanita Tun Tun no es su amargura e incoherencia, sino las fantasías que te armas, que en serio no son sanas. Por ofenderme, sin más objetivo que hacerme enojar, proyectas cosas verdaderamente feas, y el cariño que hasta ahora te tengo me hace recomendarte que te detengas un rato, releas y pienses si eso eres tú.
Ya vimos lo del racismo en el primer post de la Enanita Tun Tun. En el segundo insististe en lo de la estatura, en un país con gente bajita, en especial entre eso que llaman "el pueblo", del que tendrás alguna noticia. También dijiste que respetas a los jóvenes que trabajan en cosas de arte, los compañeros de La Casa incluidos, y sin embargo, de manera bien retorcida, los llamas cerdos. En otro lugar desprecias a la gente que estudia en la UES, la única universidad a la que tienen acceso las personas de pocos recursos --es decir muchísimas--; quizá lo dijiste porque estás aún enojado por tu despido --no lo inventé yo; lo dice Nora, tu esposa, en su blog, junto con varias acusaciones graves contra ti--, pero no veo que tu enojo hacia una institución deba ser motivo para ofender a tanta gente que estudia honestamente.
Luego, te lanzas a armar un discurso absurdo acerca de un taller de gramática aplicada a la poesía que dio Krisma a los compañeros de La Casa hace algunos meses. Estuvo interesante, la verdad, y me enteré de cosas de las que no tenía mucha idea. Lo que más me gustó fue la parte dedicada a la fonética, y cómo se aplica al sonido y el ritmo en la poesía.
Ha habido otros talleres de otros temas (haikús, formas clásicas, estructura de versos, lectura en voz alta) impartidos por otros poetas que han querido compartir sus conocimientos y sus experiencias. Luego cada quién se va a su casa --o al café internet o a la biblioteca-- a buscar los materiales necesarios para reforzar lo que se ha visto.
En fin: ¿por qué estás tan molesto con gente que no se mete contigo ni con tu familia, con tu trabajo, con el de tu esposa, con los hijos de tu esposa o con su chow chow gris, que es tan bonito? (Espero que aún lo tengan. Me caía bien. Nora lo compró poco después de que compramos a Natasha. Una maravilla de perra, con todo y su lado aguacatero, o quizá por él.) Dices que te enoja que haya "gente" que le da atole con el dedo a jóvenes inocentes. Sin embargo --asumiendo que yo sea tan cochino como para hacer tomar atole a los compañeros de una manera tan guácala--, les dices aduladores, malos poetas, cerdos, gente a la que tengo con la cola pateada (no veo de qué manera, y ojalá me lo explicaras para no hacerlo más), pobres, enanos, negros... Tu modo de defender a los inocentes es peculiar, si me lo preguntas. En lo personal preferiría a un dictador gordo, con Vaio y sin carro que un defensor como tú, pero no aseguro que sea lo mejor; soy parte involucrada, y quizá haya cosas que no termine de entender.
Sé algo: en una polémica, gana el que logra desesperar al otro, enojarlo o hacerlo caer en contradicciones. Si ésta fuera una polémica, yo no sería ganador, porque ni siquiera has tratado de argumentar. De entrada estás enojado y caes en contradicciones, y ni siquiera dices por qué, o los motivos que das van contra ti mismo. Lo que me convendría más sería dejar que siguieras escribiendo y de vez en cuando soltar cualquier cosa, lo que fuera (seguro crees que va contra ti), para atizar el fuego (agarras lumbre bien fácil), y que siguieras mostrando toda esa amargura y ese rencor hacia cosas y personas que no conoces. No dudo que, como dices y como dice Nora, tienes mucho amor en tu vida. Lo que me extraña es que alguien con tanto amor reaccione así ante... uh... no sé ante qué, a menos que sea para defenderlo. En serio: no quiero molestarte ni quitárte tu amor ni afectarlo de modo alguno, y estoy seguro de que Krisma tampoco. En serio que no los envidiamos. En serio que no nos importa lo que hagan o no. Ha sido así desde hace... híjole... ¿tres años, tres años y medio? Lo que llevan juntos, pues.
Piensa también en lo triste de las consecuencias prácticas. René Chacón invitó a Krisma a asistir al recital que se dio el viernes pasado, y pensábamos ir, pero llegó de visita Denise Phé Funchal, compañera de La Casa en Guatemala. (¡Hasta allá llega la mala influencia del sapo! También es morena y bajita, y está por graduarse en en una universidad pública. Ha bajado de peso y no tiene laptop, pero se mueve en autobús. Puedes verla en el video que se muestra aquí.) Sé que tú y Nora fueron al recital. Imagínate qué triste hubiera sido que te pusieras a gritar allí mismo y a decir las barbaridades que dices en tu blog... Todo un músico de tu talla --me refiero a tu obra, tus capacidades y tu estatura física-- haciendo esos desfiguros...
Sé que pronto nos vamos a encontrar, y me mata la curiosidad de saber qué vas a hacer, porque soy bien morboso y disfruto de esas cosas. Por la amistad que siento hacia ti --lo que sientas tú es asunto tuyo--, vuelvo a recomendarte que reflexiones. No estás bien. Y deja el oso público que estás haciendo: estás proyectando cosas tuyas muy desagradables, que uno debería dejar para estar en casa. Aunque sea por estilo, deberías tranquilizarte un poco. De verdad se nota que estás sufriendo, y que no terminas de saber por qué.
Eso es lo que pienso, y ojalá te sirva de algo. Si no, nada se ha perdido.

-----
No le creas tanto a Rodas en cosas de métrica clásica. No sabe mucho. Tiene buena memoria y reconoce ciertas formas, pero no es capaz de usarlas, y luego se pone a inventar y se hace bolas. Me consta. Hablamos de eso cuando vivió en mi casa. Podemos discutirlo con él en persona, si quieres, y de paso le doy una copia de unas grabaciones y unas fotografías que le pertenecen; ambas se las debo del último día que estuvo en mi casa. He estado tentado a ponerlas en el blog, pero me da vergüenza ajena. Quizá un día se me quite.
De las formas poéticas que citas, las sextillas de cualquier tipo son bonitas, para no son para tanto; las diferencias entre las diversas formas son mínimas, y son en arte menor. Una linda sonoridad, en todo caso. Mis favoritas son las Coplas por la muerte de su padre, de Manrique. Difíciles los sextetos al estilo de Dante en La divina comedia. O las sextinas, que por otra parte sólo sirven para demostrar destreza técnica; lograr algo de verdad poético con ellas es dificilísimo; demasiado rígidas y poco musicales, y hasta hay que ponerles estrambote. (Te faltó poner el estrambote en tus listas.) Las jarchas tampoco son para tanto, y no sé si tengan más que un valor histórico o folklórico.
No entiendo lo de "verso épico" y "verso lírico"; probablemente te refieras a formas poéticas griegas que se combinaban con otras disciplinas (danza, música, etcétera), lo que ahora se llamaría "canción" o "himno". Me da la impresión de que las citas para apantallar.
En lo del "octosílabo perqué" sí declaro mi ignorancia. Podría decirte "perque cada verse tiene ocho sílabes", pero me tomo en serio.
Las cantigas tienen una estructura un tanto básica, como las jarchas, y son un precedente de la lira, aunque en arte menor (octosílabos); la lira está escrita en arte menor (heptas) y mayor (endecas) intercalados de cierta manera. Las cantigas decasílabas son aburridas; suenan a himno nacional. El decasílabo en general es muy poco interesante si no tiene una banda municipal detrás.
Las "cantigas de maestría" hablan de una estructura básica, aunque las cantigas más bien se clasifican por sus temas: de amistad, de... uh... no recuerdo cómo se llaman... En las que uno se burla de la gente. Etcétera. Uno podía llegar e inventarse un tipo de cantiga. También es interesante saber cómo funcionan, pero no se usan desde el medievo, como buena parte de las formas que mencionas, salvo para jugar un rato o para traducir poesía medieval. En las preceptivas aparecen y se describen rápidamente como antecedentes de la métrica "moderna", es decir del Siglo de Oro hasta acá.
Aquí tengo un lindo libro en romance heroico, El Passatiempo, escrito por el Inquisidor mexicano para el virrey y publicado en 1752, donde se cuenta y explica la historia sagrada. Se lo compré en algo así como un dólar al cuidador de la casa del difunto José Juan Tablada en 1978. Tablada, por cierto, tiene un bello poema llamado "Li Po", que habla del poeta chino que también citas. Y Li Po está en el arsenal de La Casa, y si no lo estuviera debería empezarse mañana mismo.
La característica del romance heroico no es su estructura, que puede tener varias (ABBAABBAABBA y así al infinito; ABBACDDCEFFE, etc; ABABABABA, etc; ABABCDCDEFEF, etc.), sino el tipo de endecasílabo que usa, determinado por la acentuación: 2,6 y 10 obligatorios (puede ser 2, 4, 6, 8 y 10 si quieres, pero el 2, 6, 10 es lo que lo caracteriza). Monótono después de un rato, si me preguntas. (Si te gusta la "poesía pop", te mando un verso en romance heroico: "Hablando de mujeres y traiciones..." Quién lo dijera de Vicente Fernández.)
La seguidilla es más bien una forma utilizada para canciones (tú eres el músico y deberías saberlo), con una estructura básica: una cuarteta hepta-penta-hepta-penta, casi con cualquier tipo de rima (a-b-a-b y x-a-x-a son las más frecuentes). La lira tiene varias estructuras posibles, que derivan de una "estructura madre" en heptas y endecasílabos; creo que es a-B-a-b-B. En lo personal me gusta A-b-a-B-b, e igual te pones tonto y metes tres endecas con dos heptas. (También hay que jugar, ¿no?) En El Salvador, Claudia Lars hizo unas muy buenas en El ángel y el hombre. También hay algunas de Carmen González Huguet que deberías leer.
Lo de los periodos rítmicos, versos y eso depende de la preceptiva, de los autores y si hablas de verso métrico o de verso libre. (Krisma habla de "métrica libre". Me gusta el concepto.)
Cuidado con hablar de cosas que no sabes, y René tampoco (cuando se lo digas va a resultar que era experto pero quiso decir otra cosa y no lo que te dijo, seguro): el yambo, el anapesto y esas cosas no funcionan en el español como en griego o latín. El español no tiene vocales largas y vocales cortas, por lo tanto no tiene sílabas largas y sílabas cortas, y por lo tanto hasta Jaimes Freyre (Leyes de la versificación castellana) se enseñó bastante chuequitamente. Los poetas de verdad simplemente ignoraron esas preceptivas y se pusieron a escribir. O se traspoló al español mediante un sistema de periodos acentuales: '-' , '-- , -'- , --' .
Igual no me hagas mucho caso; soy novelista, y de métrica sé apenas un poco más que de música. Si quieres más detalles, y si se te pasa el enojo, quizá Krisma te pueda enseñar un poco, aunque en su obra use verso libre; es maestra de literatura. (De la UES, pero perdónala.) O puedes hablar con Mario Zetino y Santiago Vásquez, compañeros de La Casa, que andan metidos en la métrica y tienen cosas bien interesantes. Carmen González Huguet conoce algo del trabajo en sonetos de Mario.

(¡Ah, qué modo tan feo de usar la doble moral! Primero me regañan porque me gusta hacer música, y después un músico que no sabe de métrica me quiere dar lecciones de cosas básicas de mi oficio... Y luego resulta que el irresponsable que quiere engañar a la gente soy yo...)

14 comentarios:

Aniuxa dijo...

Yo no sé pero que me diga cerdita no me ofende aún. Digamos que de chiquita me gustaba decir que me parecía a la chanchita piggy. Qué se yo... ladran Sancho... ladran

Anónimo dijo...

La impresion de todo esto,que se es
tan dando situaciones que quizas despues ya no sepan como era que
estaban en su puesto y derive en que mas personas se agrupen alrededor de los que aprecian y el pleito se haga colectivo,pues a nadie se le va acusar de defender a sus seres queridos y maxime cuando son insultados,ya la dicusion definitivamente perdio la perspectiva
de ser cuestiones de aclarar quien si y quie no,yo vaya a saber pues
la razon del enojo y su pleito,y es
cuestion muy de ustedes pero como
personas que somos aficianadas al arte vemos con preocupacion,vemos que cualquiera lo tomaria al principio como cosa comica pero analizando ya la situacion son cuestiones que no
nos vamos a engañar ofenden, y que
quien avento la primera piedra
o quien no fue ,ya perdio importancia,
pero si deberian de reconsiderar
cual es su papel(gente que las consideran personas que imparten y guian en alguna disciplina) pues aun de manera elegante y sobria no podemos despreciar lo
que para unos fue bueno y para otros malo,que la señora le molesto
la dinamica del proyecto y que se sintio bajada,muy en su derecho esta en agarrala contra quien se lo dijo.ahora que eso desacreditaba lo
que otros consiberaban un buen trabajo y se sintieron mal
pues esos son otros 5 pesos,la arro
gancia ajena no hubiese sido el motivo de nuestro enojo si nuestra vanidad se hubiese contenido,yo
creo que la mentira es mala (la del
editor)pero es peor ser desagradecido sino me parecia el proyecto pues me salgo y ya,ahora
si uno ataca a la pareja de alguien
ya que este mas que seguro que mas temprano que tarde le reclamaran,lo
malo es meter a todos en el peito,bueno ojalo lo resuelvan y que sigan ocupando sus privilegiadas y crativas mentes para algo mas adecuado a sus oficios.Mis respetos.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Aniuxa: Hola.

Anónimo por esta vez: En serio no entiendo los motivos del pleito. Créemelo. No sé dónde estuvo la primera piedra ni de quién fue, ni si la hubo. Y de verdad me preocupa Manual.
No creo que haya un problema "de grupos". Nora estuvo conversando con Vilma Osorio el viernes pasado, entiendo que de buen modo de parte de ambas. Y, que yo sepa, no hay grupos. O no debería haberlos.

Anónimo dijo...

No me queda más que agradecerte que tu tono y contenido se mantenga a un nivel razonable y hasta donde puedo ver, limpio. He leído los posts del Sr. Carache y no puedo creer lo bajo que ha caído. Realmente me da vergüenza – a mi que nada tengo que ver en ésto bonche.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Gracias por escribir. Creo que ya le cortaré al asunto; cansa un poco, y sobre todo no lleva a ninguna parte.
Mejor me dedico a cosas productivas. En un rato voy a poner un bonito videa que grabamos hace un par de semnas. Mañana me pondré a editar otro que hicimos con Aniuxa, Denise Phé Funchal y Carlos Guardado, con guión de Ricardo Hernández. (Iluminación: Nelson Ochoa. Maquillaje: Krisma Mancía. Producción: Osmín Magaña y Salvador Canjura. Dirección: a falta de Rebeca, que tenía examen, yo.)
Este sábado refilmaremos uno que hicimos el sábado antepasado. No es que estuviera mal, pero a Osmín se le ocurrieron buenas ideas para mejorralo, y aprovechando que ya está filmado...)

Hugo Martínez dijo...

Maestro Menjívar: leí un trozo del post del susodicho músico y me queda claro que el bato está enfermito de la neurona.
Acuérdate: solución tlalpeña.

Denise Phé Funchal dijo...

Uyyy yo no conozco al señor Manuel ni a la mujer mariposa, pero qué bajo, qué bajo!! En realidad necesita un psiquiatra el hombre este, terrible.

En lo personal agradezco todo lo que he aprendido de vos y la influencia que has tenido en Guate y espero aprender de poesía con Krisma.

No vale la pena seguir con este lío, los desequilibrados, como se ve en el blog de Manuel, enredan todo y les encanta el papel de víctima, mejor dejalos a él y a su mujer mariposa que digan y que se enfermen más entre ellos.

un abrazo.

Vanessa dijo...

No voy a opinar sobre lo que no conozco, así que diré lo que sí sé: pocas personas, y eso que conozco muchas y muy variadas, tienen el bagaje cultural que tiene Rafael. Menos son las que se toman el tiempo y el trabajo de ayudar a otros. (Y digo ayudar, porque me consta que Rafael no le escribe nada a nada a nadie. )Porque el escritor es celoso y egoista con sus conocimientos, pero no es el caso de Rafael. Aquí en Guatemala, los escritores y literatos reconocen a Rafael como uno de los grandes. Se lo pueden preguntar a cualquiera. Es buen escritor, de los mejores. Es lo que importa, no? Lo demás, no lo sé. Un abrazo.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Hugo: Hola de nuez, carnal. ¿Cuándo vienes para unas sesiones de Diet Coke?

Denise y Vanessa: Luego platicamos de los honorarios, pero en privado, no vayan a creer que las estoy sobornando o algo.
Eso sí, ante todo, abyección.
¡Larga vida al sapo!
(Y les mando un abrazo, aprovechando la ocasión.)
¿Cuándo el primer borrador, Vanessa? Dice Denise que está bastante serio.

Hugo Martínez dijo...

Maestro Menjívar:
No sé cuándo, lo que se ve más seguro es que empezaré el año 2007 desempleado... cosas del gobierno muy democrático que está a punto de empezar por acá.
Un abrazo chilango, por supuesto.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Lamento escuchar eso. ¿No te gustaría pasarte a un país menos complicado, como éste?
Un abrazo tlalpeño.

Vanessa dijo...

Hola Rafael. Pues pronto, muy pronto. He estado trabajando mucho en la novela y platicando con Claudia. Quisiera llegar para la presentación de tu libro. Ya veremos qué se puede hacer con toda la cotidianeidad. Saludos y va un abrazo para vos y para Krisma. Saludos.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Vanessa: Y leyendo como aspiradora, me dijo Denise.
Es en el manejo de las cosas cotidianas donde está la meritita alma de las novelas: ni tanto que se trague a los personajes ni tan poco que no se vea. Generalmente se resuelve con detalles sencillos.
¿Te acuerdas de lo que decía Borges? Uno sabe que el Corán es un libro árabe y de desierto porque no se menciona a los camellos. Es un "detalle" tan obvio que ni siquiera se menciona. Y sin embargo los camellos están allí.
Ojalá podamos vernos en diciembre. Te aviso cuándo es la presentación.

Vanessa dijo...

Tal como vos decís, es cosa de agarrar técnica, y sólo se logra escribiendo. Te doy toda la razón con lo de los detalles. Ahora te entiendo... no en vano he pasado quebrándome la cabeza estos meses. Ojalá pueda ir en diciembre. Me dará gusto ver tu libro presentado. Un abrazo.