27 de abril de 2006

Los hermanos Castro

Leo con preocupación, por lo que significa, esta noticia publicada en La Jornada de México, en la que Raúl Castro llama a la unidad militar como garantía de que sobrevivirá la revolución cubana a su muerte y a la de su hermano Fidel y a la de todos.
Es un discurso, y en los discursos generalmente el jefe de las fuerzas armadas se refieren a las fuerzas frmadas porque es a las que tienen enfrente, pero de todas maneras: lo que dice es que de la unidad de los militares, no del pueblo, dependerá que lo que han hecho en los últimos 47 años sobreviva.
Raúl, según hace constar la nota, tiene 75 años, y es el heredero natural de Fidel. Fidel cumple 80 años en agosto. Ya no es edad para andar en esos trotes, y no debería serlo. (¡Es de signo leo! Así que así sería yo si fuera el jefe de un país... Quizá por eso prefiero la literatura.) Me imagino que la lógica de que nunca hayan salido del poder es que ellos y nadie más son los adecuados para manejar al país y que no se desvíe la revolución o qué sé yo. Si Fidel logra mantener el asunto con su pura imagen, con su simple presencia, con su influencia personal, cuando muera, el equivalente será el autoritarismo directo, o eso desprendo de lo que dice Raúl, que no es ni de lejos tan carismático como su hermano.
¿Qué hará la gente del aparato de poder cuando muera Fidel? ¿Ir a juramentarse a su tumba o a pedirle consejo, como algunos ante la tumba de Schafik Hándal? Éste hizo un movimiento a su medida; Fidel, a todo un país.
Y el reloj corre en todas partes; sólo cambia la hora.

5 comentarios:

Mogul dijo...

Si se oyen estos comentarios, es porque la muerte de Fidel está cerca.
No sé si Raul tiene pensado en hacerlo como Lenin a su hermano?
Debería tomarlo en cuenta, ya que lo va a necesitar.

Por otro lado, estos comunistas ya parecen más fanaticos que los religiosos.
No hay distinción entre "rendirle" honores a un muerto, y rezarle a un santo.
saludos,

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

La muerte de Fidel está biológicamente cerca, o eso se supondría. De repente le agarra como el otro Fidel, o sea Fidel Velázaquez, que a los 94 años murió en plena posesión de la Confederación de Trabajadores de México, tras medio siglo de estar allí manteniendo el aparato en pro del PRI y en contra de los trabajadores. Lo duro es que Fidel (Velázquez) mantenía un poder real porque era él: fundador del Seguro Social, uno de los creadores de la Ley Federal del Trabajo, etcétera, etcétera. Después, la pura negociación política y ya tenemos a los trabajadores mexicanos sirviendo de colchón para que a los ricos y políticos corruptos les fuera bien. Se murió Fidel y la CTM se desarticuló (entre otras cosas perdieron las elecciones en 2000). Quedó a su cargo Leonardo ("La Güera") Rodríguez Alcaina, que era divertido y decía muchas leperadas, pero pos no. A su muerte, el año pasado, lo sustituyó Joaquín Gamboa Pascoe, viejo político de viejo estilo.
Con FV pasó algo divertido (o trágico, según): todos sus posibles sucesores murieron de viejos... y él era más viejo que ellos. No hubo recambio. Cuando los jóvenes trataban de sobresalir, había de dos: los cooptaba o los corría. Los cooptados entraban en el juego de la componenda y se quemaban solitos; los corridos trataban de armar centrales independientes, pero no lo lograban, porque Fidel de verdad jalaba gente. Él. No la CTM. No el PRI. Él.
El año pasado que estuve en Mx pasé por el edificio de la CTM en la calle de Vallarta, a un costado del Monumento a la Revolución. Antes era un lujo. Imponente, limpio, etc. Ahora, en comparación, me pareció ruinoso. Qué cosas.
No sé. Los rumores de que Fidel se está muriendo son viejos, nomás que ahora sí hay más posibilidades, por cuestión de edad y biología. Lo que puede pasar es que en unos años alguien entre en el equivalente al palacio presidencial y se lo encuentre como el de El otoño del patriarca, de García Márquez, y enfrente un paisaje lunar porque alguien se llevó el mar como cobro de la deuda.
La duda no es qué pasará ahora si muere Fidel, sino cuál es su legado para dentro de treinta años. La nueva generación, la nacida fuera de su sombra, es la que juzgará. Pero la verdad no creo que le importe mucho; otro con una visión estratégica que no pasa del año que viene, tres años a lo sumo. (No es invento. Miren los planes económicos desde 1959, los del Che incluidos. Con tantos virajes ya deben estar bien mareados.)

Thierry dijo...

"La historia me absorberá..."

El-Visitador dijo...

"estos comunistas ya parecen más fanaticos que los religiosos"

después de ver lo que le pasó a las revoluciones bolchevique, maoísta, khmer rouge, nicaragüense, viet cong, norcoreana, etc., es evidente que el tema no funciona; ergo, si sós adepto,

es por por puro fervor religioso. Es el triunfo de la fé sobre la experiencia

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

El problema de las revoluciones (como de las iglesias) es la gente que dirige, y de hecho la gente a secas. No saben cuándo detenerse, cuándo decir "metí la pata" y no distinguen la conciencia de clase de las ganas de ir al baño.
Amén.
Y sí creo que puede haber revoluciones que funcionen. No sé dónde ni cuándo, pero debe haber. Todavía sabemos muy poco de Saturno...
Bah. Lo mejor es tratar de ser buena persona. Lo demás es política, y allí no hay amigos.
(Acabo de terminar una pieza tecno con cantos gregorianos, o algo así, y estoy cansado.)