26 de abril de 2006

¿"Juro por Schafik"?

Cada vez debo ser más de derecha, porque cada vez entiendo menos qué le está pasando a la izquierda institucional y por qué hace las cosas.
Ahora resulta que el 1 de mayo, en lugar de ir a la marcha del Día del Trabajo, para rendir homenaje a los mártires de Chicago (en este último link hay un bonito blues en midi), como cualquier gente más o menos de izquierda (porque hasta los mencheviques, ¿eh?, y gente mucho más a la derecha de ellos), los diputados del FMLN se van a ir a juramentar a sí mismos ante la tumba de Schafik Hándal, como dice esta noticia.
Quizá el FMLN no quiera que se lo identifique con grupos anarquistas (sí, la mayor parte de los obreros de Chicago eran anarquistas) o con doctrinas que no sean marxistas al ciento por ciento --si algo así existe--, sobre todo porque, como usted recordará, Marx y Bakunin se jalaban de sus respectivas barbas en la Internacional Comunista, y el primero estuvo entre los que expulsaron al segundo, ni más ni menos. (Eso sí, Bakunin tiene un trabajo que se llama "Cartas contra el patriotismo de los burgueses" que es una joya. No sé si se encuentre aquí, pero valdrá la pena buscarlo. Allí viene algo de las polémicas con Marx y Engels. Eran sangrientísimas.) Con eso de que buscan cierta pureza de ideales, quizá por allí ande el asunto. Aquí hay una interesante entrevista con José Luis Merino donde se habla del tema, pero curiosamente aquí hay otra con él mismo en la que se dice que, si los diputados del FMLN no pueden cambiar las cosas en la Asamblea, hay que salir a la calle a pelear. Puede ser que aún no lleguen a la parte de la pelea y sólo saldrán a cierta calle y para ciertos asuntos.
Quizá la actitud de los diputados se justifique en el hecho de rendir honor a un viejo luchador social que representa al proletariado --el proletariado que de verdad es de izquierda--, y por eso van a la tumba de Hándal, para jurarle que seguirán sus luchas. Ir a su tumba equivaldrá a honrar a los... uh... proletarios marxistas caídos en la lucha, porque ya quedamos que los mártires de Chicago no. Pero entonces hay un problema de concepto, o van a ver a la persona equivocada, porque Schafik no era obrero, ni mucho menos. Era hijo de comerciantes, estudió derecho un par de años y... bueno... eso de la explotación era para él un asunto teórico, porque que yo sepa nunca tuvo un trabajo para ganarse la vida.
Talvez de allí está pueda desprenderse su aporte: se sacrificó tanto por sus ideales que no trabajó para pagar sus cuentas, y en lugar de perder el tiempo como todos nosotros se dedicó toda su vida, en cuerpo y alma, a dirigir la lucha del pueblo. Eso de ser obrero había que dejárselo --digamos-- a gente como Cayetano Carpio, que por algo --en la verdad oficial-- tenía tantas deficiencias teóricas y terminó como terminó. O sea: la cuestión de clase no funciona como todos pensábamos, sino como realmente funciona: los proletarios no tienen tiempo ni capacidades para hacer lo que deberían hacer los proletarios según Marx (la lucha de clases), y por eso hacen falta los profesionales de... esteee... me falla la teoría: el concepto de "lucha de clases" no existe actualmente en los planteamientos del FMLN, y no sé con qué sustituirlo para no salirme de la ortodoxia.
Como sea, Schafik es de los que servía para eso, y nadie más.
(Lo de que Hándal nunca trabajó lo hizo notar, de manera bien desagradable, mi tocayo Rafael Menjívar, que juro que no es mi pariente, durante la campaña para las elecciones de 2004. Una campaña puerquísima, pero además muy mal hecha; alguna vez dijo que hacía sus propios guiones, y se notaba que eran sus primeros intentos. Pero que Schafik nunca trabajó para comeren algo que no fuera la política era público y notorio. Y hubo otros que se sacrificaron como él: la mayor parte de los demás comandantes guerrilleros también pasaron de ser estudiantes a ser --precisamente-- comandantes. Algunos han trabajado después de los Acuerdos de Paz; otros siguen sacrificándose.)
O a lo mejor...
No sé. No entiendo. Lo del culto a la personalidad funciona mejor cuando el dueño de esa personalidad está vivo, o si tiene una personalidad magnética; pero cuando estaba vivo no le funcionó tanto, si hemos de creerle a los resultados electorales: las únicas dos veces que Hándal se lanzó a cargos públicos mediante elecciones directas, perdió; como diputado llegó por cuota plurinominal. Y no se trata de que perdiera por las "campañas de terror" como la que lanzó mi tocayo; ésas sólo funcionan si tienen bases para funcionar, o quedan en un alarde de ridículo, como está pasando en México contra López Obrador. (Si éste no gana, tendré que retractarme. Lo haré con gusto.)
Me voy a dormir. Al rato tengo que seguir editando un par de videos. Uno de ellos está muy oscuro y no he logrado aclararlo sin que pierda calidad la imagen. En el otro hay un problema en una toma: se ve una computadora en un lugar en el que no puede haber una computadora, y un escritorio donde no debe haber un escritorio. El asunto es que, al acercar, como trabajamos con cámaras de 8mm, el grano de la imagen se abre mucho, y está bien, pero no he logrado igualar las otras tomas.

--------
(¿Y si nada más se están inventando un nuevo ritual para justificar.... uh... lo que sea? Ir a la tumba de Schafik ese día, a juramentarse, es una declaración de principios. Pero ¿cuáles principios? No los que representa el Primero de Mayo, eso es obvio. Y no veo qué pueda haber de más importante para gente de izquierda, en un primero de mayo, que el Primero de Mayo, y ésa puede ser la declaración de principios. A lo mejor nomás lo harán porque a alguien se le ocurrió que era una buena puntada pero, conociendo a los comunistas --hablo de la gente del PCS, no de la izquierda de manera simplificada--, debieron discutirlo horas y horas y horas antes de que alguien determinara que así se haría y punto. Ya veremos qué tipo de juramento hacen; allí estará la clave.)

4 comentarios:

Nelson dijo...

Creo que el oportunismo o arribismo termino de "desunir" lo que nunca estubo unido. Ir a la tumba es, pienso, un agradecimiento por haberlos escogido para "ser Diputados". Ello les da la oportunidad de estar sentados reclamando y no haciendo leyes. Fijate que alli muestran que estan en "Rusia en Lugar de estar en Argentina" Donde sus obligaciones como representantes de esos 800,000 que me parece votaron por ellos deberian de estar. Me parece que es un inicio del trabajo que haran en la asamblea, Es decir, andaran perdidos en sus tacticas y estartegias. Cuando se necesiten para lo que verdaderamente deben de estar, saldran con la de Chespirito. O es que el FMLN ya beatifico a su propio santo y necesitan ir a pedir su bendicion, que yo no me haya enterado?

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¿Te digo lo que pienso, ya fuera de retóricas? Me parece que no saben qué hacer, y por eso se lanzan a la esoteria. Schafik centralizó tanto el mando y la línea que no dejó que los demás pensaran por sí mismos, o sólo pensaron dentro de un margen mo muy amplio. La falta de pensadores serios y críticos en el FMLN es alarmante; no hay quien esté produciendo pensamiento, y una izquierda sin pensamiento, pos no. Entonces recurren a San Schafik, a su imagen, a su memoria, a lo que sea, para ver si los inspira, o para ganar tiempo. Porque un ideario tampoco tenía. La visión de Hándal --y de la gente cercana a él-- era de muy corto plazo. Si se pone uno a buscar una línea en todo lo que hizo / dijo / publicó, se va a encontrar un montón de contradicciones, y es así porque eran puntos de vista dictados por la coyuntura, sin una visión estratégica clara.
Y lo que dices es cierto: se pierden en la discusión de tácticas y estrategias que no saben trazar, porque no ven demasiado lejos, y no tienen teóricos que les ayuden, ni los quieren. Lo de "intelectuales orgánicos" (uno de los principios del marxismo) tiene más que ver con la existencia de páncreas y suprarrenales que de intelectuales bien formados que trabajen en y para algo (el pueblo, ejem) dentro de una organización.
Estoy de acuerdo en que la lucha política es siempre de buenos contra malos ("nosotros" contra "ellos"), pero de verdad que hay matices. Y está el asunto estratégico: ¿cuál es el objetivo ya no de la lucha, porque luchas hay por toneladas, sino del propio FMLN? Es lo que no está claro. Como dije en un post anterior, me parece deprimente que se pusiera en marcha toda una organización y una cantidad terrible de energía para defender cuarenta y cuatro votos. Un frente de izquierda como se presenta el FMLN (y como debía serlo) no necesita de eso.
San Schafik. Suena feo.
Una implosión. Eso es lo que están prometiendo. De verdad que ya veremos los términos del juramento. Me late que van a ser para ponerse a llorar, y que no será muy diferente que Negro es un bello color, con la inmortal Libertad Lamarque y el efímero Fernando Allende. Lacrimógeno e innecesario.

Aldebarán dijo...

Se me ocurren varias cosas respecto a esta juramentación:

*Quieren distanciarse del vandalismo que se producirá en la marcha del 1 de mayo. Ya es demasiado tarde para eso, pero no está mal comenzar en algún momento. Una buena idea para eso es que comenzaran a controlar a sus bases y condenaran esas acciones. No se ganan votos quemando cabinas telefónicas ni pintando paredes. Entiendo que si no tienes espacios democráticos necesitas las pintas para expresar tu opinión. Pero eso fue en tiempos de la guerra. Ahora el FMLN tiene sitio web, pueden organizar marchas y reuniones en la plaza cívica sin dificultades. ¿Entonces? ¿Son necesarias esas acciones que lo único que hacen es denostar su imagen como partido?

*Quieren usar el culto a la personalidad para promover la unidad monolítica dentro del partido. Recordemos que las piedras no piensan

*Si quieren ir a juramentarse frente a una tumba, ¿por qué no frente a la de Farabundo Martí? ¿No lleva su nombre el partido?

*Si quieren juramentarse fuera del Salón Azul de la Asamblea Legislativa, ¿por qué no se juramentan en la plaza cívica, frente al pueblo, quien los eligió para esos cargos? Eso sí, luego de la marcha, para separarse de los actos vandálicos.

*Espero que juren cumplir la constitución, y no cumplir el ideario de Schafik. Nada puede estar arriba de la Constitución. Salvo los TLC, "of course".

*Lástima que sigan usando al muerto (y lo digo con todo respeto por él) para levantar la imagen del partido. ¿Por qué no usan sus acciones como diputados para hacerlo? ¿Por qué no lo hacen presentando propuestas inteligentes, factibles? ¿Por qué no dejan el papel de oposición reactiva a lo que hace el gobierno y no se vuelven propositivos? ¿Por qué siguen jugando el juego del gobierno?

En fin, ojalá la cosa salga mejor de lo que nuestras especulaciones.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Lo de manejar las bases no fue, tradicionalmente, uno de los fuertes de la izquierda. Según Erik Chin, en 1932 el PC trató de detener la insurrección, pero no pudo; el pueblo se les fue de las manos (si alguna vez lo tuvieron allí). Mientras el PC estaba "dirigiendo" la insurrección, estaba participando en unas elecciones legislativas. Quizá se trataba de capitalizar el descontento para obtener más votos, pero no. Igual estaban armando comités de guerra.
En 1948 apoyaron a Osorio, y les salió el tiro por la culata; metió presos a sus principales dirigentes.
A veces he pensado que en 1979-1981 había lineamientos de la Coordinadora Revolucionaria de Masas que seguían miles y miles de personas porque eran correctos, justos y adecuados par el momento. La nentalidad de corto plazo hizo que se creyera que ya se podía lanzar la ofensiva final y pues no: la gente no quería eso, y se fueron en seco. La ligazón orgánica de las organizaciones de masas con las organizaciones de la CRM y del FMLN eran muy tenues, y aun así había funcionado; se lanzan a algo que era prematuro, llaman a la insurrección y falló. Algo parecido a lo de 1932, pero al revés. Igual en 1989 se esperaba que "el pueblo" se insurreccionara, y no se insurreccionó. Y cómo: desde hacía ocho años que los lazos de habían hecho más tenues, y los militantes radicales de antes se habían girado hacia la derecha: por algo Cristiani ganó limpiamente las elecciones, como las han ganado los presidentes que le han seguido.
Ahora me suena a algo parecido: la población anda en otra cosa que no tiene que ver con el FMLN. Los actos de vandalismo me suenan a algo que el FMLN no puede dirigir, y tampoco debe querer, pero es lo que hay. Para bien o para mal, tendrán que adjudicárselo, porque es moneda política. Hasta allí.
Y eso: no juran ante Farabundo (que está en el Cementerio General, a unos pasos del Cementerio de los Ilustres, donde está Schafik), y eso ya sería un tanto inútil, ni ante el pueblo que los eligió, que sería bien interesante, sino ante Schafik. Quizá porque el pueblo les puede reclamar si no cumplen sus promesas, y Schafik no.
Y ojalá que éstas, como dices, no sean más que especulaciones. Me encantará equivocarme.