18 de abril de 2006

Más sobre Judas

La revista Vértice publicó un pequeño reportaje sobre el evangelio de Judas. Es interesante la opinión y posición de monseñores Urioste y Delgado, dos sacerdotes de buen prestigio en El Salvador (ambos, entre otras cosas, trabajaron con el arzobispo Romero, y son académicos bien formados). En la nota anterior a las entrevistas con ambos hay un reporte de que la iglesia chilena califica de falsificación el documento publicado por National Geographic.
Interesante lo que hace "apócrifo" a un evangelio: la inspiración divina. Hay cuatro inspirados por Dios; hay varias docenas que no. Me pregunto cuántas horas-teólogo se habrán gastado en determinarlo, y cuántas revelaciones habrán hecho falta.
Hay algo en lo que insisto: el fundador de la iglesia católica, Pedro, negó tres veces a Cristo antes de que cantara algún gallo, hace mucho tiempo. Y son sus seguidores los que determinan la santidad de las cosas.
Me voy a hacer el almuerzo. Hoy toca pollo.

11 comentarios:

Thierry dijo...

¿pollo? ojalá y con mole... Un abrazo.

mogul dijo...

Hola Rafel,
Un saludo.
Estaba leyendo un poco tu posicion al respecto de este tema.
Por otra parte, creo que el-visitador ya ha ampliado en sus posts algunas referencias que se deben tomar en cuenta.

Comparto con e-v el punto de que el tema ha sido sobredimensionado por el mercadeo de NG.

NG centra su programa en tratar de debilitar la fe.
La pregunta es, cual fe?

Si la gente leyera un poco la Biblia de inmediato sabe que el Evang. de Judas no encaja con el resto de la Biblia.
Entre algunas inconsistencias tenemos:

- Su mensaje lleva a declarar que nosotros somos 'iluminados', casi dioses. En cambio el cristianismo te orienta a humillarte y darle todo el honor a Dios. De entrada esto te lleva a rechazar ese escrito.

- Los 4 evangelios aceptados son coherentes con las profecias del Antiguo Testamento. En cambio el de Judas esta completamente alejado de ello.

- Las cartas del Apostol Pablo, y las siguientes contenidas en el Nuevo Testamento son tambien coherentes con los 4 evangelios. Ni por cerca se relacionan con el de Judas.

Por ultimo, la unica fe que debilita este 'hallazgo' es la de aquellos que no se quieren comprometer con Cristo.

Tambien habran muchos que les apasionan los temas esotericos. Para ellos les va al pelo tambien.

No se necesita ser muy espiritual para descartar un escrito que se lo puede inventar cualquiera. Solo se trata de leer, y creo que Ireneo tiene el credito de que era un estudioso.

Con respecto a la posicion de Judas, creo que tambien si leyeramos podriamos comprender lo que pudo pasar por su mente en esos momentos.

Todos los seres humanos tenemos una naturaleza, una manera de ser, que Dios la conoce muy bien.
No se trata de acusar al pobre Judas, o que fue utilizado como marioneta. Y cuando se trata de una profecia, es claro que alguien la puede llevar a cabo sin darse cuenta.
Con Judas, simplemente se trata de que pudo ser una persona como cualquier otra: egoista, avaro, con un mal corazon.
A diferencia de Pedro, el no logro comprender el mensaje de Jesus, y por tal razon sucumbio en el punto mas dificil de su problema.

Dios te perdona si te acercas a El.
Pero es una decision muy personal.

Solamente queria darte mi opinion.
Un saludo.

Anónimo dijo...

AMEN!
Pero no se olviden de mi al repartir el pollo, quiero pechugaaa!

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Thierry: Se nos acabó el mole. Hace un par de semanas hice uno en mole verde para un tío. Por suerte él y su novia (sí, es hermano de mi mamá y es unos años menor que yo) no comieron mucho, así nos quedó para el día siguiente y el siguiente. (¡Era un montón!)

Mogul: Lo que dices es cierto, siempre y cuando uno sea católico o cristiano de buena cepa. Como ex estudiante de los jesuitas, soy ateo. No "ateo gracias a Dios", porque a ésos lo que los mueve es el enojo o la frustración, y yo no estoy enojado ni frustrado; nada más no tengo vocación para ser religioso.
Ahora estoy escribiendo un prólogo para un libro de Roque Dalton, con el tema de "la historia oficial": cómo basta con un dato, cualquier cosa, para que todo un sistema de creencias se desarticule y a la larga se rompa. Creo que los Apócrifos tienen ese dato en alguna parte, pero pocos los leen más que con alguna curiosidad, o con el ánimo de descartarlos. No son peligrosos; nada más matizan lo que ya leímos.
Como periodista, entiendo por qué National Geographic le da tanta publicidad al de Judas. No para arruinarle la fe a nadie, sino porque es un documento en todo caso histórico, que ellos son los primeros en poner al alcance del público. No hablamos de Lutero traduciendo la Biblia. Nada más de una exclusiva que les llevó años de trabajo y que ningún periodista va a poner en la página 65, sobre todo cuando la revista tiene 64. Y me doy cuenta de que el evangelio de Judas no tiene nada que ver con los apócrifos ni con los cuatro aceptados; me parece que es parte de su encanto. Ver las cosas desde otras perspectiva siempre es sano, o al menos interesante. Si un pedazo de pergamino (que no es una falsificación; El-Visitador dio referencias de que se conoce desde hace muuucho tiempo, y Sáenz Lacalle y otros) es capaz de romper una fe, lo que hay que cuestionarse es esa fe, no el pergamino, que está en lo suyo: transmitir cosas a quien le interesen.
Insisto: mi interés es literario. Es un problema de conocimiento, no de fe, porque a estas alturas no creo ni en la penicilina. (Frase robada a Boogie el Aceitoso) Entiendo lo que quieres decir con "comprometerse con Cristo". Me imagino que ser una buena persona, en plan free-lance, puede servir, y lo digo con humor, pero también con respeto. Si te digo la verdad, me resulta medio siniestro el Jesús (no el Cristo, porque hacen una diferencia) del evangelio de Judas. No me cae bien. Y Judas tampoco. Pero el armado literario del manuscrito es sensacional. El que lo escribía sabía en lo que andaba; una escritura muy moderna (nada mal para 1,700 años), unos personajes bien desarrollados, un sistema de creencias coherente.
Hay en el Génesis una parte donde Dios le dice a Adán que si come de ese árbol, morirá. El demonio le dice que no, que sabrá lo mismo que Dios, y por eso Dios no quiere que coma. Ya que somos la estirpe de los que le hicieron caso a una serpiente, me parece que hay que sacarle jugo, más bien, y "conocer" lo que caiga en las manos.
Un dato interesante: el símbolo del arcángel Rafael es la serpiente. Es por él que se usa en el simbolito ése que ponen los médicos para identificarse (no recuerdo ahora su nombre). Rafael es el arcángel de la salud, y la serpiente representa la salud.
Creo que algún dato se perdió en alguna parte y Moisés sólo nos contó una parte de la historia.

Anónimo: Lo siento. Krisma te ganó la pechuga. El pollo lo hice con puerros, pimiento y un poco de condimentos. Así estaba bien, pero como me gustan las salsas, abrí un sobre de sopa y se lo añadí. Nada mal. Para acompañar, unos frijoles salcochados de ayer. Y se acabaron las vacaciones; mañana a darle otra vez a lo de La Casa del Escritor, que me la he pasado haciendo música. (No, no estoy dedicándome a tonteras con el erario público. Lunes y martes son mis días de descanso habituales, porque sábados y domingos me dejan fundido. No, no trabajé sábado de gloria ni domingo de resurrección; los ateos sabemos aprovechar el legado de los católicos.)

Uno que pasaba por aqui dijo...

Interesante la pregunta que formulas:

"Me pregunto cuántas horas-teólogo se habrán gastado en determinarlo, y cuántas revelaciones habrán hecho falta."

No es tan dificil averiguarlo. La coleccion de libros llamados canonicos es llamado generalmente el "Canón Biblico".
Este catalogo no fue definido por ningun concilio, ni ningun papa. Y los catalogos mas conocidos y reputados fueron definidos en fechas relativamente bastante cercanas a la escritura de los libros. En los siglos II y III d.C.

Algunos catalogos conocidos son,
en formato, nombre del catalogo, pais o region y año (d.C)

*Fragmento Muratoriano, Italia (170)
* Irineo, Asia menor (180)
* Clemente de Alejandria (190)
* Tertulino Africa del norte (207)
* Origenes, Alejandría (230)
* Eusebio, Palestina (320)
* Cirilo de Jerusalén (348)
* Lista de Cheltenham, Africa del n orte (365)
* Atanasio, Alejandría (367)

Y se me queda unos 3 mas, para no hacer tan largo este comentario.
Si alguien necesita detalles de cuales libros del NT lista cada uno de estos catalogos, hagamelo saber en este post con su correo que tengo esa informacion tambien.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Unoqueandaetc: Gracias por el comentario. Y me encantaría tener las referencias, cómo no. Esto del evangelio de Judas me está haciendo salivar la glándula teológica.

El-Visitador dijo...

Dos inexactitudes en el apunte de RMO:

I.
"la iglesia chilena califica de falsificación el documento publicado por National Geographic."

Aunque técnicamente esta oración no es falsa, por su falta de precisión, podría acusársele de ser tendenciosa: da la impresión que los obispos chilenos acusan a NG de falsificadora. Por el contrario, el Obispo Karmelic, respondiendo por la Conferencia Episcopal de Chile, en ningún momento acusa a NG de que el documento que NG presenta sea una falsificación moderna. Claramente el Obispo se refiere a que el "ev. Judas" fué ya una falsificación en el momento que Ireneo y otros se lo encontraron en 185 y años posteriores, ya que pretendía ser escrita por Judas, y claramente no lo fué: ergo, el documento original es una falsificación, y NG presumiblemente nos presenta la restauración de una auténtica copia antigua de un documento falso.

Puede leerse íntegra la epístola de Karmelic en:
http://www.jesus.cl/iglesia/paso_iglesia/documentos/documento.php?id=2356

II.
"el fundador de la iglesia católica, Pedro, negó tres veces a Cristo [...] Y son sus seguidores los que determinan la santidad de las cosas."

Casualmente, posterior a mis 5 años de educación básica con los Padres Jesuitas, me pasé 4 años de educación universitaria con una denominación evangélica fundamentalista. Estos amigos rechazan 100% al catolicismo, y, herederos de Lutero, calvinistas, anabaptistas, y otros, se han pasado 400 años armando su propia teología, yendo a las fuentes originales de la Fe con sus propios eruditos, doctores en filosofía, expertos en griego, arameo, etc. No en balde tienen sus propias universidades, facultades de teología, etc. Ellos coinciden 100% con la Iglesia de Roma con respecto a cuáles son los cuatro evangelios divinamente inspirados, y obviamente rechazan como falsificación cualquier otro.

Ídem, desde ya te digo, otras corrientes cristianas que tampoco son católicas: los ortodoxos (griegos, rusos, et al.), los coptos, los luteranos, los episcopales.

Por lo tanto, es incorrecto decir que es la Iglesia Católica la que determina la santidad de las cosas. En términos generales, son los Cristianos, armados de razón y de fé, los que determinan la santidad de las cosas.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

El Visitador: Lo de la iglesia chilena me llamó la atención porque los demás dicen que, sí, el evangelio existe, es un evangelio gnóstico (o agnóstico, según desde donde se vea) y es un material que allí está porque allí está. Es decir: si es falso o cierto, es otra discusión. Lo que recalco es la descalificación de la iglesia chilena, no que ellos acusen a National Geographic de nada; no creo que a ellos mismos se les ocurra que NG se invente cosas.
Y, sí, la santidad la determina la gente que se dedica a eso, es decir las autoridades eclesiásticas (de cualquier iglesia) según estudios teológicos. Y está bien; arman un universo propio de creencias, y ya sabrá uno si lo acepta o no. En mi caso particular, la respuesta es no, como lo he dicho de varios modos. Y repito: mi interés es literario, no religioso. No entiendo la fe como la dicen en las iglesias. No es pose; nomás no tengo vocación de eso. Así que si los cuatro evangelios (y no las otras docenas) fueron divinamente inspirados, bien por mí; es parte del encanto literario de la teología, y en estos días voy a revisarlos (Aldebarán me los envió en versión española; el griego y el arameo me ponen nervioso, y los entiendo menos que el copto) para ver qué tienen de "no divino", o por qué "no" son de inspiración divina. Y me voy a revisar un par de veces más el de Judas. ¡Es apasionante!
Ahora, que los cristianos armados de razón y de fe sean, en su conjunto, los que determinen la santidad, no me parece muy exacto. O Su Santidad Benedicto XVI sería la Santidad de todos ellos, igual que el patriarca ruso, el griego y varias docenas de evangélicos, por citar algunos. Los "términos generales" olvidan la reforma luterana, la inquisición masacrando pobres (y resolviendo pugnas entre ricos, especialmente los ricos en ascenso) y el tipo de la iglesia de al lado de donde vivía antes, que se la pasaba gritando que todos, menos "ellos", nos íbamos a ir al infierno por seguir falsos dioses o, peor, a ninguno.
Hasta donde sé, el tratamiento que se da a los santos es diferente en cada religión, o por lo menos la idea de santidad. Recuerdo el impacto cuando Pablo VI quitó a un momtón de gente del santoral, y hubo protestas, por ejemplo de los taxistas, a quienes dejaban sin San Cristóbal. Entonces el papa dijo que habría algunos que serían "opcionales".
Lo anterior no lo digo por molestar, ni en un tono burlón. Sólo quiero poner énfasis en algo: mi interés por las religiones y sus cosas es literario. No veo mala fe en National Geographic, ni en la iglesia de Chile, ni en el Papa, ni en el mismo Judas siquiera, que sus motivos tendría. Ni en Jesús, si a ésas vamos.
En un post pongo algo acerca de mi Judas favorito. Y me despido por ahora, porque tengo que terminar para mañana la página de La Casa del Escritor. Está buena. Tiene de todo, y resume un trabajo de... híjole... ya son tres años y medio.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Otrosí, digo (y nada más para ponerme en plan hermenéutico, y porque se me olvidó escribirlo hace un rato): Si todas las iglesias de origen cristiano están de acuerdo en que los cuatro evangelios acaptados fueron escritos por inspiración divina, eso no demuestra que hayan sido escritos por inspiración divina, sino que las iglesias de origen cristiano se pusieron de acuerdo en algo. (En vez de "hermenéutico", léase "tautológico".) Lo cual es un buen punto de partida para cientos de años de división por detalles como quién manda, si es bueno o no traducir la Biblia (evangelios incluidos), si manda Roma o Enrique VIII...
Algo importante: puede haber muchos concilios y universidades teológicas, pero eso no significa más que, en fin, allí se determina y/o se enseña algo que sólo afectará anímica o ideológicamente a un grupo limitado de personas, salvo que se lance alguna cruzada de las de viejo estilo y, así, ese grupo se amplíe de manera brusca e involuntaria.
Me gustaba mucho platicar de música con mi amigo Hugo Martínez Téllez porque él es fan abyecto de Eric Clapton, y yo de Johnny Winter, y hasta donde sé ambos son excluyentes entre sí: o Dios es uno o es el otro. (Como Quevedo y Góngora, Neruda y Vallejo, Dostoyevski y Tolstoi. Y Ortega y Gasett, claro, que son él y su circunstancia.) Y los dos sabemos que ninguno tiene razón, porque Hendrix partió la guitarra en a.H. y d.H. Lo demás es redundante.
Mäs o menos lo mismo con las iglesias. La verdadera historia debe estar en otra parte. No hablo de fe, sino de historia. De verdad debe estar en otro lado, y lo que conocemos sólo es una parte de ella, o sus consecuencias.
Por cierto, el Corán fue dictado por Dios, y es reconocido como libro divino por un millonar de personas. Si se trata de prioridades, los evangelios son de inspiración divina y los escribieron humanos; el Corán lo escribió Dios, ni más ni menos. Si me ponen a escoger, me hago musulmán; estaría más cerca de la divinidad cada vez que leyera mi libro sagrado.
Y todavía no termino la página de La Casa. Ya me voy.

Thierry dijo...

Las polémicas relativas al evangelio de Judás, su autenticidad o no, me recuerdan un episodio de El príncipe idiota (cap. 4 de la cuarta parte) en el que se arma una polémica en torno a un tal Lebedev, opinando los unos que sí pudo haber perdido la pierna izquierda en 1812 en Moscú, mientras que otros opinan que no pudo ser, ya que era demasiado joven. La polémica dura y dura, cada cual con sus argumentos, hasta que al final alguien alza tímidamente el dedo para hacer notar que teniendo dos piernas el tal Lebedev, la polémica no se justifica. El bonito del asunto fue se pudo armar un intercambio de puntos de vista, todos perfectamente argumentados, en torno a algo que sólo era una virtualidad.

Tengo un recuerdo de niñez muy bonito. Tenía unos 10 años cuando fui a visitar con mis padres el islote de If, situado en el mar Mediterráneo, muy cerca de la costa. El islote era famoso desde el siglo XVI, por haber alojado el primer rinoceronte que alguna vez se vio en Europa, pero sobre todo porque a partir del siglo XVII había sido convertido en un presidio donde Alejandro Dumas sitúa episodios relevantes de su novela El conde de Montecristo. Por supuesto, llegué muy impresionado, primero porque el mar estaba bravo ese día, y en segundo lugar porque iba a ver el escenario donde Dumas había situado lo que era mi novela preferida de aquellos tiempos (la he leído como seis veces y me pregunto hasta qué punto no sigue siendo una de mis novelas preferidas). Pero de repente, me di cuenta de que los guías (que se pesaban la vida en ese peñasco) estaban en otra onda. Me di cuenta cuando nos anunciaron que íbamos a visitar el calabozo de Edmond Dantés. Sonrisa irónica. Cuando dejé de sonreír y sí comencé a hacerme preguntas existenciales sobre las extrañas relaciones que pueden existir entre realidad y literatura fue cuando los guías nos enseñaron el hueco. El famoso hueco. El hueco que Edmond Dantés había cavado. El hueco estaba (lo ví). Ví, en la realidad de lo que había sido una cárcel de verdad, un hueco de verdad, que el personaje de una novela de papel había cavado con la tinta de su autor.

Volviendo al tema de este blog, me siento muy feliz que exista, y que se intercambien puntos de vista sobre la autenticida o no de un texto. Estamos en plena literatura, y la literatura es justamente lo que le hace falta a nuestra época. Ser capaces de navegar por espacios virtuales, evocándolos, opinando, polemicando, buscándole coherencia a algo que no existe, o que sí existe pero con su manera tan peculiar de existir.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡El castillo de If...! Mi infancia, a partir de ahora, tendrá un carácter retrospectivo verdaderamente miserable. Yo a lo más que llegué fue a ver, de lejos, en Veracruz, la pequeña celda en la que tenían a Jesús Arriaga (Chucho el Roto) en el puerto de Veracruz. Y ya tenía casi 11 años.